Mundo

Las regulaciones de China han reducido el precio de sus acciones. Pero, ¿debería comprarlas?

A medida que el Partido Comunista hace valer su autoridad, hay una reevaluación generalizada de los riesgos de invertir en el país.

Bloomberg Línea
Por Claire Ballentine
27 de julio, 2021 | 12:14 PM

Bloomberg — Cuenta con la segunda economía más grande del mundo, millones de consumidores deseosos de gastar en moda, aparatos e inmuebles, y acciones que parecen baratas después de una caída. Sin embargo, todo el mundo parece huir de los mercados financieros chinos.

Esto demuestra la magnitud de la preocupación de los inversores extranjeros por lo que significan las medidas regulatorias de Pekín sobre las empresas privadas. Por ejemplo, la gestora de fondos Cathie Wood hace apenas dos semanas dijo que las valoraciones de las acciones chinas son bajas y que probablemente seguirán bajando. Aun así, está vendiendo acciones de empresas como el gigante tecnológico Tencent Holdings Ltd., el sitio inmobiliario KE Holdings Inc. y Alibaba Group Holding Ltd.

Durante los últimos años, los inversores minoristas han escuchado una historia que les resulta familiar: los fondos cotizados en bolsa centrados en China y la gran cantidad de empresas tecnológicas que cotizan en Estados Unidos ofrecen la oportunidad de aprovechar las oportunidades creadas por la creciente clase media del país asiático. Ahora, a medida que el Partido Comunista del presidente Xi Jinping hace valer su autoridad a través de regulaciones más estrictas, hay una reevaluación generalizada de los riesgos.

PUBLICIDAD

“No creo que ninguno de nosotros tenga idea de cuál es el plan de la política”, dijo Dave Ellison, gestor de cartera del Hennessy Large Cap Financial Fund. “No tengo ningún interés en entrar en ese juego. No tengo ninguna idea relevante. Sólo estaría apostando”.

A principios de julio, el índice Nasdaq de Golden Dragon China, que sigue a 98 de las mayores empresas chinas que cotizan en EE.UU., cotizaba más o menos a la par que el índice Dow Jones de Internet sobre la base de los beneficios futuros estimados. Pero la diferencia se ha ampliado sustancialmente, y el índice chino cotiza ahora a un múltiplo de 33 veces, frente a las 40 veces del índice estadounidense, lo que significa que, en la forma tradicional de evaluar las acciones, las empresas chinas parecen presentar un mejor negocio.

Cada vez más barato

Las evaluaciones de las empresas chinas han caído fuertemente este año.dfd

Aunque ese descuento con respecto a sus homólogas estadounidenses puede parecer una oportunidad de compra, el incierto panorama político hace que los analistas digan que los inversores minoristas deberían pensárselo dos veces antes de lanzarse.

PUBLICIDAD

El desencadenante de la última oleada de ventas fue la decisión de China de prohibir que una franja de la industria educativa obtenga beneficios o salga a bolsa. Este sector de US$100.000 millones ha sido el preferido de los inversores locales e internacionales, pero también se le ha culpado de alimentar una batalla educativa ferozmente competitiva en la que los padres se sienten obligados a invertir los ahorros de toda su vida. Algunos de los mayores valores educativos de China, como TAL Education Group, New Oriental Education & Technology Group Inc. y Gaotu Techedu Inc. cayeron al menos un 26% el lunes.

Los valores de manejo inmobiliario también cayeron cuando los reguladores chinos dijeron que querían “mejorar notablemente el orden” en el mercado, y las empresas de reparto de comida como Meituan se han desplomado después de que las autoridades de Pekín dijeran que las plataformas de comida online deben asegurarse de que los trabajadores ganan al menos el ingreso mínimo local. En total, unos US$769.000 millones de valor se han borrado de las acciones chinas que cotizan en Estados Unidos en sólo cinco meses.

Y son sólo las últimas medidas regulatorias de Pekín contra las empresas privadas, que van desde el bloqueo de la prevista salida a bolsa de Ant Group, de Jack Ma, en noviembre, hasta la orden de retirada de Didi Global Inc. de las tiendas de aplicaciones locales, la versión china de Uber.

Las recientes noticias son “un duro recordatorio del riesgo político de invertir en países sin protección democrática”, dijo Chris Zaccarelli, director de inversiones de Independent Advisor Alliance. “Hay un compromiso de riesgo/recompensa que todos los inversores deben asumir”.

Desaceleración Económica

Además, la recuperación económica de China, que antes tenía forma de V desde los mínimos de la pandemia, está mostrando signos de flaqueza. El crecimiento en el segundo trimestre se redujo al 7,9% con respecto al año anterior, frente al 18,3% del trimestre anterior. El Banco Popular de China también recortó la cantidad de efectivo que la mayoría de los bancos deben mantener en reserva, una medida para impulsar los préstamos que algunos consideran un nuevo impulso de estímulo.

“Son la primera economía que nos sacó de la pandemia y de la recesión mundial, pero ahora sus datos están empezando a ralentizarse muy rápidamente”, dijo Gene Goldman, director de inversiones de Cetera Financial Group. “No pueden mantener la misma tendencia que han tenido durante mucho tiempo”.

PUBLICIDAD

Las relaciones entre Estados Unidos y China proyectan otra sombra. Los dos países siguen chocando en una variedad de temas, incluyendo la guerra comercial que estalló bajo el expresidente Donald Trump, así como los orígenes de la pandemia de coronavirus. La Casa Blanca dijo la semana pasada que China está “obstaculizando” una investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los orígenes del coronavirus.

Además, está el ataque al software del servidor de correo electrónico Exchange de Microsoft Corp., que Estados Unidos y sus aliados han atribuido a entidades relacionadas con el gobierno chino. Todo ello podría acarrear más inconvenientes para las inversiones chinas si los reguladores estadounidenses aumentan las sanciones a China.

¿Te sientes valiente?

Dicho esto, si se tiene un estómago fuerte, los que compren ahora, cuando muchos inversores están saliendo, podrían ver un alza en caso de un cambio de rumbo. Sectores como los fabricantes de vehículos eléctricos y los productores de energía limpia podrían incluso beneficiarse de las políticas de Xi.

PUBLICIDAD

Los fondos cotizados que siguen a las industrias chinas podrían proporcionar más diversificación que apostar por una sola empresa. De hecho, a pesar de la agitación, el KraneShares CSI China Internet ETF (KWEB) va camino de conseguir el mejor mes de entradas de su historia, con más de US$1.100 millones añadidos en julio. Sus dos mayores participaciones son Tencent y Alibaba.

La gente está apostando por el fondo ahora porque ha bajado mucho desde sus máximos”, dijo Mohit Bajaj, director de fondos cotizados en WallachBeth Capital. “Los dos últimos días no han sido grandes, pero a largo plazo creo que los inversores piensan que rebotará.”

Haciendo Apuestas
A pesar de las turbulencias, sigue habiendo inversores minoristas que invierten en China.

Flujo de fondos a KraneShares CSI China Internet ETF
dfd

Con la asistencia de Emily Cadman y Sunil Jagtiani.

PUBLICIDAD