El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante una sesión informativa virtual sobre el huracán Ida en la Casa Blanca en Washington, D.C., el lunes 30 de agosto de 2021. Fotógrafo: Yuri Gripas/Abaca/Bloomberg
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — El presidente Joe Biden no esperó a obtener la bendición de las autoridades sanitarias antes de establecer el 20 de septiembre como fecha tentativa para iniciar un amplio despliegue de vacunas de refuerzo. Ese objetivo está ahora en duda, y precipitarse puede tener consecuencias desafortunadas.

La administración anunció a mediados de agosto que estaba impulsando un plan para que todos los adultos con dos dosis de la vacuna recibieran un refuerzo ocho meses después de la segunda, citando la rápida propagación de la variante delta y las primeras pruebas de que la protección de la vacuna está disminuyendo. El esfuerzo depende de la revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) y del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Pero el lunes, el panel de los CDC puso en duda el calendario del gobierno y la estrategia de las terceras vacunas como plan para todos. Un día después, se conoció la noticia de que dos altos funcionarios de la FDA que dirigen las revisiones de vacunas dejarán la agencia a finales de este año, al parecer en parte debido al anuncio prematuro de las vacunas de refuerzo.

PUBLICIDAD

El deseo de rapidez es comprensible; la gente tiene miedo y quiere estar lo más segura posible. Pero fijar una fecha antes de que los expertos se pronunciaran fue un error. Puso presión de manera indebida a los organismos científicos para que aceptaran una política excesivamente amplia basada en datos escasos, generó expectativas y ahora corre el riesgo de crear confusión cuando el objetivo debería estar en poner en aplicar el mayor número posible de primeras dosis en EE.UU. y en otros países.

Estados Unidos ha avanzado recientemente en el aumento de su tasa de vacunación, pero una parte excesiva de la población sigue sin protección. 
Azul: % de primera dosis
Blanco: % de vacunación completa dfd

En una presentación realizada el lunes ante los miembros del panel que establece las directrices federales sobre vacunas, la científica de los CDC Sara Oliver propuso una estrategia alternativa de refuerzos, comenzando por los grupos de alto riesgo una vez que los reguladores completen las revisiones, incluidos los adultos mayores y los trabajadores sanitarios. Bajo este plan, las recomendaciones para otros grupos demográficos esperarían a un análisis cuidadoso y a votaciones adicionales de expertos. Es lo que la Casa Blanca debería haber hecho desde el principio. En cuanto a la FDA, la agencia sólo tiene una pequeña cantidad de datos sobre refuerzos en este momento. No está claro que pueda o deba tomar una decisión amplia en tres semanas, especialmente si respetados científicos de alto nivel tienen dudas. El panel de vacunas de los CDC no votará para recomendar ningún refuerzo hasta después de la autorización de la FDA y probablemente tendrá una reunión adicional primero para examinar los datos a mediados de septiembre.

PUBLICIDAD

El asesor médico jefe de la Casa Blanca, Anthony Fauci, ha dicho que el plan podría cambiar como respuesta a los datos. Pero es difícil cambiar una fecha y una política una vez que se ha anunciado ampliamente. Es probable que después del 20 de septiembre haya más personas que busquen refuerzos aunque los reguladores no hayan dado su visto bueno, lo que podría ponerles potencialmente en peligro. Esto se debe a que estas personas podrían no tener cobertura de responsabilidad civil, no ser reembolsadas, no ser reconocidas como completamente vacunadas en el futuro o no poder reclamar una indemnización en caso de lesiones relacionadas con la vacuna.

La fecha de comienzo predeterminada no es el único problema. La suposición de que los refuerzos son eficaces, seguros y universalmente necesarios ya es un salto basado en información limitada. La decisión de vacunar a todos los adultos con el mismo calendario es un salto aún mayor antes de tener una revisión regulatoria detallada. Es cierto que la protección de la vacuna contra la infección y la enfermedad leve puede estar disminuyendo un poco debido a una combinación de la variante delta y el paso del tiempo. Pero la eficacia contra la enfermedad grave y la muerte, la función principal de la vacunación, sigue siendo muy fuerte para la mayoría.

PUBLICIDAD

Los primeros signos de disminución de la eficacia pueden justificar un refuerzo en grupos como los adultos mayores, que fueron vacunados primero y corren un mayor riesgo de un desenlace negativo. Lo mismo ocurre con los trabajadores sanitarios, ya que incluso las infecciones más leves les impiden trabajar. Pero el plan de Biden no reconoce que el caso del refuerzo es diferente para las personas jóvenes y sanas con pocas probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. Una tercera vacuna para ellos puede proporcionar sólo una protección incremental contra una enfermedad o infección leve. Eso equivale a un pequeño beneficio para la salud pública; el refuerzo de esa población probablemente salvará relativamente pocas vidas y puede no hacer mucho para frenar a la variante delta cuando el 47,4% de los estadounidenses no están completamente vacunados.

Dado que puede haber menos beneficios, los riesgos de seguridad requieren una evaluación adicional. Además, el refuerzo preventivo para evitar enfermedades leves alimenta los conceptos erróneos sobre lo que se espera que hagan las vacunas pandémicas. Una política de refuerzos más gradual daría a los reguladores tiempo para evaluar los datos en diferentes grupos y tomar en cuenta las posibles desventajas, al tiempo que permitiría dedicar más recursos a las vacunaciones iniciales, que son la mejor línea de defensa contra enfermedades mortales y la posibilidad de que surjan nuevas y mortales variantes.

La Casa Blanca de Biden afirma que sigue la ciencia. Esperemos que esté a la altura de sus ideales y admita su error.