Actualidad

Abarrotadas morgues borran la ilusión de una pandemia debilitada en EE.UU.

Durante semanas, el virus se aprovechó de la ilusión de Estados Unidos de un Covid-19 debilitado.

Ron DeSantis
Por Jonathan Levin y Michael Smith
07 de septiembre, 2021 | 10:36 AM
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — La variante delta, que se propaga rápidamente, ha inundado los hospitales de todo el sur del país. Ha matado a más personas en Florida y Luisiana que en los días más oscuros del invierno pandémico y ha dejado a tantos pacientes de Covid-19 con falta de aire que en algunos lugares hay escasez de oxígeno médico.

Esta dura realidad, probablemente alimentada por la incapacidad de vacunar adecuadamente a los más vulnerables, ha debilitado los mejores esfuerzos del gobernador de Florida, Ron DeSantis, y de otros líderes republicanos para simplemente dejar atrás el Covid-19.

Durante semanas, el virus se aprovechó de la ilusión de Estados Unidos de un Covid-19 debilitado. La mayoría de las personas volvieron a lo que parecía ser su vida anterior, sin sospechar nunca que el país volvería a tales niveles de mortalidad.

PUBLICIDAD

En todo el país, el uso de mascarillas cayó a un tercio de su tope anterior. La afluencia a restaurantes y tiendas se acercó a las normas pre-pandemia. Volvieron los grandes eventos deportivos y los festivales de música. Ahora, los expertos en salud pública afirman que EE.UU. debe reconsiderar algunos de esos cambios, ya que las muertes registradas por Covid-19 superan las 1.000 diarias y la nación mira con recelo otra temporada invernal del virus.

“Se subestimó lo penetrante que podía ser la variante delta”, dijo el profesor de enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt, William Schaffner. “Hubo un deseo de volver a abrir las cosas, y creo que eso funcionó en contra del buen sentido común”.

Durante semanas hasta principios de agosto, el aumento de la variante delta en el Reino Unido arrulló a algunos estadounidenses en una sensación de complacencia. Al otro lado del Atlántico, los casos se dispararon pero mataron a relativamente pocas personas, y en teoría, el virus mutado actuaría de forma similar en EE.UU. Pero la variante delta expuso una diferencia clave: Estados Unidos se ha quedado muy lejos del Reino Unido en cuanto a la vacunación de los miembros de mayor edad de la comunidad, que son los que corren más riesgo de hospitalización y muerte.

PUBLICIDAD

Esto explica en gran medida el fracaso de Estados Unidos: Alrededor del 18% de los estadounidenses mayores de 65 años aún no está completamente vacunado, frente al 5% en el Reino Unido. “Es una diferencia enorme”, afirma Jeffrey Morris, profesor de bioestadística de la Universidad de Pensilvania. “Cuando tienes una proporción cuatro veces mayor que no está vacunada, eso va a causar muchas más muertes ahí mismo”.

Estados Unidos ya ha registrado el doble de muertes per cápita desde principios de junio que el Reino Unido, aunque su aumento comenzó más tarde. En Florida, Misisipi y Luisiana, las cifras son de 4 a 6 veces más altas, agravadas por poblaciones que tienden a ser más viejas o a tener más enfermedades preexistentes.

El Reino Unido ha tenido muchas menos muertes per cápita desde principios de junio
Blanco: Reino Unido
Azul: EE.UU.
Naranja: Florida
Púrpura: Luisiana
Amarillo: Misisipi
dfd

La mayoría de los estados han dado prioridad a las vacunas para los miembros más viejos de la comunidad, pero los líderes republicanos a nivel nacional y local han enturbiado las aguas en un esfuerzo por apelar a las partes acérrimas contra la vacunación de su base de votantes.

DeSantis, de Florida, y Greg Abbott, gobernador de Texas, han hecho hincapié en la libertad de los residentes para elegir si se vacunan, firmando proyectos de ley para limitar o bloquear los llamados pasaportes de vacunas. En Florida, la prohibición de los pasaportes incluso enfrentó a DeSantis con la propia industria de cruceros del estado, un motor crítico de puestos de trabajo.

Al final, sólo Vermont, Connecticut y Maine se acercan al umbral de vacunación del 95% de las personas con mayor necesidad de inoculación.

Al parecer, DeSantis pensó que los esfuerzos del estado (que dieron lugar a una tasa de vacunación de adultos mayores en línea con la media nacional) eran suficientes. El 3 de agosto, se jactó ante una multitud en una conferencia de prensa de que la mortalidad por Covid-19 era mucho menor que la ola de verano del año anterior.

PUBLICIDAD

Todo el alboroto sobre la variante delta fue alimentado por la “histeria” de los medios de comunicación, dijo. Pero la estrategia de DeSantis no logró evitar que las muertes aumentaran poco después. Para el 15 de agosto, los fallecimientos en Florida habían alcanzado una media de siete días de 244 al día, superando el tope anterior de 227 un año antes.

La llegada de la variante delta coincidió con el apogeo de la guerra de las mascarillas en Estados Unidos. En los bastiones del Partido Republicano en el sur, los gobernadores lucharon para prohibir que los gobiernos o las escuelas obliguen a cubrirse con mascarillas. DeSantis perdió una batalla el mes pasado cuando un grupo de padres se impuso en una demanda contra el estado. Florida está apelando.

Ver más: Juez de Florida anula prohibición de mascarillas escolares del gobernador DeSantis

PUBLICIDAD

Las controversias sobre las mascarillas se intensifican incluso después de que un nuevo estudio masivo de más de 340.000 personas haya proporcionado quizás la mejor prueba de sus propiedades para salvar vidas, desmintiendo a los detractores que decían que la ciencia no era lo suficientemente sólida.

El estudio llevó a cabo intervenciones en comunidades de Bangladesh y consiguió aumentar el uso de mascarillas en 29 puntos porcentuales en comparación con el grupo de control del proyecto. El aumento del uso de mascarillas coincidió con una reducción del 12% de los síntomas de Covid-19 y los beneficios fueron mucho mayores aún entre los participantes de mayor edad y más vulnerables.

PUBLICIDAD

“Esto debería acabar totalmente con ese argumento específico” de que la ciencia es inadecuada, dijo Jason Abaluck, economista de la Universidad de Yale, coautor del estudio.

Sin embargo, en EE.UU. se han dejado de utilizar en gran medida las mascarillas, según las estimaciones publicadas por el Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington. El enmascaramiento universal salvaría 52.000 vidas en EE.UU. de aquí al 1 de diciembre, según el IHME.

En el caso de DeSantis en particular, las políticas han ayudado a convertirlo en una superestrella en el GOP y en Fox News, y con frecuencia se le hace flotar como candidato presidencial para 2024. Ha inundado la zona con koozies (agarradores de botella) para cervezas y camisetas con un eslogan dirigido al principal médico del presidente Joe Biden para la lucha contra los virus, Anthony Fauci: “Don’t Fauci My Florida.” (”No Fauci con mi Florida” en inglés, Fauci sustituyendo por “te metas”)

PUBLICIDAD

Pero antes de que DeSantis pueda postularse a la presidencia, tiene una elección a gobernador el próximo año. En una encuesta del 17 al 23 de agosto de la Universidad de Quinnipiac, el 61% de los votantes de Florida dijo que el reciente aumento de los casos de Covid-19 era evitable. Poco más de la mitad no aprueba la forma en que DeSantis ha manejado la respuesta a la pandemia, según la encuesta. “La pandemia podría eclipsar todos los demás aspectos positivos que tiene en el estado”, dijo Tim Mallory, analista de encuestas de Quinnipiac.

En cualquier caso, es poco probable que Estados Unidos haya visto el acto final del Covid-19.

Mientras el país se dirige a un invierno incierto, queda un resquicio de esperanza: Podría haber sido mucho peor. Morris, el profesor de bioestadística, señaló que las vacunas están previniendo claramente la enfermedad grave y la muerte, y los optimistas del Covid-19 podrían haber tenido razón sobre la eliminación del coronavirus si no hubiera sido por la llegada de la variante delta.

Pero ahora las matemáticas han cambiado. “Cualesquiera que sean las grietas que haya en la armadura”, dijo, “delta las va a encontrar”.

PUBLICIDAD