Actualidad

Gates busca acelerar el acceso global a la píldora de Merck contra el Covid-19

La fundación está destinando hasta US$ 120 millones para el esfuerzo.

Pide a otros donantes destinar recursos a acelerar el despliegue del molnupiravir experimental de Merck en países más pobres.
Por James Paton
20 de octubre, 2021 | 02:18 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La Fundación Bill y Melinda Gates dijo que millones de dosis de la prometedora píldora de Merck & Co. para tratar el Covid-19 podrían comenzar a llegar a los países de bajos ingresos a principios del próximo año, mientras la organización benéfica aporta hasta US$120 millones para ampliar el acceso global al medicamento.

Los fondos ayudarán a estimular a los fabricantes de medicamentos genéricos, algunos de los cuales han indicado que podrían producir hasta 10 millones de tratamientos al mes, según Trevor Mundel, presidente de la división de salud global de la fundación Gates. Si bien los obstáculos regulatorios y otros desafíos deben resolverse, esos fabricantes de medicamentos podrían empezar a enviarlos en el primer trimestre, dijo.

“Podría haber giros en la trama y podría haber retrasos, sí, pero eso es a lo que tenemos que apuntar”, dijo Mundel en una entrevista. “Hay mucha capacidad ahí fuera, pero es una cuestión de cuándo se comprometen realmente a ello”.

PUBLICIDAD

El progreso del fármaco ha ido acompañado por preocupaciones de que las naciones de bajos ingresos que luchan por obtener vacunas puedan quedarse atrás una vez más en lo que respecta a las terapias. La fundación está pidiendo a otros donantes que destinen recursos a acelerar el despliegue del molnupiravir experimental de Merck en los países más pobres en caso de que sea aprobado.

Ver más: Píldora Covid-19 de Merck se somete a revisión del grupo consultivo de FDA

Fuera de los márgenes

El potencial de producción no se realizará sin incentivos y garantías, dijo Mundel. Los fabricantes no están seguros del nivel de demanda de la terapia, quién la pagará y cuánta producción asignar, dijo, “por lo que queremos sacarlos de los márgenes y que pasen a la acción”.

PUBLICIDAD

La propia Merck espera producir 10 millones de tratamientos para fines de año, y en 2022 deberían estar disponibles muchos más.

La empresa farmacéutica ha tomado medidas para garantizar que los países de todo el mundo puedan obtener su medicamento, incluida la concesión de licencias a empresas de medicamentos genéricos. La semana pasada, Merck y su socio Ridgeback Biotherapeutics LP solicitaron la autorización de uso de emergencia en Estados Unidos y el tratamiento se someterá a la revisión del comité de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. el mes próximo.

Aun así, los defensores de la salud piden que se tomen más medidas para ampliar la disponibilidad de los medicamentos contra el Covid-19, incluido el aumento de las pruebas en los países de bajos ingresos para detectar los casos en los primeros días de la infección, cuando los medicamentos podrían ser más efectivos.

Algunos países ricos y de ingresos medios, como Australia, Singapur, Malasia y Tailandia, ya han seguido el ejemplo de EE.UU. y han conseguido el medicamento o han iniciado conversaciones para obtenerlo. Mientras tanto, una iniciativa mundial para desplegar los tratamientos corre el riesgo de encontrarse con los mismos problemas a los que se ha enfrentado el esfuerzo de distribución de la vacuna Covax, según un informe independiente encargado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ver más: Píldora Covid-19 de Merck cambia destino de la farmacéutica tras vacuna fallida

La organización Gates pretende reducir significativamente el tiempo que tardan los nuevos medicamentos en llegar a las regiones de bajos ingresos después de que estén disponibles en los mercados más ricos. Esa brecha, dijo, puede ser de al menos 12 meses. Algunos de los últimos fondos incluyen US$2,4 millones en subvenciones para ayudar a acelerar las solicitudes de las empresas de genéricos a la OMS para la precalificación de la fabricación.

PUBLICIDAD

La fundación destacó su movimiento en 2017 para establecer una garantía de volumen con dos proveedores genéricos para llevar terapias contra el VIH a países de menos ingresos. Ese trabajo se llevó a cabo en coordinación con el Plan de Emergencia del Presidente de EE.UU. para el Alivio del SIDA, o PEPFAR, y el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria


PUBLICIDAD