Imagen de Tether, una stablecoin.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Las stablecoins (monedas estables) han pasado un oscuro rincón del ecosistema cripto a estar cerca de su centro. Grandes instituciones como Mastercard están intentando crear redes de pago alternativas basadas en stablecoins y criptos.

Estoy deseando que estos esfuerzos tengan éxito, pero mientras tanto tengo noticias para ti: Las stablecoins no siempre son estables. Sin embargo, a diferencia de muchos críticos, considero que los precios fluctuantes de las stablecoins no sólo son aceptables, sino también deseables.

PUBLICIDAD

El potencial de las stablecoins es evidente. Imagínate que un programa informático, utilizando criptomonedas, pudiera eludir algunas de las instituciones bancarias y financieras actuales, y todas sus costosas burocracias concomitantes. Se podrían enviar remesas a menor costo, realizar pagos más rápidamente y recibir un mayor rendimiento de los depósitos, al menos si se puede mejorar la tecnología de las transacciones. La base de estos sistemas sería la blockchain, y las monedas estarían regidas por una convertibilidad a dólares en una base de uno a uno y respaldadas por las reservas. De hecho, estos activos ya existen, y están creciendo rápidamente.

Incluso si todo va bien, ¿por qué esas diferentes marcas de stablecoins deberían seguir cotizando a US$1 cada una? En la mayoría de los mercados que funcionan bien, los proveedores compiten en innovación, calidad y precio. Esa diversidad es el resultado natural de intentar averiguar qué sistemas de monedas (totalmente estables o no) son los mejores.

PUBLICIDAD

Si los precios del mercado no comunican esta información, ¿cómo pueden descubrirla? Desde mi punto de vista, los precios más altos significarán la calidad de una moneda y atraerán más negocio; las monedas con precios estrictamente fijos llenarán un nicho; y las monedas con precios más bajos perderán negocio, o servirán como emisiones de descuento para aquellos con menos recursos.

Los críticos de las stablecoins se centran en el fraude y en la posibilidad de que los precios caigan en picado, y de hecho muchas monedas ya han fracasado. Aun admitiendo que la regulación y el mercado limitarán los episodios más dramáticos, algunos emisores de monedas serán más estables e innovadores que otros. Con el éxito del mercado vendrá la salida del mismo, y los precios de algunos emisores caerán de camino a la salida.

PUBLICIDAD

En un tono más positivo, si se piensa que las stablecoins cumplen tantas funciones nuevas y maravillosas, cabría esperar que muchos de esos activos se vendieran por más de un US$1.

Aquí me citaré a mí mismo: Solía comprar cheques de viaje para mis viajes al extranjero. En muchos casos había que pagar una prima de unos pocos puntos porcentuales; cien dólares en cheques de viaje podían costar US$102 o US$103. Esto se debe a que los cheques ofrecen servicios de protección contra robos que el efectivo no ofrece.

PUBLICIDAD

Más concretamente, podrías utilizar otras monedas, menos respaldadas, para apuntalar tus préstamos a través de la financiación descentralizada. La rentabilidad podría ser mayor, pero, por supuesto, existe el riesgo de que el avalista se declare insolvente. Los precios de esas monedas variarían, aunque un objetivo sería que fueran más estables que el bitcoin.

Para ver de nuevo por qué los precios no se mantendrán fijos, considera los incentivos de un emisor de stablecoins. Supongamos que la naturaleza de su emisión es actualmente de uno a uno con el dólar estadounidense y que mantiene reservas del 100% en activos muy seguros. ¿Podría entonces verse tentado a bajar al 98% de reservas? 95%? Si el precio de su moneda se mantiene en US$1, bien, sale ganando. Si el precio disminuye en proporción al nuevo y mayor riesgo, usted, como emisor, sigue teniendo beneficios. Así que parece que los emisores de monedas tendrán un incentivo para poner a prueba los tipos de cambio uno a uno diluyendo su respaldo.

PUBLICIDAD

Habrá algunos emisores que se comprometan a no desviarse nunca del 100% de reservas, como hace actualmente Gemini. Pero es probable que sólo sea una marca de entre muchas. También es posible que se trate de monedas respaldadas por euros, yenes u otras divisas.

Podrías pensar que la fluctuación periódica de los precios de estas diversas monedas sería terriblemente inconveniente. Pero la tecnología de la información le permite consultar los tipos de cambio con sólo pulsar una tecla, o preguntando a tu teléfono inteligente (muy pronto). Además, estas monedas van a ser sólo una parte del sistema financiero, no algo que se utiliza todos los días para comprar una taza de café.

PUBLICIDAD

Si mis hipótesis resultan acertadas, ¿se llamarán “stablecoins” durante mucho tiempo? “Unstablecoins” (monedas inestables) no funcionará. ¿Qué tal “stablercoins” (monedas más estables)? Me gustaría tener algunas de ellas, dependiendo del precio, por supuesto.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.