US$1.000 millones en apuestas para el Super Bowl reconfiguran afición al deporte
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Los playoffs de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) han sido estelares, con grandes ciudades deportivas que presentan equipos en partidos muy reñidos, llenos de atletismo y finales de infarto. Por eso lo ven los aficionados, ¿no?

Nos importa el equipo de nuestra ciudad. Los jugadores de élite inspiran asombro. La gracia bajo presión es instructiva. La poesía y la magia envuelven la marcha final de mariscales de campo como Tom Brady. La brutalidad puede ser tan fascinante que nos olvidamos brevemente de las peligrosas consecuencias para muchos de los jugadores.

PUBLICIDAD

El ser aficionado a un deporte tiene todo eso, y más, y explica por qué tantos deportes diferentes siguen cautivando. El Super Bowl del domingo, que enfrentará a los Rams de Los Ángeles con los Bengals de Cincinnati, será un caso de estudio del género. También va a ser un día histórico para las apuestas deportivas, y a medida que el boom de las apuestas continúa su marcha digital por todo EE.UU., creo que remodelará la relación de muchos aficionados con los deportes.

Al fin y al cabo, los apostadores disponen ahora de un sinfín de posibilidades que les permiten apostar sobre aspectos concretos del Super Bowl, que se espera que atraiga al menos US$1.000 millones en acciones legales este año, y probablemente mucho más. Pueden apostar sobre quién gana el lanzamiento de la moneda, el número de goles de campo lanzados, quién anota un touchdown, quién marca primero y último, cuántas veces es derribado el mariscal de campo, quién es nombrado MVP, quién recibe el baño de Gatorade, etc. También pueden mezclar y combinar un grupo de apuestas de utilería para crear un parlay; tal vez algunas de esas apuestas sean a favor de los Rams y otras a favor de los Bengals, independientemente del equipo al que animen.

PUBLICIDAD

Por supuesto, los apostadores pueden apostar a la vieja usanza sobre qué equipo gana o apostar sobre si un equipo cubre su margen de puntos, pero FanDuel, DraftKings y todas las demás aplicaciones de apuestas deportivas para móviles quieren que los apostantes se deleiten con mucho más. La variedad, la rapidez y la gratificación instantánea son grandes atractivos, lo que hace que algunas de esas aplicaciones sean afines a las plataformas de negociación de acciones como Robinhood (HOOD).

Si una apuesta es tu imán y eres agnóstico sobre los resultados más allá de cómo se paga tu apuesta, ¿eso te convierte en un tipo diferente de aficionado, algo más que un mero seguidor local con amor por el juego? No cabe duda de que las apuestas aumentan la implicación de los aficionados con los detalles de un partido, y normalmente se trata de un entretenimiento extra. Sólo una pequeña minoría de jugadores desarrolla trastornos, aunque los estudios sobre ese problema son anteriores a la explosión de las apuestas en línea y por móvil, que han llevado las apuestas a los hogares.

PUBLICIDAD

Pero me pregunto por algo que no sea la adicción al juego o la corrupción y el amaño de juegos que inevitablemente acompañarán a la expansión de las apuestas. Me pregunto, a falta de mejores palabras, sobre la hiperestimulación y el adormecimiento. Me pregunto si la omnipresencia de las apuestas cambiará de forma inalterable la forma en que los aficionados se involucran y se alimentan de los eventos deportivos.

Un estudio realizado en 2015 por la Universidad de Nevada, en Las Vegas, sobre cómo afectaban las apuestas a los aficionados, descubrió que los apostadores, como era de esperar, pensaban que “hacer una apuesta deportiva añadiría una gran cantidad de emoción a la experiencia de consumo del deporte”. Una parte mucho más pequeña de los aficionados examinados en el estudio pensaba que las apuestas afectarían “negativamente” a su visión porque serían una “distracción”. La palabra “distracción” da mucho juego en ese estudio.

PUBLICIDAD

Yo tenía un tío que, hace décadas, siempre se plantaba delante de un televisor para ver deportes en nuestro estudio en cuanto llegaba a las reuniones navideñas. Se sentaba allí con la mirada perdida en la pantalla, se tomaba un descanso para cenar y luego volvía al televisor hasta que llegaba la hora de irse. No se animaba ni era alegre, y yo pensaba que era un enigma. Años más tarde, comprendí que siempre había apostado en esos partidos y que miraba esperando un pago.

Los apostadores de hoy, obsesionados con sus teléfonos, navegan por las mismas aguas. “Antes ibas al bar y era: ‘Oh, ¿quién es tu equipo deportivo favorito? Henry Sonnenfeldt, un neoyorquino de 24 años, declaró recientemente a Bloomberg News. “Ahora, es: ‘¿Qué apuestas has hecho?’, lo que creo que es una gran presión sólo por tener algo”.

PUBLICIDAD

Esa presión seguirá aumentando. Los anuncios de apuestas deportivas plagan las vallas publicitarias, las estaciones de tren y las ondas de las cadenas. Abundan las ofertas promocionales. (“Apueste US$20 y consiga US$300 en apuestas gratuitas”). Un anuncio de DraftKings que se anticipa su anuncio en el Super Bowl es algo habitual. “Tienes que abrazar la incertidumbre”, aconseja una mujer. “¡La fortuna te espera!”

Sin duda, las apuestas siempre han estado inextricablemente ligadas a los deportes, especialmente al fútbol americano. Dos de las familias fundadoras de la NFL, los Rooneys y los Maras, ganaron dinero con las apuestas antes de dedicarse al deporte. Pero el mundo del mercado negro de los corredores de apuestas de los callejones que conocían esas familias dio paso más tarde a los corredores de apuestas de Las Vegas. Los corredores de apuestas se vieron arrastrados por Internet y la revolución digital. Cuando la Corte Suprema permitió a todos los estados ofrecer apuestas deportivas en 2018, se abrieron las compuertas.

PUBLICIDAD

Nevada perdió su corona como el principal estado de apuestas deportivas a favor de Nueva Jersey como resultado de ese fallo. Es probable que Nueva Jersey pierda su primer puesto este año ante Nueva York, que comenzó a ofrecer apuestas deportivas en teléfonos móviles en enero. California estudiará la posibilidad de legalizar las apuestas deportivas en noviembre y, si se lanza, es probable que supere a Nueva York.

Pero, en última instancia, las fronteras estatales no importarán tanto. La tecnología y la Corta Suprema han hecho que las apuestas deportivas sean tan cómodas como coger el teléfono. Los apostadores deportivos apostaron US$310 millones en junio de 2018. Apostaron US$7.000 millones el pasado octubre. Esa cifra solo va a aumentar. Cómo, dónde y por qué los aficionados se excitan para el Super Bowl y otras extravagancias deportivas va a cambiar.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Andrea González