Desde que Connally convirtió al dólar en un problema de todos, el billete verde se ha convertido en el rey de los mercados mundiales de energía y productos básicos

Bloomberg Línea
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinion — Hace poco más de 50 años, en una reunión de las principales potencias económicas del mundo, el secretario del Tesoro de Estados Unidos John Connally sorprendió a sus homólogos al proclamar que el dólar “es nuestra moneda, pero es su problema”. En aquel entonces, EE.UU. quería una moneda más barata, lo que obligó a otros a revaluar la suya. Medio siglo después, la economía mundial se enfrenta al desafío opuesto: el billete verde se sitúa en un máximo de 20 años frente a las otras monedas principales, lo que crea un gran problema para todos los que compran bienes denominados en dólares fuera de EE.UU. Y ningún producto básico es más importante que el petróleo.

La fortaleza del dólar.dfd

Desde que Connally convirtió al dólar en un problema de todos, el billete verde se ha convertido en el rey de los mercados mundiales de energía y productos básicos. El precio de casi todas las materias primas que el mundo consume hoy en día, desde el petróleo hasta el trigo y el cobre, se fija en dólares. Incluso el té, la bebida británica por excelencia, tiene su precio en moneda estadounidense, en lugar de en libras esterlinas.

PUBLICIDAD

Por lo general, un dólar fuerte significa precios de los productos básicos más débiles, y viceversa. La relación dólar-productos básicos tiende a actuar como un colchón para la economía global, donde uno se compensa con el otro, lo cual es particularmente importante para los países más pobres. La última vez que el mundo se enfrentó al aumento de los precios del petróleo fue paradigmática de la simbiosis. En 2008, el costo del Brent alcanzó un máximo histórico de US$147,50 el barril, lo que puso a prueba las finanzas de muchos países. Pero ese mismo año, el dólar cayó a un mínimo histórico frente a las monedas de los principales socios comerciales de EE.UU., lo que alivió un poco el golpe. Para muchas naciones importadoras, el petróleo se volvió caro, pero no exorbitantemente costoso en moneda local.

El dólar se ha fortalecido a un máximo de 20 años, elevando el costo de los bienes básicos denominados en moneda estadounidense, como el crudo.  dfd

Esa relación histórica entre el dólar y el precio del petróleo ahora parece haberse roto. El crudo ha subido un 70% en el último año y actualmente se cotiza a unos US$120 el barril. Al mismo tiempo, el dólar se ha fortalecido un 10% desde mediados de 2021. Eso está creando una crisis de balanza de pagos en muchas naciones importadoras de petróleo, particularmente en África, América Latina y Asia. Malawi, una de las naciones más pobres de África, devaluó recientemente su moneda en un 25% en un solo día. Sri Lanka, uno de los países asiáticos más pobres, está al borde del colapso económico. “La brecha entre los países prósperos y los que tienen una menor capacidad para pagar productos básicos se está volviendo extremadamente marcada”, dijo el domingo Mike Muller, jefe para Asia de Vitol Group, la comercializadora de petróleo más grande del mundo. Incluso aquellos que pueden permitirse pagar precios altísimos en moneda local, como Europa y Japón, están sufriendo debido a las crecientes presiones inflacionarias.

PUBLICIDAD

Si bien el Brent está un 20% por debajo del máximo histórico de 2008 en términos de dólar, se comercializa a niveles récord cuando su precio se expresa en moneda local para países que representan aproximadamente el 35% de la demanda de petróleo. India, el tercer mayor consumidor de petróleo del mundo detrás de EE.UU. y China, está pagando un 45% más que hace 14 años debido a la fuerte depreciación de la rupia frente al dólar. La eurozona paga actualmente unos 111 euros (US$119) por barril, en comparación con los 93,5 euros de julio de 2008. El Reino Unido se enfrenta a un problema similar: el Brent alcanzó un máximo de alrededor de 74 libras (US$92) por barril en 2008; hoy, es casi un tercio más caro, en 95 libras. Con el yen en su punto más débil frente al dólar en dos décadas, Japón también se ve afectado. La lista de naciones que tienen dificultades para pagar sus cuentas de energía sigue y sigue.

Más allá de las repercusiones económicas internas, los precios récord del petróleo en moneda local son importantes para el propio mercado energético. Los operadores de petróleo buscan signos de destrucción de la demanda, el punto en el que los precios más altos conducen a una reducción del consumo. Por ahora, el crecimiento de la demanda de petróleo se ha mantenido sólido, impulsado por el consumo acumulado a medida que el mundo emerge de la pandemia. Pero dado que una parte significativa del mundo ya enfrenta precios récord, la demanda pronto se verá afectada. Los analistas de Goldman Sachs Group Inc. estiman que la fortaleza del dólar estadounidense está agregando un promedio de alrededor de US$20 por barril extra cuando se mide en monedas locales, “alcanzando niveles equivalentes a US$150 por barril de Brent”.

Para el grupo petrolero OPEP+, la relación rota entre el crudo y el dólar genera ganancias inesperadas. En 2007, en una cumbre de la OPEP en Riad, los países productores de petróleo se preocuparon por el colapso del dólar. Ahora que la Reserva Federal está a punto de aumentar más y más rápidamente las tasas de interés que los bancos centrales de sus pares, la moneda de EE.UU. parece lista para seguir apreciándose. Esa es otra razón para que la organización petrolera trabaje más duro para poner un límite a los precios.