Actualidad

Murió a los 91 años Mijaíl Gorbachov, el líder soviético que terminó la Guerra Fría

El Hospital Clínico Central dijo que su muerte se produjo tras “una enfermedad grave y prolongada”, según la agencia Tass

Mijaíl Gorbachov
Por Bloomberg News
30 de agosto, 2022 | 04:45 PM

Bloomberg — Mijaíl Gorbachov, el líder soviético cuyos intentos de cambiar el sistema político y económico del país llevaron al colapso de la potencia comunista y el fin de la Guerra Fría, murió este martes a los 91 años, según el servicio de noticias ruso Interfax.

Los servicios de noticias Interfax y Tass citaron información del hospital de Moscú donde murió Gorbachov. El Hospital Clínico Central dijo que su muerte se produjo tras “una enfermedad grave y prolongada”, según Tass.

Gorbachov impulsó cambios radicales en la economía soviética tras convertirse en líder del Partido Comunista en 1985. Su reforma, conocida como perestroika, y su política de apertura, o glasnost, desencadenaron una avalancha política que llevó a la caída del Muro de Berlín en 1989 y puso fin al dominio soviético dos años después.

PUBLICIDAD

La carrera de Gorbachov se desintegró en el proceso, dejándolo como un espectador de la evolución política y económica de Rusia. En un discurso de despedida pronunciado en la televisión nacional el 25 de diciembre de 1991, el día en que la Unión Soviética y su presidencia se disolvieron oficialmente, Gorbachov dijo que no se arrepentía.

“Comprendí que iniciar reformas a tan gran escala en una sociedad como la nuestra era una empresa muy difícil y arriesgada”, dijo. “Pero incluso ahora, estoy convencido de que las reformas democráticas iniciadas en la primavera de 1985 estaban históricamente justificadas”.

Hasta la llegada de Gorbachov, la mayoría de los kremlinólogos predecían que el sistema soviético, un estado unipartidista que dirigía todos los aspectos de la vida pública, sólo se desmantelaría mediante una guerra civil. Gorbachov, reconocible por una marca de nacimiento roja en su cabeza calva, allanó el camino para la disolución del Estado soviético. La violencia en Rusia fue relativamente escasa, y los disturbios se limitaron a conflictos en regiones como Georgia, Azerbaiyán, Armenia y Moldavia.

PUBLICIDAD

Consecuencia imprevista

“El mayor resultado imprevisto de todos fue la desintegración de la Unión Soviética”, escribió en 2010 Archie Brown, profesor emérito de política en la Universidad de Oxford y autor de “Siete años que cambiaron el mundo: Perestroika en Perspectiva”. “Gorbachov se había propuesto conscientemente desmantelar el sistema soviético en 1988. En ningún momento quiso ver la desaparición del Estado soviético”.

La popularidad de Gorbachov disminuyó incluso antes del colapso soviético, en parte porque la población sufría por la debilidad de la economía del país, planificada de forma centralizada y agravada por los bajos precios del petróleo. Los años siguientes fueron especialmente duros. La economía rusa se contrajo casi un 40% entre 1990 y 1997, a la par que la depresión estadounidense de los años treinta.

“Gorbachov fue el hombre que trajo tanto el cambio como los problemas”, dijo Andrei Grachev, antiguo asesor de Gorbachov y autor de “Gorbachov”, una biografía publicada en ruso en 2001.

El legado de Stalin

Mijail Serguéievich Gorbachov nació el 2 de marzo de 1931 en el seno de una familia de campesinos de la región meridional rusa de Stavropol. Sus dos abuelos fueron detenidos en las represiones llevadas a cabo bajo el dictador soviético Josef Stalin.

En 1950 obtuvo una plaza en la Universidad de Moscú, la institución educativa más prestigiosa del país, donde se licenció en Derecho y conoció a su futura esposa, Raisa Titorenko.

Gorbachov progresó en el Partido Comunista. En 1970 era el máximo responsable del partido en Stavropol, el jefe regional más joven de la Unión Soviética. En 1978, llegó a Moscú como secretario nacional del partido a cargo de la agricultura.

PUBLICIDAD

Dos años más tarde, Gorbachov se convirtió en el miembro de pleno derecho más joven del Politburó, el centro de poder de la Unión Soviética, donde era un protegido del antiguo jefe de la policía secreta KGB, Yuri Andropov, que sucedió a Leonid Brezhnev como líder soviético en 1982.

Aunque Gorbachov fue descartado para el puesto más alto tras la muerte de Andropov en 1984, se le dio visibilidad en el extranjero con viajes muy publicitados al Reino Unido e Italia.

Tras Chernenko

“Me gusta el Sr. Gorbachov”, dijo la primera ministra británica Margaret Thatcher tras su visita. “Podemos hacer negocios juntos”.

PUBLICIDAD

En 1985 Gorbachov asumió el cargo de secretario general del Partido Comunista después de que Konstantin Chernenko, sucesor de Andropov, muriera al año de ocupar el puesto. Dijo que sus primeros objetivos no eran revolucionarios.

“Nosotros, yo incluido, dijimos que la perestroika era una continuación de octubre”, escribió en 1988, refiriéndose a la revolución bolchevique de 1917. “La ilusión, compartida por mí y por la mayoría de la gente, consistía en pensar que podíamos obtener nuestros objetivos perfeccionando el sistema existente”.

PUBLICIDAD

Gorbachov abogó por una mayor transparencia, o glasnost, que abrió los secretos históricos de la Unión Soviética y restauró un debate político más amplio tras siete décadas de control totalitario.

Los primeros capitalistas

En el frente económico, Gorbachov dio más poder a los directores de las fábricas locales y autorizó la creación de “cooperativas”, que se convirtieron en incubadoras de los primeros capitalistas de Rusia.

La primera gran crisis de Gorbachov estalló el 26 de abril de 1986, cuando se produjo una explosión en un reactor nuclear de Chernóbil (Ucrania). El retraso en la información y la reacción ante el accidente puso de manifiesto las deficiencias del hermético sistema soviético.

PUBLICIDAD

“Chernóbil arrojó luz sobre muchos de los males de nuestro sistema en su conjunto”, escribió Gorbachov en sus memorias.

En diciembre de 1986, el líder soviético rompió con el pasado al autorizar la liberación de Andrei Sájarov, el científico ruso disidente y ganador del Premio Nobel de la Paz en 1975, desde su exilio en la ciudad rusa de Gorki, actual Nizhny Novgorod.

Los libros prohibidos, entre ellos “El archipiélago Gulag” de Aleksandr Solzhenitsyn, se publicaron en revistas, vendiendo millones de ejemplares. Se permitió a los ciudadanos viajar a Occidente con mayor libertad.

PUBLICIDAD

Premio Nobel

Fuera de la Unión Soviética, Gorbachov se reunió con el presidente estadounidense Ronald Reagan en Ginebra en 1985, en Reikiavik en 1986 y un año después en Washington, donde firmó un tratado que prohibía los misiles nucleares de alcance intermedio. Junto con Reagan, Gorbachov desarrolló la relación entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y sus esfuerzos por fomentar la reconciliación Este-Oeste le valieron el Premio Nobel de la Paz en 1990.

En mayo de 1989, el cambio se extendía por las repúblicas de la Unión Soviética. Se produjeron enfrentamientos étnicos en Uzbekistán y Georgia, los países bálticos declararon su soberanía y Azerbaiyán se encontraba en las primeras fases de una guerra con Armenia.

El 9 de noviembre de ese año, se derribó el Muro de Berlín y, uno a uno, los miembros del Pacto de Varsovia de los Estados satélites de Europa del Este se retiraron de la órbita soviética.

En su país, Gorbachov trató de equilibrar la vieja guardia con nuevos líderes como Boris Yeltsin, que impulsó un cambio más profundo y rápido y finalmente rompió con el Partido Comunista. Los miembros de la línea dura del partido, como Yegor Ligachev, veían a Gorbachov como un traidor.

El fin del comunismo

En agosto de 1991, un grupo de comunistas conservadores dio un golpe de estado para evitar la firma de un tratado sobre las relaciones entre las repúblicas que, según ellos, significaría el fin de la Unión Soviética centralizada. Gorbachov fue mantenido prácticamente bajo arresto domiciliario en su villa de verano en Crimea. En Moscú, Yeltsin reunió el apoyo popular y repelió a los conspiradores, dejando de lado a Gorbachov.

En diciembre de 1991, Yeltsin firmó un acuerdo con los líderes de las repúblicas de Ucrania y Bielorrusia para enterrar la Unión Soviética y disolver el cargo de Gorbachov como presidente.

Aunque Gorbachov siguió siendo un orador muy solicitado en los circuitos de conferencias occidentales, sólo apareció en contadas ocasiones en la vida pública rusa. Cuando se presentó a las elecciones presidenciales de junio de 1996, obtuvo menos del 1% de los votos.

“Hay un contraste entre la visión que se tiene de él desde dentro y desde fuera de Rusia”, dijo Grachev en una entrevista. “Al fin y al cabo, fue la sociedad rusa la que tuvo que pagar la totalidad del coste de la transición, mientras que Occidente pudo aprovecharse de los beneficios”.

La esposa de Gorbachov murió de leucemia en 1999 en un hospital de Muenster, Alemania. Su enfermedad provocó una rara ola de simpatía hacia Gorbachov, cuya devoción por Raisa le hizo ganarse el respeto de los rusos medios.

Crítico de Putin

Gorbachov se desilusionó sobre el futuro de Rusia bajo la gestión del presidente Vladimir Putin, un ex coronel de la KGB que sucedió a Yeltsin en la víspera de Año Nuevo de 1999 y que en una ocasión describió el colapso soviético como la “mayor catástrofe geopolítica del siglo XX.”

Gorbachov criticó abiertamente al líder ruso por primera vez en 2011, instándole a no buscar un tercer mandato presidencial. Putin ganó otros seis años en el Kremlin en 2012 tras enfrentarse a protestas sin precedentes, y fue reelegido para un cuarto mandato en 2018.

“Si se intenta hacer todo en el país sin tener en cuenta al pueblo, imitando la democracia, eso llevará a una situación como la de África, donde los líderes se sientan y gobiernan durante 20 o 30 años”, dijo Gorbachov a Bloomberg News.

El portavoz de Putin, Dmitry Peskov, arremetió contra Gorbachov en 2011, al tiempo que elogiaba la era de Brézhnev como una “gran ventaja” para el país. Brezhnev gobernó desde 1964 hasta su muerte en 1982.

La Fundación Gorbachov emitió una declaración en los días posteriores a la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022 en la que afirmaba que “afirmamos la necesidad de un pronto cese de las hostilidades y el inicio inmediato de las negociaciones de paz. No hay nada más valioso en el mundo que las vidas humanas”.

Resultados de las encuestas

El estatus de Gorbachov en Occidente se puso de manifiesto con la celebración de su 80º cumpleaños en el Royal Albert Hall de Londres en 2011. Sharon Stone y Kevin Spacey fueron los anfitriones del evento de cuatro horas y media de duración que incluyó homenajes de Arnold Schwarzenegger, Bono y Sting.

En Rusia, una encuesta publicada en marzo de 2010 por una empresa de sondeos independiente reveló que el 76% de los encuestados eran hostiles o indiferentes a Gorbachov. El 45% quería volver a la era soviética antes de la perestroika, según la misma encuesta.

Sin embargo, muchos rusos de clase media, especialmente en Moscú y San Petersburgo, apreciaban a Gorbachov como el líder que había permitido su libertad y que había cedido el poder en silencio, sobre todo después de las protestas que rodearon el regreso de Putin a la presidencia en 2012 y la represión política que condujo a la guerra de Ucrania.

“En todas las sociedades, desde la antigua Grecia, donde Sócrates fue condenado a una taza de veneno, hay personas que superan a la sociedad en su forma de pensar”, dijo en una entrevista de septiembre de 2012 el propietario del periódico ruso Alexander Lebedev, que junto a Gorbachov apoyó el periódico de investigación Novaya Gazeta. “La mayoría de los rusos probablemente sigue pensando que Stalin fue algo bueno para el país. Tienen suerte de no haberlo sufrido”.

Gorbachov y Raisa tuvieron una hija, Irina, que fue nombrada vicepresidenta de la Fundación Gorbachov, una organización independiente de investigación política en Moscú.

-Con la ayuda de Paul Abelsky.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD