Cripto

El Salvador tuvo una revolución del Bitcoin; la euforia cripto ya pasó

La adopción del Bitcoin ha sido lenta, y la fuerte caída de su precio desde los elevados niveles del otoño pasado ha amortiguado la euforia inicial

El Bitcoin no ha sustituido a la moneda fuerte de El Salvador, el dólar estadounidense, ni siquiera está cerca, pero tampoco ha traído la ruina financiera que algunos advirtieron.
Por Michael McDonald
03 de septiembre, 2022 | 12:45 PM
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, subió al escenario el año pasado con fuegos artificiales y la canción “You Shook Me All Night Long” de AC/DC, anunciando a una multitud de entusiastas de las criptomonedas en una conferencia junto a la playa que Bitcoin revolucionaría su país.

Era noviembre, el token digital acababa de alcanzar nuevos máximos históricos y El Salvador estaba en el inicio de su experimento como primera nación del mundo en utilizar la criptodivisa como moneda de curso legal.

Ahora, tras un año de viaje, hay muchos menos fuegos artificiales. La adopción ha sido lenta, y la fuerte caída del precio de Bitcoin desde los elevados niveles del otoño pasado ha amortiguado la euforia inicial que se extendió por todo el país. El Bitcoin no ha sustituido a la moneda fuerte de El Salvador, el dólar estadounidense, ni siquiera está cerca, pero tampoco ha traído la ruina financiera que algunos advirtieron. O al menos no todavía.

PUBLICIDAD

“Aquí ya nadie habla de Bitcoin. Está como olvidado”, dijo el ex jefe del banco central de El Salvador, Carlos Acevedo. “No sé si se podría llamar a eso un fracaso, pero ciertamente no ha sido un éxito”.

Bukele cautivó al mundo el año pasado cuando convirtió al Bitcoin en una moneda oficial junto al dólar, despertando la locura en la comunidad de la criptodivisa al tiempo que provocaba las críticas de los escépticos, incluidos los operadores de bonos y el Fondo Monetario Internacional.

El debut de Bitcoin, el 7 de septiembre, estuvo plagado de fallos técnicos, lo que supuso un comienzo poco propicio. Impertérrito, Bukele -que luce “ojos de láser” en su foto de perfil de Twitter- replicó a los detractores al tiempo que daba la bienvenida a los partidarios de Bitcoin y a los ejecutivos de las criptomonedas a su despacho presidencial, donde sigue recibiéndolos hasta hoy.

PUBLICIDAD

Como parte de la puesta en marcha, a los salvadoreños se les ofrecieron billeteras digitales emitidas por el gobierno, precargadas con $30 de Bitcoin para ayudar a iniciar las cosas. Según la ley, los impuestos pueden pagarse en Bitcoin y los comercios deben aceptarlo como forma de pago, a menos que sean tecnológicamente incapaces de hacerlo. Pero la volatilidad de la moneda ha asustado a los usuarios, y la criptodivisa ha tenido una mayor aceptación en países con redes de pago deficientes o estrictos controles de divisas, como Argentina, Venezuela y Cuba, dijo Acevedo. “En El Salvador tenemos una buena red de pagos, así que ¿por qué transferir dinero con criptodivisas?

La mayoría de los salvadoreños no han invertido grandes cantidades de dinero en Bitcoin, lo que ha salvado a muchos del reciente mercado bajista, dijo Acevedo. No se puede decir lo mismo del propio gobierno, que comenzó a comprar el token el año pasado en el período previo a su lanzamiento como moneda de curso legal y ha continuado añadiendo a su reserva, llamativamente “comprando la caída” durante los períodos en que Bitcoin disminuyó. ¿El resultado? Se está sentando en las pérdidas.

dfd

Una serie de encuestas recientes ha revelado que sólo una minoría relativamente pequeña de los encuestados sigue utilizando carteras digitales y que pocas empresas han registrado transacciones en Bitcoin. Y el banco central afirma que sólo el 2% de las remesas se han enviado a través de carteras de criptomonedas.

Sin embargo, el gobierno sigue reclamando la victoria. El Bitcoin ha atraído la inversión extranjera y el turismo y ha incrementado el acceso financiero a una población mayoritariamente no bancarizada, según el ministro de Economía, Alejandro Zelaya. El gobierno dice que su monedero digital, Chivo, tiene más de 4 millones de usuarios. El turismo está a punto de superar los niveles anteriores a la pandemia este año y el banco central dice que 59 empresas de criptomonedas y blockchain han registrado oficinas en El Salvador.

Zelaya dice que la administración todavía planea emitir un bono respaldado por Bitcoin, apodado el “token del volcán”, utilizando la tecnología blockchain, aunque admite que las recientes caídas de los precios han perjudicado el sentimiento. Los defensores dicen que El Salvador está en condiciones de atraer a las empresas en una industria prometedora y convertirse en un centro de servicios financieros en el futuro, creando empleos de alta tecnología.

“Asumir que los automóviles fueron un fracaso porque después del primer año en que Ford inició la producción en 1896 no más del 2% de la población tenía un automóvil habría sido bastante miope”, dijo Paolo Ardoino, director de tecnología de Bitfinex. “El gobierno tiene una visión a largo plazo. La industria de las criptomonedas es altamente tecnológica y ese es el tipo de industria que todos deberían querer en su país.”

PUBLICIDAD

Bitfinex servirá como plataforma de negociación para el bono volcánico y solicitará una licencia para operar en El Salvador una vez que el gobierno apruebe una ley de valores digitales para respaldar la emisión. La empresa de préstamos y ahorros criptográficos Ledn, con sede en Canadá, registró un aumento del 678% de usuarios en El Salvador durante el año pasado, según su cofundador Mauricio Di Bartolomeo. AlphaPoint, con sede en Nueva York, fue contratada para arreglar los errores de la billetera Chivo y una serie de otras empresas también han trabajado en el despliegue del país.

“No veo que la adopción sea baja. Veo un país en el que todo el mundo tiene un monedero de Bitcoin y todo el mundo sabe lo que es Bitcoin”, dijo Simon Dixon, fundador de la startup criptofinanciera Bank to the Future, durante una visita en agosto a El Salvador en la que se reunió con Bukele. Bank to the Future está contratando actualmente a personas en El Salvador y planea abrir una oficina allí, dijo. “Es la primera vez que me encuentro con un gobierno que tiene un presidente que ha reunido un equipo que realmente opera con la urgencia y el impacto de una empresa de rápido crecimiento”.

Pero el deseo de Bukele de ganarse a los Bitcoiners ha tenido un inconveniente. El FMI se ha abstenido de aprobar un programa de 1.300 millones de dólares para el país citando los riesgos del Bitcoin. Los 2.381 Bitcoin del gobierno comprados con fondos públicos valen 47,2 millones de dólares a precios actuales, menos de la mitad de lo que la administración pagó por ellos. Moody’s estima que el gobierno ha gastado 375 millones de dólares en total en el despliegue, incluyendo un fondo de 150 millones de dólares para respaldar las conversiones de Bitcoin a dólares y el dinero para el bono de inscripción de 30 dólares dado a los usuarios de Chivo.

PUBLICIDAD
dfd

“El experimento del Bitcoin promovido por el gobierno de Bukele ha elevado significativamente la percepción de riesgo del país por parte del mercado”, dijo Fabiano Borsato, Director de Operaciones de Torino Capital LLC. “Se está implementando en un contexto de fragilidad de las finanzas públicas, altos y persistentes déficits fiscales y dudas sobre el estado de derecho en el país. Esto, en nuestra opinión, impedirá a El Salvador acceder a la financiación en los mercados internacionales en condiciones favorables a corto y medio plazo.”

En general, Bukele sigue siendo enormemente popular entre los salvadoreños, en gran medida por su lucha contra las pandillas, sus inversiones en infraestructuras y sus esfuerzos por impulsar el turismo, aunque muchos sigan desconfiando del Bitcoin.

PUBLICIDAD

Una encuesta realizada en mayo por la Universidad Centroamericana José Simieón Cañas reveló que el 71,1% de los encuestados dijo que la ley del Bitcoin no mejoró en nada su economía familiar. Los encuestados calificaron al Bitcoin como el segundo mayor fracaso de la política de Bukele en el último año, detrás de la aceleración de la inflación.

“Si vas a cualquier mercado en El Salvador, es más probable que recibas un insulto que poder comprar algo en Bitcoin”, dijo Laura Andrade, directora del instituto de opinión pública de la universidad, que realizó la encuesta. “No forma parte de la rutina diaria de la gente”.

Lea esta historia en

English
PUBLICIDAD