Economía

Con subidas de tasas, la Fed saca del trono a las acciones en asignación de activos

TINA, el acrónimo en inglés que dice que no hay alternativa a las acciones, ha dado paso a una miríada de opciones reales. Estas son algunas

La sede de la Reserva Federal
Por Denitsa Tsekova
24 de septiembre, 2022 | 12:59 PM

Bloomberg — Durante años, tomar decisiones a la hora de asignar activos parecía sencilla: compren acciones de las principales empresas tecnológicas de EE.UU. y vean como los retornos suben.

Sin embargo, esos días terminaron, aplastados por una ola de subidas de tasas de interés por parte de bancos centrales alrededor del mundo. Esta situación está reescribiendo los libros de los gestores de inversiones a lo largo de Wall Street.

TINA, el acrónimo en inglés que dice que no hay alternativa a las acciones, ha dado paso a una miríada de opciones reales. Desde los fondos del mercado monetario hasta los bonos a corto plazo y los pagarés a tipo flotante, los inversores están obteniendo rendimientos de bajo riesgo que, en algunos casos, superan el 4%.

PUBLICIDAD

El cambio se ha estado llevando a cabo desde el verano boreal, pero aceleró su ritmo en septiembre a medida que los inversores concluyeron que la elevada inflación y el estrecho mercado laboral llevarán a la Reserva Federal a mantener sus tasas en los niveles más elevados desde la crisis inmobiliaria.

Tras los comentarios del presidente Jerome Powell el miércoles, hay pocas dudas de que el banco central espera al menos una leve recesión para frenar la inflación.

“Hemos atravesado el punto de inflexión en el que los bonos ofrecen más valor que la renta variable, gracias a la fijación de precios y al cumplimiento de las grandes subidas de tasas, y a la reaparición de las primas de riesgo de inflación en el mercado de bonos”, dijo Peter Chatwell, jefe de negociación de estrategias macro globales de Mizuho International Plc. “Esperaríamos que los riesgos a la baja de los beneficios hagan que esas primas de riesgo de la renta variable sean aún menos generosas en los próximos meses”.

PUBLICIDAD
Acumulado de flujos de activos cruzadosdfd

No están dispuestos a arriesgar dinero en efectivo en un mercado de valores que, según una medida, está oscilando más que en cualquier otro momento desde al menos 1997. En su lugar, los inversores se están conformando con los bonos del Tesoro a dos años, que ofrecen el mayor rendimiento desde 2007. Los bonos a un año pagan casi lo mismo, y aunque ambos están por debajo de las últimas lecturas de inflación, es mejor que la caída del 20% del S&P 500 este año.

En conjunto, la renta fija está obteniendo los mayores beneficios en relación con la renta variable en más de una década. En este sentido, los inversores han invertido sumas récord en fondos cotizados de corta duración, mientras que el 62% de los gestores de fondos mundiales están sobreponderados en efectivo, según una encuesta del Bank of America (BAC). También han reducido su exposición a las acciones hasta un mínimo histórico.

“El efectivo y la renta fija a corto plazo ofrecen cada vez más una menor volatilidad y un alto rendimiento dentro de una cartera de activos cruzados”, escribió el estratega jefe de activos cruzados de Morgan Stanley (MS), Andrew Sheets, en una nota. El nuevo atractivo de estas alternativas es una de las razones por las que recomienda el crédito en lugar de la renta variable.

El cambio se manifiesta cada vez más en los flujos de entrada y salida de fondos. Los ETF de deuda pública han recibido más entradas en septiembre que sus homólogos de renta variable por segunda vez en tres años. Los bonos soberanos representan ahora el 22% de todas las compras de ETFs y fondos de inversión en el último año, mientras que las asignaciones a las acciones suponen ahora el 2% en ese tiempo, según Deutsche Bank AG.

Los cimientos del rally post-pandémico -las tasas de interés ultrabajas y el estímulo monetario- se han desmoronado. En su lugar se encuentran ahora los elevados costos de endeudamiento y el endurecimiento de las condiciones financieras, que han obligado a los inversores a conservar su dinero.

Esto es evidente incluso entre los que están dispuestos a entrar en el mercado de valores. Se decantan por las empresas con balances sólidos y alta rentabilidad por dividendos. Las empresas ricas en efectivo siguen recibiendo fuertes entradas, por ejemplo, el ETF Pacer US Cash Cows 100, que sólo ha registrado entradas mensuales positivas en 2022, con un total de US$6.700 millones en lo que va de año. Las empresas con flujos de ingresos constantes también siguen siendo atractivas para los inversores, ya que el Schwab US Dividend Equity ETF, de US$36.000 millones, ha recibido una inyección de efectivo de US$10.600 millones en lo que va de año.

PUBLICIDAD
Los rendimientos de los bonos del Tesoro vencen a los dividendos de la renta variabledfd

La postura agresiva de la Fed ha aumentado la amenaza de recesión y ha disminuido las probabilidades de un aterrizaje suave. Esto abre la puerta a que los bonos a más largo plazo también sean pronto más atractivos, especialmente si la Fed da señales de ralentizar el ritmo de endurecimiento.

“Cuando las tasas hayan tocado techo, tendría sentido moverse a lo largo de la curva de vencimientos en previsión de que los rendimientos de los bonos bajen”, dijo Chris Iggo, director de inversiones básicas de AXA Investment Managers.

Para el estratega jefe de multiactivos de HSBC (HSBC), Max Kettner, los bonos de corta duración se han convertido en una mejor opción que la renta variable, pero un claro cambio de las preocupaciones por la inflación a las preocupaciones por el crecimiento sería el detonante de un movimiento aún más amplio hacia la renta fija. De momento, el equipo de estrategia de HSBC dirigido por Kettner ha pasado a sobreponderar más el efectivo y a recortar la exposición a la renta variable hasta infraponderarla al máximo en agosto.

PUBLICIDAD

Ni siquiera el grupo de “sólo se vive una vez” (YOLO, por su acrónimo en inglés) ha sido capaz de beneficiarse de las caídas de la renta variable.

“Definitivamente estamos viendo un cambio de régimen”, dijo Kettner. “El mundo TINA y YOLO de 2020/21 se ha detenido básicamente de forma abrupta por la combinación de un crecimiento más lento y una mayor inflación.”

PUBLICIDAD

-- Con la ayuda de Eva Szalay.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD