Economía

Rápidas alzas de la Fed corren el riesgo de ser excesivas y sellar una recesión

Los responsables de formular la política monetaria no están esperando a ver el efecto del aumento aplicado antes de actuar de nuevo, según expertos

El edificio de la Reserva Federal Marriner S. Eccles en Washington, D.C., EE.UU. el sábado 20 de noviembre de 2021.
Por Catarina Saraiva
28 de septiembre, 2022 | 07:27 PM

Bloomberg — El rápido y frenético endurecimiento monetario de la Reserva Federal de los Estados Unidos corre el riesgo de llevar a la economía a una recesión, y los economistas temen que esté cometiendo otro error después de haber sido lenta en responder a la inflación desenfrenada.

Una serie de aumentos de las tasas de interés de 75 puntos básicos, que la Reserva Federal señala que continuará en noviembre, significa que los funcionarios no están esperando a ver el efecto de la medida antes de actuar de nuevo.

“Se están moviendo tan rápido que no hay mucho tiempo para evaluar el impacto en la economía real”, dijo Jonathan Pingle, economista jefe de UBS Group AG, el miércoles en Bloomberg Television. “Dados los desfases de algunos de estos datos de inflación, eso es algo preocupante”.

PUBLICIDAD
Las agresivas alzas de tasas de la Fed dejan dudas sobre un aterrizaje suavedfd

La Reserva Federal ha subido las tasas en 3 puntos porcentuales este año, la mayor parte desde junio, y ha prometido seguir subiendo hasta que vea señales claras de que la inflación está bajando.

Aunque esto ya ha hecho subir el coste de los préstamos, desde los de vivienda hasta los de autos, el impacto total de estas medidas probablemente no se conocerá hasta dentro de unos meses, dado el tiempo que tarda la política monetaria en actuar sobre la economía.

Al no dejar un margen de maniobra para comprobar si las medidas que han tomado reducen la inflación, los responsables de la política monetaria corren el riesgo de provocar una desaceleración mayor de la necesaria y un daño potencialmente mayor del necesario en el mercado laboral.

PUBLICIDAD

Los funcionarios de la Fed indicaron en su reunión de principios de este mes que subirán las tasas en 1,25 puntos porcentuales más este año, lo que podría significar otra alza de 75 puntos básicos en noviembre y un aumento de medio punto porcentual en diciembre. A continuación, las tasas subirán otro cuarto de punto el año que viene, según la proyección media de la Fed.

Este movimiento en noviembre supondría la cuarta subida consecutiva de tres cuartos de punto. Esto corre el riesgo de atrapar a la Fed “en una rueda de hámster de grandes alzas de tasas”, escribieron los economistas de Evercore ISI Krishna Guha y Peter Williams en una nota tras la reunión de septiembre de la Fed.

La economía, que hasta ahora ha parecido bastante resistente a las acciones de la Fed, está empezando a mostrar algunas señales de enfriamiento de la demanda. Apple Inc. (AAPL) está dando marcha atrás en sus planes de aumentar la producción de iPhone en medio de una demanda más baja de lo que había previsto.

Los responsables de la política monetaria, que consideran que su papel en la reducción de la inflación es fundamental para su credibilidad, han reconocido que esta cantidad de endurecimiento probablemente causará dolor a los hogares y las empresas estadounidenses. La Reserva Federal sólo puede influir directamente en la demanda de la inflación, es decir, en el poder adquisitivo (o el apetito por el gasto) de los ciudadanos, por lo que un canal clave para frenarla es el aumento del desempleo.

Pero el mercado laboral se ha mostrado fuerte en el último año, con una tasa de desempleo baja y muchas más ofertas de trabajo que personas que buscan empleo. Eso debería ayudar a capear algunas de las acciones de la Reserva Federal, argumentan los responsables de formular las políticas. Sin embargo, es un equilibrio delicado.

“Tratar de navegar para bajar la inflación mientras lo hacemos lo más suavemente posible, para no inclinar innecesariamente la economía hacia un descenso que realmente influya en la parte de pleno empleo de nuestro mandato, es una lucha”, dijo la presidenta de la Fed de San Francisco, Mary Daly, en un evento virtual el martes por la noche.

PUBLICIDAD

Destacó que es importante que la Fed “navegue a través de este entorno de alta inflación tan cuidadosamente como podamos” para no causar daños a largo plazo al mercado laboral.

La Fed dice que quiere enfriar la inflación sin dañar el empleo a largo plazodfd

Incluso un impacto relativamente pequeño en el mercado laboral (la Reserva Federal estima actualmente que la tasa de desempleo aumentará al 4,4% a finales del próximo año desde el 3,7% actual) supondrá la pérdida de puestos de trabajo para más de un millón de personas. Las crisis anteriores han demostrado que la pérdida de empleo durante una recesión y los largos periodos de desempleo pueden tener consecuencias duraderas, a veces de por vida, para los trabajadores afectados.

El presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, dijo que le gustaría evitar excederse en las subidas de tipos, deteniéndose antes de que la inflación baje al objetivo del 2% de la Fed.

PUBLICIDAD

“No creo que sea apropiado que sigamos endureciendo y aumentando las tasas hasta que la inflación llegue al 2%”, dijo Bostic el miércoles. “Eso será garantizar que hemos ido demasiado lejos y llevaremos a la economía a un espacio negativo”.

Eso puede resultar difícil de ejecutar en la práctica. Al no ralentizar los aumentos de tasas ahora mismo, la Fed también corre el peligro de no poder justificar la pausa que tiene prevista para el próximo año si la inflación sigue siendo alta en ese momento, según Stephen Stanley, economista jefe de Amherst Pierpont.

PUBLICIDAD

“Los funcionarios están sentando claramente las bases para poner fin a sus alzas de tasas en un punto en el que la tasa de inflación sigue siendo demasiado alta”, escribió Stanley en una nota la semana pasada. “Soy escéptico de que los mercados financieros y el público en general vayan a estar dispuestos a seguir el camino, con la Fed teniendo poco que mostrar por sus esfuerzos en ese momento en términos de bajar la inflación.”

-Con la asistencia de Steve Matthews, Matthew Boesler y Christopher Anstey.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD