Cripto
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Las entidades bancarias se dirigen hacia donde hay dinero. Así que cuando se produce una sobreexpansión del mercado y su subsiguiente hundimiento, no es extraño que en ocasiones se vean perjudicados.

Las criptodivisas no constituyen una excepción. Mientras que los más importantes bancos permanecieron al margen de lo que Jamie Dimon denominó un “esquema Ponzi descentralizado”, numerosos pequeños bancos vieron un interesante nicho de mercado en la provisión de asistencia a las compañías que operan en este nuevo espacio. Entre ellos se encuentran Silvergate Capital Corp. (SI), Provident Bancorp Inc. (PVBC), Metropolitan Commercial Bank (MCB), Signature Bank (SBNY) y Customers Bancorp Inc. (CUBI). Por eso, la reciente quiebra de FTX pone su negocio en el punto de mira.

PUBLICIDAD

La vinculación de Silvergate con las criptodivisas data de los primeros días de la divisa digital, en la época en que el mercado se reducía en gran medida al bitcoin (XBT). Su CEO, Alan Lane, fue un entusiasta de las criptodivisas y quiso desarrollar productos para atender a este mercado. “Me pareció que existía una buena posibilidad de financiar a estas empresas que se encontraban en una situación de desprotección frente a otras prohibiciones”.

Al detectar una falta de conexión entre el circuito de transacciones 24 horas al día y 7 días a la semana de las criptodivisas, Lane creó una red de pagos para establecer una interfaz para el mundo dolarizado y el mundo de las criptodivisas. Su Red de Intercambio Silvergate (SEN, por sus siglas en inglés) facilita a los consumidores el intercambio de dólares entre sí, de modo que puedan liquidar la parte fiduciaria de sus criptotransacciones a cualquier hora, tanto del día como de la noche. Dicha red la usan muchos de los más importantes agentes del sector de las criptodivisas y superó US$1billón de volumen de pagos acumulados a inicios de este año. Uno de los clientes era FTX, de la que su fundador, Sam Bankman-Fried, actualmente en desgracia, era un admirador.

PUBLICIDAD

“La vida como empresa de cripto se puede dividir en antes de Silvergate y después de Silvergate”, dijo. “Es difícil exagerar cuánto revolucionó la banca para las empresas de blockchain”.

Silvergate se benefició de los depósitos que los clientes de activos digitales dejaron en su red. A fines de septiembre, esos depósitos representaban el 90% de la base total de depósitos del banco, por un monto de US$11.900 millones. El banco los reinvirtió en valores para obtener un margen, su cartera de valores de US$11.400 millones generó un diferencial del 2,2% durante los tres meses hasta septiembre.

PUBLICIDAD

El problema ahora no es solo que FTX se ha ido, sino que otros clientes también se están yendo. Silvergate ha revelado que FTX representó menos del 10% de los depósitos de clientes de activos digitales; luego, reveló que los depósitos promedio en lo que va del trimestre se redujeron a US$9.800 millones. El viernes, la plataforma de comercio de criptomonedas FalconX envió un correo electrónico a los clientes en el que decía: “No utilizaremos el SEN ni los wires de Silvergate, con efecto inmediato y hasta nuevo aviso”.

Para cumplir con los retiros, Silvergate tendrá que aprovechar su cartera de valores para recaudar efectivo. Pero el aumento de las tasas ha afectado el valor de esa cartera: el banco ya tenía US$1.000 millones en pérdidas no realizadas a fines de septiembre. Además, una parte de la cartera (US$3,100 millones) se encuentra en una manga mantenida hasta el vencimiento, que las normas contables prohíben tocar. El valor de mercado de Silvergate, que se disparó a más de US$4.000 millones en su pico de 2021 desde alrededor de US$200 millones a principios de 2020, volvió a estar por debajo de US$1.000 millones.

PUBLICIDAD

Provident tiene un tipo diferente de exposición a las criptomonedas. Fundado en 1828, es uno de los bancos más antiguos de los EE.UU. y durante gran parte de su historia operó como una sociedad de cartera mutua, propiedad de sus depositantes. En 2019, el banco se desmutualizó en una sociedad anónima, dejándolo muy capitalizado a medida que se emitían nuevas acciones en el proceso de conversión. Buscando formas de invertir su exceso de capital, el banco tropezó con las criptomonedas. Primero lanzó servicios de gestión de depósitos y efectivo para clientes de moneda digital y, a fines de 2020, también lanzó préstamos. “La banca antigua es aburrida”, señala la compañía en sus materiales para inversores.

Provident otorgó préstamos respaldados por préstamos respaldados por criptomonedas, comercio de márgenes y operaciones de minería de criptomonedas. A mediados de 2022, había construido su libro de préstamos relacionados con criptomonedas hasta US$139 millones, equivalente al 58% de su capital social. Pero el colapso de los mercados de activos digitales ha dificultado la recuperación de algunos de estos préstamos. El banco retrasó su presentación de ganancias del tercer trimestre para revisar esos préstamos, lo que indica que las pérdidas pueden ascender a US$27,5 millones, derivadas de deterioros en US$104 millones de préstamos de criptominería.

PUBLICIDAD

Varios otros bancos pequeños tienen exposición a las criptomonedas. El Metropolitan Commercial Bank, con sede en Nueva York, se ocupó de US$1.500 millones en depósitos de negocios de moneda digital a fines de 2021, lo que equivale a aproximadamente una cuarta parte de sus depósitos totales. Uno de sus principales clientes fue Voyager Digital, cuya declaración de quiebra en julio exigió que Metropolitan Commercial Bank devolviera los depósitos a sus usuarios finales. A fines de septiembre, los depósitos de las empresas digitales se habían reducido a la mitad.

Por ahora, algunos bancos afirman que sus negocios de criptomonedas son resistentes. Signature Bank, también con sede en Nueva York, ha sido receptáculo de depósitos relacionados con activos digitales desde 2018, y en 2019 lanzó una red de pagos como la de Silvergate. Anteriormente, ofrecía préstamos garantizados por ciertos tipos de criptomonedas, pero ya no está en ese mercado. A fines de septiembre, Signature Bank tenía US$23.500 millones en depósitos de activos digitales en su balance general, lo que representa aproximadamente una cuarta parte de sus depósitos totales. Alrededor de US$12.300 millones del total se derivan de los intercambios, de los cuales FTX forma una porción. La semana pasada, el banco informó a los inversionistas que los saldos eran estables.

PUBLICIDAD

Customers Bancorp, de West Reading, Pennsylvania, también ha dicho que, por ahora, los saldos son estables. Opera un sistema de pagos instantáneos basado en blockchain utilizando su propio token no cotizado, CBIT. La semana pasada, los saldos de depósitos se ubicaron en US$1.850 millones, en comparación con US$1.900 millones a fines de septiembre.

Los procedimientos de cumplimiento de los bancos seguramente atraerán un mayor escrutinio. Sam Bankman-Fried ha indicado que las transferencias destinadas a FTX pueden haberse dirigido a su empresa hermana, Alameda Research. El nuevo CEO de FTX, encargado de supervisar su bancarrota, ha dicho que nunca había visto “una falla tan completa de los controles corporativos y una ausencia tan completa de información financiera confiable como ocurrió aquí”.

PUBLICIDAD

Todo lo cual plantea una nueva pregunta que enfrentan los bancos que hicieron negocios con FTX: ¿Conocía a su cliente?

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com