Mercados

ONU dice que los nuevos créditos de biodiversidad pueden tener éxito

En los últimos dos años, se han lanzado fondos récord para la biodiversidad y una serie de nuevos instrumentos financieros, desde seguros contra conflictos entre humanos hasta canjes de deuda por naturaleza

Rinoceronte
Por Natasha White
06 de diciembre, 2022 | 07:48 AM

Bloomberg — La ONU (Organización de las Naciones Unidas) apuesta por los créditos a la biodiversidad para fomentar la inversión en conservación, aunque sus detractores alertan de la posibilidad de que este nuevo instrumento de financiación ofrezca a las compañías otra arma para maquillar sus credenciales medioambientales sin modificar su modo de hacer negocios.

Los resultados de una investigación divulgada este lunes por el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) y el IIED (por sus siglas en inglés, Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo), un centro de expertos británico, se conocen en un ambiente en el que los negociadores asisten en la ciudad de Montreal a la cumbre de la ONU sobre biodiversidad con la expectativa de lograr un compromiso global para frenar y corregir la extinción de la biodiversidad de aquí a 2030.

Nuestra biodiversidad, la riqueza y gran variedad de vida y ecosistemas del planeta, que abarca desde los osos polares a los organismos vivos como el plancton, se está reduciendo a una velocidad sin parangón, lo que supone un peligro para la Tierra y el sector económico y aumenta el calentamiento del planeta. El WEF (por sus siglas en inglés, Foro Económico Mundial) estima que alrededor del 50% del PIB mundial, o unos US$44 billones de valor de la economía, de alguna forma depende del mundo de la naturaleza, lo que implica que su pérdida también supone un elevado costo económico.

PUBLICIDAD

Más de un centenar de entidades financieras que concentran unos US$17 billones han hecho un llamado a los gobernantes de todo el mundo en apoyo a la adopción de iniciativas efectivas que permitan revertir la destrucción de la naturaleza para el final de esta década, un compromiso equiparable al Acuerdo de París firmado en 2015, que establece un compromiso inequívoco para limitar el calentamiento global.

Aun así, el sector financiero ha tenido problemas para encontrar un punto de entrada claro para cerrar la brecha financiera anual de US$700.000 millones para los esfuerzos para preservar y proteger la naturaleza, un punto clave para los negociadores. Eso no es por falta de intentarlo. En los últimos dos años, se han lanzado fondos récord para la biodiversidad y una serie de nuevos instrumentos financieros, desde seguros contra conflictos entre humanos y vida silvestre hasta canjes de deuda por naturaleza y bonos de rinoceronte.

Los llamados biocréditos, unidades de biodiversidad medibles, rastreables y comercializables, pueden ofrecer ese punto de entrada y ayudar a romper el punto muerto de la negociación, dijeron investigadores de la ONU y el IIED.

PUBLICIDAD

“Los biocréditos ofrecen una solución tangible al desafío de cómo financiar la conservación y restauración de la naturaleza”, dijo Tom Mitchell, director ejecutivo de IIED, en un comunicado. Los instrumentos también pueden “canalizar significativamente la financiación a las comunidades locales y los pueblos indígenas, que son los custodios más eficaces de la biodiversidad”, dijo.

Los investigadores analizaron tres programas de biocrédito, uno en Colombia, uno en Sudáfrica y otro que opera en varios países, cada uno de los cuales busca preservar la biodiversidad amenazada, restaurar un ecosistema o paisaje, o recompensar los esfuerzos de conservación.

Su entusiasmo ha sido recibido con cautela entre académicos y organizaciones sin fines de lucro que trazan un paralelo con los mercados de carbono. Advirtieron que las empresas podrían utilizar los biocréditos de manera similar para cumplir con los objetivos de informes ambientales o mejorar su imagen sin tener que tomar medidas directas para reducir su propio daño al medio ambiente.

Los mercados de créditos de carbono han suscitado cada vez más críticas porque a menudo están vinculados a proyectos que no consiguen reducir de forma significativa las emisiones que calientan el planeta, pero permiten a los compradores compensar las supuestas ganancias con sus propias emisiones, e incluso hacer afirmaciones engañosas de cero emisiones netas. Los estudios sobre los sistemas de compensación de la biodiversidad en Canadá, Australia y a escala mundial han revelado que muy pocos alcanzan sus objetivos y la mayoría no tienen éxito.

Al igual que con las compensaciones de carbono, los biocréditos corren el riesgo de agravar la crisis de la biodiversidad al permitir que se produzca una mayor destrucción siempre que se compense supuestamente”, dijo Frédéric Hache, ex comerciante de derivados que ahora director ejecutivo del Observatorio de Finanzas Verdes, una organización sin fines de lucro. Hache coordinó recientemente una carta abierta a la Convención de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad, la Comisión Europea, el Foro Económico Mundial y el Fondo Mundial para la Naturaleza firmada por más de 100 académicos y organizaciones sin fines de lucro en la que llaman a los créditos de biodiversidad una “solución falsa”.

Los autores del estudio de la ONU dicen que esas preocupaciones pueden abordarse trazando una “distinción clara” entre biocréditos y compensaciones de biodiversidad, y los primeros representan una inversión positiva en la naturaleza en lugar de un medio para compensar el daño causado en otros lugares.

PUBLICIDAD

Los biocréditos “no se basan en el principio de equivalencia”, donde el daño en un lugar es comparable a las reparaciones en otros lugares, dicen. Los compradores siempre deben priorizar la mitigación del impacto y deben ser evaluados por un tercero para asegurarse de que no estén utilizando los créditos para compensar otros daños ambientales.”Si los biocréditos y otros mecanismos se pueden establecer correctamente, entonces podría ser algo muy bueno para las comunidades marginadas, la naturaleza y los inversores”, dijo Peter Bachmann, director gerente de infraestructura sostenible de Gresham House, que respalda un plan en el Reino Unido. .

Carbon Pulse, una agencia de noticias especializada en mercados de carbono, lanzó Biodiversity Pulse el lunes para rastrear el mercado voluntario emergente de créditos de biodiversidad. “Al igual que los mercados de carbono del mundo, el mercado de créditos de biodiversidad será complicado, fragmentado y necesitará gran cobertura de medios especializados y escrutinio de expertos”, dijo Carbon Pulse en un correo electrónico.

El interés del mercado en los créditos de biodiversidad está “en un nivel alto”, escribió Credit Suisse (CS) en un informe de septiembre. Los administradores de activos también han expresado interés.

PUBLICIDAD

Sin embargo, si no se utilizan para compensar el daño, no está claro qué utilidad o atractivo tendrían los biocréditos para las empresas u otros inversores. Los mercados de carbono han crecido porque ayudan a establecer un costo de mercado para ciertas actividades contaminantes y, para bien o para mal, brindan a las empresas cierta flexibilidad en la gestión de sus emisiones netas, al menos para fines de información.

Los biocréditos pueden ser comprados por empresas interesadas en invertir para conservar el mundo natural del que depende su negocio o incluso la economía global en general, dicen los investigadores. Las unidades también podrían venderse en un mercado secundario y usarse en carteras de inversión como una mercancía, dijo Paul Steele, economista jefe de IIED y autor del estudio.

PUBLICIDAD

”La distinción es que no es positivo neto”, dijo Anna Ducros, economista de la naturaleza en IIED y otra autora del estudio. “Es simplemente positivo”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD