Tecnología

Las frecuentes encuestas de Musk, en riesgo de ser manipuladas por bots

Con menos de US$100, una persona puede comprar decenas de miles de votos para encuestas de Twitter usando servicios de manipulación a través de bots

Elon Musk
Por Davey Alba
22 de diciembre, 2022 | 12:58 PM

Bloomberg — Las decisión de Elon Musk de someter a encuesta algunas de las controversiales decisiones de Twitter (como reinstaurar la cuenta de ex presidente de EE.UU., Donald Trump y si debería dejar de ser el CEO de la red social) responde, según él, a la voluntad de seguir la voluntad de la gente.

No obstante, los resultados de esas encuestas pueden ser fácilmente influidos por bots, de acuerdo a una nueva investigación.

Con menos de US$100, una persona puede comprar decenas de miles de votos para encuestas de Twitter usando servicios de manipulación a través de bots, de acuerdo a la organización sin fines de lucro de derechos digitales Accountable Tech.

PUBLICIDAD

El hallazgo, publicado por primera vez por Bloomberg, podría suscitar nuevas dudas sobre la confianza de Musk en la herramienta para trazar el futuro de una de redes sociales más influyentes del mundo.

Musk pasó meses antes de la adquisición afirmando que las cifras de usuarios de Twitter eran fraudulentas debido a la preponderancia de los bots en la plataforma; últimamente ha afirmado que el problema está resuelto. Ha afirmado que el número total de usuarios ha aumentado bajo su dirección.

Sin embargo, no hay pruebas de que el número de bots haya disminuido. “No sólo están floreciendo los bots bajo el mandato de Musk, sino que ahora es más fácil que nunca utilizar bots para manipular las encuestas de Twitter”, afirmó Nicole Gill, cofundadora y directora ejecutiva de Accountable Tech. “Mientras Musk siga poniendo las decisiones importantes de la plataforma en manos de cualquiera con unos pocos dólares y algo de tiempo libre, Twitter es inseguro y está abierto a la manipulación por parte de malos actores, incluidos los gobiernos extranjeros.”

PUBLICIDAD

Las encuestas pueden utilizarse para asuntos triviales, como ayudar a decidir qué cenar. Musk las utiliza para determinar el destino de Twitter, lo que da a los servicios de alquiler un mayor incentivo para aprender a manipular la función. “Normalmente, las decisiones empresariales clave, como si un CEO debe o no dirigir una empresa, las deciden los consejos de administración y los accionistas, no las encuestas de Twitter”, afirma Lisa Kaplan, directora ejecutiva de Alethea, que ayuda a las empresas a mitigar la amenaza de la desinformación. “Si esta forma de tomar decisiones continúa, es probable que las encuestas puedan ser un objetivo para los actores que buscan manipular la plataforma”.

Twitter no respondió a una petición de comentarios.

Desde que tomó el timón de Twitter en octubre, Musk ha recurrido a las encuestas para crear sobre la marcha una nueva política de redes sociales a pesar de las protestas de los críticos de que las encuestas eran fácilmente manipulables y poco representativas de la base de usuarios de Twitter. Y aunque Musk ha declarado la victoria sobre los bots, hay pocas pruebas de que la plataforma haya lidiado realmente el problema. Según un informe de Platformer, la guerra de Musk contra los bots ha llevado a Twitter a bloquear el tráfico de unos 30 operadores de telefonía móvil de todo el mundo, cortando el acceso a cientos de miles de cuentas en la región de Asia-Pacífico. Según Platformer, el bloqueo de las operadoras se ha anulado.

El 18 de diciembre por la noche, Musk lanzó su encuesta más popular en Twitter: preguntaba a los usuarios si debería dimitir como CEO de Twitter. Doce horas más tarde, casi el 58% de los 17,5 millones de encuestados votaron afirmativamente. Musk prometió acatar los resultados de la encuesta, pero tras el cierre de la votación, las respuestas de Musk a los usuarios de la plataforma parecían indicar que no estaba de acuerdo con el resultado.

En una conversación, después de que sus seguidores sugirieran que los votos podrían haber sido manipulados, de repente se mostró menos confiado en la integridad de la base de usuarios de Twitter, y dijo que “quizá todavía tengamos un problemilla de bots en Twitter”. En respuesta a un usuario que sugirió que sólo los suscriptores de Twitter Blue -el nivel de US$8 al mes de la red social que otorga a los usuarios una insignia de verificación azul- deberían poder votar sobre las políticas de la empresa, Musk respondió: “Buena observación. Twitter hará ese cambio”.

Dos ex miembros del equipo de Confianza y Seguridad de Twitter dijeron que la compañía ha carecido de las salvaguardias adecuadas para identificar y erradicar el comportamiento no auténtico y la manipulación de las encuestas de Twitter. Twitter detecta bien las interacciones falsas en el sitio, como los “me gusta” y los comentarios que no proceden de personas reales. Hay algunas señales técnicas que las cuentas de bots automatizados dejan tras de sí, lo que permite a Twitter detectar la actividad y, finalmente, eliminarla, según una de las personas familiarizadas con las herramientas, que declinó ser nombrada al hablar de tecnología no pública.

PUBLICIDAD
dfd

Sin embargo, dado que la posibilidad de votar en las encuestas de Twitter expira tras un periodo de tiempo determinado, parece que Twitter no tiene forma de deshacer los votos manipulados en una encuesta una vez cerrada, explicaron estas personas.

En diciembre, Accountable Tech creó una cuenta ficticia llamada @VoxPopuliVoxBot y puso en marcha varias encuestas para analizar el grado de manipulación posible en la función de Twitter. En su encuesta más popular, la investigación descubrió que los bots podían emitir hasta 26.261 votos por sólo US$57, y que los votos se entregaban en 24 horas. Para llevar a cabo el experimento, el estudio utilizó servicios de manipulación por encargo de Rusia, India y Turquía.

“¿Se puede confiar en las encuestas de Twitter?”, tuiteó la cuenta ficticia el 16 de diciembre. Los investigadores intentaron determinar si los votos falsos podían comprarse a gran escala, con un objetivo de medio millón a un millón de votos que debían entregarse en 24 horas, pero los servicios de manipulación no tenían esa capacidad. Si los servicios de manipulación de alquiler aumentaran su ancho de banda, los investigadores de Accountable Tech calcularon que costaría entre US$2.600 y 3.600 lanzar una encuesta popular a esa escala.

PUBLICIDAD

Los investigadores también compraron comentarios, me gusta y seguidores falsos en su cuenta ficticia. Una persona familiarizada con la tecnología de Twitter explicó que se trataba de una prueba de la protección automática de los sistemas de Twitter contra los bots. La investigación descubrió otras salvaguardas en los sistemas de Twitter. Los seguidores falsos comprados a través de sistemas manipulados a sueldo solo podían verse si un usuario desmarcaba el “filtro de calidad” del servicio, una función que Twitter lanzó en 2016 para permitir a los usuarios eliminar los tuits problemáticos de sus notificaciones.

Yoel Roth, antiguo responsable de Confianza y Seguridad de Twitter, declaró en una entrevista reciente en Rolling Stone que, cuando Twitter lanzó las encuestas en 2015, “uno de los grandes debates giró en torno a las compensaciones entre integridad y privacidad: mantener registros o no. Nos decantamos por la privacidad”, para que Twitter no supiera quién votaba qué. “Las encuestas son más propensas a la manipulación que casi cualquier otra cosa en Twitter”, añadió Roth.

PUBLICIDAD

Para comprobar si los votos manipulados funcionaban en una encuesta en directo, en diciembre los investigadores de Accountable Tech compraron votos en una encuesta realizada por la personalidad mediática de extrema derecha nacionalista blanca Tim Gionet, que dirige una cuenta llamada @bakedalaska en Twitter, y que recientemente fue reincorporada a Twitter como parte de la “amnistía general” de Musk para cuentas prohibidas, otra decisión política que Musk tomó después de realizar una encuesta.

El 14 de diciembre, Gionet preguntó a su audiencia si debía utilizar un insulto racista en Twitter. Los investigadores de Accountable Tech compraron 2.000 votos tanto en la opción “sí” como en la “no”, para neutralizar la influencia en la encuesta pero demostrar que la manipulación era factible. Costó US$13, y la encuesta se cerró con los votos de ambas opciones contabilizados en los resultados finales.

“El pueblo ha hablado”, tuiteó Gionet el 15 de diciembre, después de que el 52% de los 11.764 votos contabilizados apuntaran a la opción “no”. Se hizo eco del pronunciamiento en latín que suele utilizar Musk tras realizar sondeos en Twitter y que, a grandes rasgos, significa que la voz del pueblo es la voz de Dios: “Vox Populi, Vox Dei”.

PUBLICIDAD

Musk, por su parte, ha ampliado su uso de las encuestas más allá de los asuntos relacionados con Twitter. El 21 de diciembre, preguntó si el Congreso debía aprobar una ley de gasto federal de US$1,7 billones. Después de que el 71% votara no, compartió el resultado con los líderes del Senado.

“El público ha hablado”, tuiteó.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD