Vladimir Putin y Xi Jinping
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg Opinión — En sus maravillosas memorias de 1941, El mundo de ayer, Stefan Zweig relata el optimismo que reinaba en Europa antes de 1914 y de la Primera Guerra Mundial. Maravillas tecnológicas como el Zeppelin llenaban a todos de esperanza en un futuro sin fronteras. “Nos sentíamos solo un poco incómodos cuando sonaban disparos en los Balcanes”, escribió conmovido. Pero lo que él y sus amigos tomaron por el tono rojo del amanecer era “en realidad la luz del fuego de la conflagración internacional que se avecinaba”.

Corremos el riesgo de volver a cometer el mismo error. “Basta ya de hablar de las debilidades de la democracia. Hablemos de sus puntos fuertes”, dice Fareed Zakaria, autor de un profético libro de 2003 sobre El futuro de la libertad: Illiberal Democracy at Home and Abroad (La democracia iliberal en casa y fuera). “El tiempo y la historia no están del lado de los dictadores”, afirma Michael Abramowitz, presidente de Freedom House, una organización a la que difícilmente se puede acusar de un exceso de optimismo en los últimos años.

PUBLICIDAD

Es fácil entender el porqué de tanto optimismo. Los líderes gemelos del Equipo Autócrata -Vladimir Putin y Xi Jinping- han cometido una sucesión de graves errores. La invasión de Ucrania por Putin está agotando su tesorería y su credibilidad. En el caso de Xi es la guerra contra el Covid. Donald Trump se está desvaneciendo, y el 61% de los votantes del Partido Republicano o de tendencia republicana afirman que preferirían que otro fuera el abanderado del partido en 2024, según una nueva encuesta de USA Today y la Universidad de Suffolk. El brasileño Jair Bolsonaro no solo ha perdido las elecciones, sino que ha acatado el resultado. Con Emmanuel Macron haciendo migas con Joe Biden y Olaf Scholtz escribiendo un ensayo en la nueva edición de Foreign Affairs en el que promete que Alemania hará más y gastará más para defender el orden internacional, los líderes de la alianza occidental parecen tener más mina en el lápiz de la que han tenido durante años.

Sin embargo, muchas de estas señales se prestan a otra interpretación. La invasión de Ucrania por parte de Putin ha demostrado lo dependiente que es Europa de la energía rusa. El arma energética de Moscú puede acabar con gobiernos occidentales. Xi ha abandonado su política de Cero Covid a la luz de revueltas masivas, lo que sugiere que es capaz de ser flexible cuando se encuentra entre la espada y la pared. La presidencia de Trump ha hecho que los líderes europeos desconfíen con razón de la capacidad de Estados Unidos para seguir siendo líder del mundo libre; sin embargo, eso también es una buena noticia para los arquitectos serios del populismo conservador. La era del orden internacional basado en reglas ha dado paso a una nueva era de política de grandes potencias.

PUBLICIDAD

Si nos fijamos en los patrones más profundos, las cosas son aún peores para el liberalismo. El avance de la democracia que caracterizó la posguerra, y que se aceleró con el colapso del comunismo, se ha detenido estrepitosamente. Larry Diamond, de la Universidad de Stanford, calcula que el porcentaje de países (con una población de más de un millón de habitantes) que son democracias alcanzó un máximo del 57% en 2006 y cayó por debajo de la mayoría (46%) en 2019. Las encuestas del Pew Research Center muestran sistemáticamente que gran parte de la población de los países democráticos está insatisfecha y desea una reforma política sustancial: Una mediana del 56% en 17 países afirmó que sus sistemas necesitan una rehabilitación importante o completa.

El retroceso ha sido especialmente preocupante en dos lugares: Estados Unidos, el mayor defensor de la democracia durante gran parte de su historia, y la India, la mayor democracia del mundo.

PUBLICIDAD

Aunque Trump se esté desvaneciendo -y nunca deberíamos subestimar su capacidad de regeneración-, su caída no eliminará los problemas que crearon el trumpismo en primer lugar. Una encuesta nacional a pie de urna de la CNN realizada durante las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos reveló que el 93% de los votantes republicanos, y el 60% de todos los votantes, creen que Biden no fue elegido legítimamente y que el 75% cree que la democracia está “algo” o “muy” en peligro. Una encuesta de Gallup realizada a principios de este año revela que una proporción ínfima de los encuestados tiene una confianza de moderada a alta en instituciones vitales: 25% en la Corte Suprema, 16% en los periódicos y 7% en el Congreso.

El Primer Ministro indio Narendra Modi ha conseguido vaciar la mayoría de las instituciones liberales de la India en nombre del mayoritarismo hindú, llenando el poder judicial y la comisión electoral, intimidando a los medios de comunicación y ensombreciendo a las minorías. Legiones de nacionalistas hindúes -hombres que desfilan por las calles vistiendo uniformes y profiriendo cánticos que hielan la sangre- infunden terror entre sus oponentes. La identidad de India es cada vez más la de una potencia nacionalista hindú asertiva, más que la de un exponente de los valores democráticos liberales.

PUBLICIDAD

Los liberales siempre han tenido una tendencia optimista a pensar que el arco de la historia se inclina en su dirección: que la marcha del progreso conducirá al declive del populismo autocrático, que depende de tradiciones antiguas (el despotismo ruso, por ejemplo) o de prejuicios ancestrales (el tribalismo xenófobo).

Sin embargo, muchas de las características centrales de la modernidad están impulsando el retorno del antiliberalismo. La globalización facilita a los regímenes autoritarios la exportación de la corrupción al mundo libre. Esta corrupción no sólo se manifiesta en forma de dictadores y empresarios poco fiables que se llevan dinero en bolsas de papel. Algunas de las instituciones más prestigiosas de Occidente, sobre todo en el Reino Unido, actúan como mayordomos del dinero: abogados, tutores y agentes inmobiliarios son lacayos de oligarcas con conexiones políticas.

PUBLICIDAD

Las redes sociales y los canales de televisión por cable avivan la división y difunden desinformación. “Fox era la gasolinera donde Trump paraba a llenar su depósito de resentimiento”, escribió el ex corresponsal de medios de CNN Brian Stelter en su libro Hoax. Sea cual sea el futuro de Trump, Fox News sigue siendo fundamental para los medios de comunicación estadounidenses. Incluso la propia democracia puede resultar ser el enemigo más eficaz de la democracia liberal: Los líderes de mentalidad autoritaria, en particular el presidente Recep Tayyip Erdogan en Turquía y el primer ministro Viktor Orban en Hungría, han perfeccionado el arte de utilizar el mayoritarismo (o la ilusión de mayoritarismo) para recortar los derechos de las minorías, restringir la competencia política y, en general, eliminar las limitaciones a su ejercicio del poder.

Las fuerzas antiliberales disponen de abundante material para apoyar su causa. Las economías del mundo desarrollado y democrático parecen haber perdido la capacidad de crecer de forma sostenida, reduciendo la financiación del Estado del bienestar que sus ciudadanos dan por sentado. El flujo de refugiados procedentes de los países más pobres ejerce una presión cada vez mayor sobre el mundo más rico, al tiempo que agota el pozo de la compasión popular. La combinación de la crisis energética y la demanda reprimida de Covid está enviando una ola de inflación por todo el mundo rico que está produciendo demandas salariales, huelgas y una sensación general de que las cosas ya no funcionan. El Reino Unido, que sacó al mundo del malestar con la elección en 1979 de Margaret Thatcher, lo está liderando de nuevo - hacia atrás.

PUBLICIDAD

Los populistas han prendido fuego a este material combustible. Saben cómo capitalizar las quejas de la gente sobre las condiciones económicas, los cambios demográficos y el rápido cambio social. Saben cómo evocar imágenes de una época perdida de armonía y progreso benévolo. Y saben cómo utilizar los focos de tensión -refugiados alojados en hoteles o bandas que matan a pensionistas- para polarizar a la opinión pública. La tensión entre la necesidad de Occidente de importar inmigrantes para compensar su baja tasa de natalidad y su temor a la pérdida de su identidad distintiva proporcionará a los populistas cada vez más combustible. Y la doctrina emergente del conservadurismo nacional -con su apelación al proteccionismo, el resentimiento popular hacia las élites y la identidad perdida- podría proporcionar a la derecha post-Trump tanto un grito de guerra como una agenda.

Al mismo tiempo, el liberalismo ha perdido su toque popular. Una idea que fue forjada por intrépidos radicales del siglo XIX se ha convertido en la doctrina de las cómodas (y con frecuencia autocomplacientes) élites actuales. El liberalismo se ha dividido en dos ramas, ninguna de las cuales tiene mucho atractivo popular. Está el neoliberalismo, que atrae a los tecnócratas pero que cada vez se encuentra más desconcertado por los problemas técnicos, sobre todo el problema de restablecer el crecimiento; y luego está el liberalismo de izquierdas, que halaga la vanidad de la élite educada incluso cuando trata a las masas como fanáticas y tontas. También ha abandonado las ideas -derrocar el cómodo establishment, anteponer el bien común a los intereses sectarios- que una vez le dieron tan amplio atractivo. Sin un intento serio de reavivar el espíritu radical y reformador del liberalismo, la ventaja será para los populistas.

PUBLICIDAD

No perdamos la esperanza: el orden mundial liberal sigue siendo infinitamente más atractivo que el populismo conservador. Pero no cometamos el error de Zweig y sus contemporáneos y asumamos que el resplandor rojo en el horizonte debe ser el amanecer.

El escritor recuperó su optimismo después de 1918, convirtiéndose en uno de los autores de más éxito del periodo de entreguerras. Disfrutó del retorno del cosmopolitismo, el liberalismo y la experimentación artística, sobre todo en la Alemania de Weimar. Luego todo volvió a desmoronarse, aplastado por su compatriota austriaco, Adolf Hitler. Zweig abandonó su castillo de Salzburgo por una habitación individual en Londres, trató en vano de advertir a los británicos de la amenaza nazi y huyó de nuevo a Latinoamérica. En febrero de 1942, mientras la conflagración de Hitler ardía en Europa, él y su esposa se suicidaron en Brasil.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.