Visitantes en el recinto del Palais du Pharo en Marsella, Francia, el jueves 5 de enero de 2023. Fotógrafo: Jeremy Suykur/Bloomberg
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — El Gobierno de Emmanuel Macron está a punto de desvelar los detalles de lo que en su día se llamó la “madre de todas las reformas”: una revisión de las pensiones que obligue a los franceses a trabajar más tiempo y jubilarse más tarde. El momento es arriesgado, con la amenaza del malestar social ya en aumento por el impacto de la inflación, y nadie quiere que se repitan las protestas masivas de los Gilets Jaunes. Pero es una prueba vital de la credibilidad económica de Francia y de la voluntad de Europa de mejorar la equidad intergeneracional en tiempos de guerra.

El llamamiento de Macron a elevar la edad mínima para empezar a cobrar las pensiones del Estado a 65 años, desde los 62, llega cuando Europa siente el pellizco del declive demográfico y económico. El Viejo Continente es también el más envejecido por edad media (42 años). Su población ha disminuido desde la pandemia de Covid-19 y este año registrará el menor crecimiento económico de todas las regiones del mundo. Vivir más y mejor es algo que hay que celebrar, pero también aumenta la presión sobre el pago de las pensiones.

PUBLICIDAD
El sistema de pensiones francés está sometido a presiones demográficas.dfd

El mensaje que se envía es que Francia necesita un sistema más sostenible en un momento en que los déficits y la deuda se disparan. A finales del siglo XX había 2,1 trabajadores cotizando al sistema por cada jubilado; esa cifra se redujo a 1,7 en 2020 y será de 1,2 en 2070, según los expertos designados por el Estado. Sin algún tipo de ajuste, se prevé un déficit anual de las pensiones de 10.000 millones de euros (10.600 millones de dólares) en algún momento de los próximos años.

Después del desastre de “Trussonomics” en el Reino Unido, que hizo que los funcionarios franceses advirtieran de un momento de “canario en la mina de carbón” para la zona euro, es fácil ver por qué el Fondo Monetario Internacional está entre los que impulsan el plan de Macron como un paso clave en el camino hacia una gestión más responsable de la deuda por parte de París. El funcionario del Banco Central Europeo Francois Villeroy de Galhau lo ha calificado de “indispensable”.

PUBLICIDAD

Pero, como era de esperar, la idea de prolongar la vida laboral para sanear las finanzas públicas ha caído como un globo de plomo. Todos los principales sindicatos están en contra, y las encuestas muestran que el único grupo demográfico a favor es el de los mayores de 65 años. A diferencia de los debates relativamente menos delicados de Alemania o los Países Bajos, Francia sigue viviendo a la sombra del paso a la jubilación a los 60 años de Francois Mitterrand en los años ochenta. Desde 1991, se han propuesto cuatro revisiones de las pensiones ante las protestas y dos han fracasado, incluido el intento de Macron en 2019.

Francia tiene una edad efectiva de salida del mercado laboral inferior a la media (años)dfd

El objetivo debería ser algo más que presupuestario. Debería tratarse de frenar el “privilegio generacional”, dice Maxime Sbaihi, economista y autor de un libro sobre la demografía francesa (anteriormente en Bloomberg Intelligence). Los ganadores de un sistema sin cambios serían los boomers que abandonan o están a punto de abandonar el mercado laboral; los perdedores serían los trabajadores que ahora pagan algunas de las cotizaciones más altas del mundo rico.

PUBLICIDAD

No sería la primera vez. Años de bajos tipos de interés tras la crisis de 2008 pusieron la vivienda y los activos financieros cada vez más fuera del alcance de los jóvenes europeos, mientras el gasto público se desplazaba de la educación y los niños a los pensionistas. La crisis del Covid perjudicó a las perspectivas laborales de los jóvenes más que a ningún otro grupo de edad. Ya antes de la pandemia, los pensionistas franceses tenían un mejor nivel de vida que los trabajadores.

El retorno de la inflación y la guerra también han tenido un impacto desigual. A pesar de todos los esfuerzos por reducir la factura de la luz mediante dádivas del gobierno e impuestos extraordinarios, los pensionistas parecen más protegidos que los trabajadores que reclaman un aumento de sueldo. En Francia, las pensiones aumentaron entre un 4% y un 5%, mientras que el gobierno conservador del Reino Unido reinstauró su garantía de “triple bloqueo” de que las pensiones estatales subirían con la inflación. No es sorprendente ver que las nuevas generaciones no se vuelven “conservadoras” a medida que envejecen.

PUBLICIDAD

Macron es el primer presidente francés en una década que no es un baby boomer: debería estar a la altura. Podría tener más suerte promoviendo la reforma pidiendo a los propios pensionistas que contribuyan junto con los que trabajarán más tiempo, o eliminando otros recortes fiscales para amortiguar el dolor. Los objetivos a largo plazo incluyen una inversión más eficaz en educación y cualificación.

Esto es sólo el principio de una lucha política para ganar aliados en el Parlamento y desactivar las protestas en las calles. Pero también es una parte clave de la lucha económica por el envejecimiento de Europa. Un fracaso sería desolador, y no sólo para Francia.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.