Actualidad

“La corrupción es un problema transnacional”: expertos analizaron los desafíos en el Triángulo Norte

EE.UU. anunció recursos para ayudar a combatir la corrupción en Honduras, Guatemala y El Salvador. Analistas coinciden en que antes serán clave varias reformas.

Bloomberg Línea
09 de agosto, 2021 | 09:36 AM

El pasado 29 de julio, la administración de Joe Biden anunció una estrategia e inversión de US$4 mil millones para abordar las causas de la migración masiva e irregular desde América Central hacia Estados Unidos. “Nos asociamos con la sociedad civil, el sector privado, los sindicatos, los gobiernos de la región y los colaboradores internacionales para llevar a cabo una estrategia eficaz que logre resultados”, citó la Casa Blanca en un comunicado.

La iniciativa, según el gobierno estadounidense, es impulsada “por la creencia de EE.UU. de que todas las personas deberían poder encontrar seguridad y lograr una vida estable y digna dentro de sus propios países”. Además, estará centrada en esfuerzos para combatir la corrupción, promover la gobernabilidad democrática y proteger los derechos humanos.

Ver más: Estados Unidos ve la ayuda económica como clave para el dilema de la migración fronteriza

PUBLICIDAD

Esta semana, expertos analizaron en un evento de Wilson Center cuál debería ser el camino para mejorar la situación política y económica de Guatemala, Honduras y El Salvador, y aprovechar los recursos y programas que promoverá Estados Unidos.

Gloria Patricia Porras, magistrada electa de la Corte Constitucional de Guatemala, aseguró en su intervención que está de acuerdo con el presidente Biden cuando dice que “la corrupción es un tema de seguridad nacional”, pero aclaró que no solo lo es para Estados Unidos, sino también para los países de la región que se ven afectados cuando el Triángulo Norte es utilizado como “puente para el tráfico de drogas”, así como para Europa. “Estamos hablando de que es un problema a nivel transnacional, por lo que advierto que el camino que deberíamos tomar no es el unilateral. La corrupción es un tema que debe ser abordado a nivel internacional”.

Para Porras la corrupción “quita posibilidades de vida, no permite el desarrollo y el crecimiento, por lo que será clave que los ciudadanos piensen a quién le darán el voto en las próximas elecciones”.

PUBLICIDAD

Ver más: La migración es el desafío del siglo para el mundo rico

Por su parte, Iván Velásquez, excomisionado de la Comisión de la ONU contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), manifestó que el enfoque de Biden en combatir la corrupción en estos países es “importante y acertado”, pero que se necesitan reformas estructurales en el poder judicial y legislativo para poder avanzar en esa lucha.

“Es necesaria una reforma del sistema de justicia, controles efectivos para la contratación estatal y regulación del sistema educativo”, dijo. Además, indicó que es “imprescindible” la presión y denuncia de la sociedad y la prensa independiente para poder adelantar los cambios.

Velásquez sugirió que toda estrategia debe partir de que “las expresiones contra la corrupción no son acciones”. Para él, uno de los pasos a seguir debería ser que el Departamento de Justicia de EE.UU. investigue a los corruptos de estos países que hayan afectado al sistema financiero norteamericano. “Si EE.UU. evidencia y sanciona a los corruptos que defraudan su sistema para el lavado de dinero, eso enviará un mensaje potente al país”.

Los expertos coincidieron con que la inversión de Estados Unidos podrá favorecer la lucha contra la corrupción en estos países, así como impulsar su crecimiento económico, pero que será necesario que se implementen legislaciones efectivas, tanto penales como criminales, y que se hagan cambios estructurales que permitan la efectividad de la estrategia.

PUBLICIDAD