l gobierno chino ha acelerado los plazos para alcanzar el pico de emisiones del país, y los datos sugieren que el consumo de carbón del país ya está disminuyendo.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Los datos de crecimiento económico de China son creados por el hombre y, por lo tanto, no son confiables

Esa no es la opinión de un provocador, sino las opiniones comunicadas del propio primer ministro del país. Durante una cena con el embajador estadounidense Clark Randt en 2007, Li Keqiang (entonces secretario del partido en la provincia de Liaoning y estrella en ascenso del Partido Comunista) dijo que los datos oficiales sobre el producto interno bruto eran menos confiables que una combinación de consumo de electricidad, volúmenes de carga ferroviaria y crecimiento de los préstamos. Esas tres cifras eran más difíciles de manipular para obtener un resultado políticamente conveniente, dijo, según un memorando de la embajada de Estados Unidos publicado por Wikileaks en 2010.

PUBLICIDAD

Esa evaluación ha demostrado ser un guía bastante buena para determinar el crecimiento de China durante los 14 años transcurridos desde entonces, con un índice ponderado en un 20% para el transporte de mercancías por ferrocarril y en un 40% para la electricidad y los préstamos (cada uno) que sigue de cerca los datos oficiales del PIB. Sin embargo, el resultado es preocupante en este momento, porque dos de los indicadores clave están bajo una presión crítica exactamente en el mismo momento.

Las cifras de Li Keqiang se acercan mucho a las cifras oficiales de crecimiento de China.dfd

Hay razones obvias por las que el crecimiento de los préstamos puede estar atravesando una mala racha. La crisis que dejó al Grupo Evergrande de China con dificultades para financiar sus US$300.000 millones en pasivos puede resolverse sin crear una crisis sistémica. Sin embargo, si eso sucediera, el hecho de que la empresa esté teniendo tantos problemas para acceder a nuevos créditos de los bancos estatales indica que el ritmo vertiginoso de los préstamos está empezando a preocupar a Pekín.

PUBLICIDAD

Un shock al estilo de Lehman podría provocar una reducción real del crédito dentro del sistema, como la caída anual del 4,6% experimentada por los préstamos estadounidenses a raíz de la crisis de 2008. Incluso un restablecimiento de los niveles de crecimiento más normales sería preocupante para una economía en la que el crédito ha crecido al menos un 12% al año durante décadas, el doble que en EE.UU.

Ninguna otra economía emergente importante tiene niveles de deuda en relación con el PIB comparables a los de China, y la mayoría de los países desarrollados con un apalancamiento aún mayor habían estado reduciendo su endeudamiento durante años antes de que llegara el Covid-19, mientras que China lo ha acelerado.

PUBLICIDAD
Los niveles de deuda de China se parecen más a los de un país desarrollado que a los de uno emergentedfd

La situación con la energía es extrañamente similar. El racionamiento de la energía se ha extendido por muchas de las provincias más económicamente relevantes de China, ya que los gobiernos locales corren el riesgo de incumplir los objetivos de reducción de la intensidad de las emisiones de sus economías. Se ha informado de que las fundiciones de Yunnan, las plantas textiles de Zhejiang y las trituradoras de soja de Tianjin se han detenido para evitar cortes de energía a los usuarios no industriales.

Durante años, el consumo de electricidad de China ha crecido a un ritmo apenas más lento que el de la economía misma. Este modelo está teniendo problemas a medida que las ambiciones del Presidente Xi Jinping de alcanzar un máximo de emisiones para 2030 comienzan a traducirse en objetivos políticos. Si China quisiera mantener un crecimiento de la demanda de electricidad del 5% anual respecto a los niveles actuales sin quemar más carbón, necesitaría construir alrededor de 100 gigavatios de energía solar y 50 gigavatios de energía eólica cada año, pero el ritmo de crecimiento que se persigue está más cerca de la mitad de ese nivel.

PUBLICIDAD

Por lo tanto, los funcionarios provinciales se enfrentan a mandatos irreconciliables: Mantener el suministro de electricidad fluyendo para alimentar la economía, pero mantener a la vez un control sobre las emisiones de carbono, incluso cuando los planes de alto nivel para el sector energético no prometen suficientes plantas de energía con cero emisiones de carbono para evitar que se recurra a un exceso de capacidad de carbón para mantener la red en funcionamiento. Los precios récord observados para los futuros del carbón chino durante la última semana son la señal de un sistema que está luchando por hacer frente a los requisitos contradictorios que se le imponen.

Los futuros del carbón térmico de Zhengzhou han alcanzado un nivel récorddfd

El transporte de mercancías por ferrocarril, la última parte del índice de Li Keqiang, se ha desempeñado mejor, pero si se le considera una medida de la actividad general dentro de la economía, hay señales preocupantes. La red ferroviaria de alta velocidad de China, apenas concebida en el momento en que Li se reunió con el embajador de EE.UU., se diseñó en parte para liberar espacio en las vías convencionales, para que la carga pudiera trasladarse de esa manera, en lugar de por carretera. No es de extrañar, entonces, que el ferrocarril haya resistido bastante bien, pero los volúmenes de carga en su conjunto se han visto débiles desde antes del impacto del Covid-19 y parecen estancados en los niveles de unos 4.300 millones de toneladas métricas mensuales que alcanzaron hace unos tres años.

PUBLICIDAD

Eso es preocupante. Un aspecto sorprendente del memorándum que inspiró el Índice de Li Keqiang es lo poco que han cambiado las preocupaciones de política interna en 14 años, con gran parte del debate centrado en los problemas de corrupción y en cómo equilibrar el crecimiento con la desigualdad de ingresos. Sin embargo, el modelo económico que describió Li (en el que los funcionarios no se detendrán ante nada para alcanzar los objetivos del PIB) se está dirigiendo hacia la bancarrota.

El crecimiento de China ha sido impulsado durante décadas por el crédito y el carbono y Pekín finalmente parece tomarse en serio el cambio. Queda por ver si su economía puede soportar una intervención tan drástica.