tienda de armas en USA
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Cuando la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) calificó la violencia con armas de fuego como una “grave amenaza para la salud pública” en una entrevista reciente, puede parecer que se trata de política común y corriente. Pero no es así. Rochelle Walensky, directora de los CDC, ponía fin a más de dos décadas de un silencio oficial casi total sobre el tema, y sugería que por fin podría haber un enfoque mejor.

La última vez que un director de los CDC intentó abordar la violencia con armas de fuego fue a mediados de la década de 1990, cuando algunas de las investigaciones de la agencia habían relacionado la posesión de armas de fuego en el hogar con tasas más altas de muertes por armas de fuego. Un Congreso controlado por los republicanos, haciendo caso a los grupos de presión de la industria, aprobó rápidamente una ley que impedía a los CDC gastar recursos para “defender o promover el control de las armas”. Por si fuera poco, también recortó US$2,6 millones del presupuesto de la agencia, la cantidad exacta que se había gastado en la investigación sobre armas el año anterior.

PUBLICIDAD

Durante el siguiente cuarto de siglo, prácticamente toda la investigación sobre armas financiada por el gobierno federal se detuvo. Con pocas subvenciones disponibles, los académicos evitaron el tema. La investigación publicada se redujo en un 64% entre 1998 y 2012. Aunque la violencia con armas de fuego es la segunda causa de muerte entre los jóvenes estadounidenses, el gobierno de Estados Unidos gastó solo US$12 millones para estudiar el tema (extendiendo un total de 32 subvenciones) entre 2007 y 2018. El cáncer, la tercera causa, recibió US$335 millones al año.

El resultado de esta abdicación es que preguntas políticas muy básicas siguen sin respuesta, incluso cuando las armas de fuego causan más de 30.000 muertes al año en Estados Unidos. ¿Las restricciones a las armas de asalto reducen la violencia? ¿Existen “mejores prácticas” que puedan prevenir los suicidios, los homicidios o las lesiones accidentales? ¿Qué reformas podrían impedir los tiroteos masivos? Según una estimación, el gobierno gasta aproximadamente un 1,6% más en estas cuestiones que en la investigación de las muertes en accidentes de tránsito.

PUBLICIDAD

Esta ignorancia deliberada es vergonzosa en sí misma. Pero la falta de investigación y datos sólidos hace que la respuesta a la epidemia de violencia con armas de fuego en Estados Unidos sea mucho más difícil. La evaluación de las iniciativas actuales es innecesariamente difícil, mientras que los nuevos enfoques (como los programas comunitarios de “interrupción de la violencia”) siguen adelante sin una base empírica sólida.

Afortunadamente, las cosas están empezando a cambiar. En 2018, el Congreso levantó efectivamente las restricciones a la investigación federal sobre armas. Al año siguiente, los legisladores aprobaron US$25 millones para tales estudios, divididos entre los CDC y el NIH. Con Walensky convirtiendo el tema en una prioridad, el progreso real parece posible.

PUBLICIDAD

Sin embargo, sigue habiendo escollos. Uno de ellos es que el Congreso debe mantener su compromiso de financiar la investigación sobre la violencia con armas de fuego (ya sea en los CDC o en otro lugar) a pesar de la oposición de los absolutistas de la Segunda Enmienda. El esfuerzo del gobierno federal para reducir las muertes por accidentes de tránsito, considerado ampliamente un éxito, requirió décadas de atención sostenida y generosa financiación. La investigación sobre la violencia de las armas no merece menos.

Un riesgo relacionado es la política. Pocos temas dividen más a los estadounidenses que las armas, y muchos legisladores republicanos siguen confundiendo cínicamente la financiación de la investigación con el activismo contra las armas. Pero una investigación objetiva que pueda arrojar luz sobre objetivos compartidos (como la reducción de accidentes y suicidios) debería contar con el apoyo de los legisladores de buena fe, sean cuales sean sus opiniones sobre los derechos de las armas.

PUBLICIDAD

En ese sentido, quizá el gesto más importante de Walensky fue un acercamiento explícito a los propietarios de armas. “No podemos entender la investigación sobre la violencia con armas de fuego, las lesiones por armas de fuego, sin abrazar de todo corazón a la comunidad de propietarios de armas de fuego”, dijo. “Vengan a la mesa. Únase a nosotros en la conversación”.

Para un tema que ha dividido al país durante demasiado tiempo, parece un buen comienzo.

Editores: Robert A. George y Tim Lavin.