Actualidad

G-20 sigue estancado mientras China se niega a ceder en sus objetivos climáticos

Se espera que los países se comprometan a poner fin a la financiación internacional a las centrales eléctricas de carbón en el extranjero, pero están chocando para acordar una fecha para dejar de hacerlo a nivel doméstico.

Centrales térmicas
Por John Follain, Chiara Albanese y Alberto Nardelli
29 de octubre, 2021 | 10:39 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Las negociaciones en la cumbre del Grupo de los 20 en Roma se prolongaron hasta la medianoche del viernes, estancadas en los ámbitos de la energía y el clima. Algunos países apuntaron específicamente a China, diciendo que se niega a reforzar sus compromisos para limitar los aumentos de temperatura y está adoptando una posición defensiva con respecto al carbón.

Se espera que los países se comprometan a poner fin a la financiación internacional a las centrales eléctricas de carbón en el extranjero, pero están chocando para acordar una fecha en la que dejarán de hacerlo a nivel doméstico, según funcionarios informados sobre las conversaciones.

En resumen, no hay avances desde la reunión de ministros de medio ambiente hace tres meses y, con las señales de que un juego de acusaciones cruzadas comienza a tomar forma, hay margen limitado para los sherpas (como se conoce a los funcionarios que hacen el trabajo preliminar en el comunicado) para hacer algún progreso. Italia planteó formalmente la necesidad de abordar el tema del carbón en el extranjero en julio.

PUBLICIDAD

Ver más: Borrador de Cumbre G20 incluye promesa de dejar de financiar carbón

Es muy probable que todo dependa de si los líderes tomen un rol agresivo en las negociaciones cuando la cumbre comience formalmente el sábado.

Las dificultades que enfrentan los negociadores se vieron ilustradas en una nueva versión del borrador de conclusiones que data del final de las conversaciones del jueves por la noche y fue visto por Bloomberg News. La sección sobre energía y clima se ha reducido a menos de una línea y sigue “en discusión”. Los funcionarios informados sobre las discusiones dijeron que la delegación china era el principal obstáculo, pero que contaban con el apoyo de otros países, incluyendo Rusia e India.

PUBLICIDAD

El principal debate sobre el clima y la energía es entre países desarrollados y en desarrollo porque “estamos en la misma tormenta pero no en el mismo barco”, dijo la sherpa rusa Svetlana Lukash a periodistas en Roma en una conferencia telefónica el viernes. Las más recientes rondas de conversaciones “muestran que las naciones desarrolladas comprenden que todos debemos respetar las situaciones nacionales de los demás”, dijo.

Rusia no puede abandonar el carbón, pero está cambiando algunas de sus plantas a energía de gas y reducirá gradualmente la participación del carbón en la generación de energía, dijo. “Sin depender de los recursos energéticos tradicionales, no podemos mantener un desarrollo estable”, dijo Lukash.

Diplomáticos de Italia, la nación anfitriona, están presionando para mantener una referencia de limitar el calentamiento global a 1,5 grados dentro de un rango lograble para 2050, dijeron dos personas. El hecho de que incluso algo tan decepcionante y poco controvertido se encuentre con oposición no es un buen augurio para las conversaciones que luego se llevarán a cabo en la COP26 de la ONU en Glasgow, Escocia, la próxima semana, y tienen como objetivo mejorar los objetivos establecidos en el marco del clima de París 2015. acuerdo.

Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, dijo a los periodistas que todavía había “problemas serios” para lograr que los miembros del G-20 se pongan de acuerdo sobre el borrador de conclusiones. Algunos países querían “otro punto de partida” relaiconado al carbón.

“Algunos de los miembros del G-20 son reacios a escribir algunas palabras relacionadas a subsidios para combustibles fósiles, por ejemplo”, dijo Michel. Las delegaciones aún deben ponerse de acuerdo sobre los precios del carbono y las cuestiones del carbón, que después de horas de negociaciones siguen sin resolverse.

Un borrador anterior del comunicado se refería a realizar los mejores esfuerzos para terminar con el uso de carbón en la generación de energía doméstica, pero no incluía un cronograma firme. A la sensación de aprensión se suma el hecho de que actores clave, entre ellos Vladimir Putin de Rusia y Xi Jinping de China, no asistirán a la cumbre en persona. Sin su intervención personal, se considera poco probable que se produzca un gran avance.

PUBLICIDAD