Mundo

La monarquía más antigua del mundo se está quedando sin realeza

La boda de la princesa Mako ha puesto de relieve los llamamientos anteriores para permitir que las mujeres formen parte de la línea de sucesión como una forma de apuntalar la monarquía hereditaria más antigua y continua del mundo.

Un vehículo que transporta a la princesa japonesa Mako, hija del príncipe heredero Akishino, llega al Palacio Imperial en Tokio el 1 de mayo de 2019.  Fotógrafo: Toshifumi Kitamura/AFP/Getty Images
Por Marika Katanuma
31 de octubre, 2021 | 02:30 PM

Bloomberg — Japón mantendrá la tradición en la casa imperial aunque signifique el fin de la monarquía.

Tras cuatro años de noviazgo, la princesa Mako, sobrina del emperador Naruhito, de 61 años, se ha casado con su novio de toda la vida, Kei Komuro. Y como la ley imperial japonesa despoja a las mujeres de su estatus real tras el matrimonio, la princesa abandonará la familia, dejando sólo a 12 mujeres y cinco hombres.

Además, tras la controversia relacionada a su compromiso, Mako rechazó una dote de 152,5 millones de yenes (US$1,3 millones) que tradicionalmente se concede a las mujeres de la familia real que se casan, lo que la convierte en la primera en hacerlo desde la Segunda Guerra Mundial.

PUBLICIDAD

“Es un cambio radical de lo que se espera de las mujeres de la familia imperial”, dijo Shihoko Goto, subdirectora de Geoeconomía del Wilson Center, un centro de estudios con sede en Washington, y especialista en asuntos asiáticos. “Está preparada para hacer sacrificios económicos y desarraigarse de la comodidad, la seguridad y los privilegios de su vida para seguir su propio camino”.

Después de la Segunda Guerra Mundial había 67 miembros de la familia real japonesa. A partir del martes, sólo habrá 17, y entre ellos sólo tres herederos al trono: el tío del emperador, el príncipe Masahito, de 85 años; su hermano, el príncipe heredero Fumihito, de 55 años; y su sobrino y hermano de la princesa Mako, Hisahito, de 15 años. Japón es una de las pocas monarquías modernas que limita la sucesión a los hombres: Arabia Saudí, Omán y Marruecos, entre ellas.

La boda de la princesa Mako ha puesto de relieve los llamamientos anteriores para permitir que las mujeres formen parte de la línea de sucesión como una forma de apuntalar la monarquía hereditaria más antigua y continua del mundo, y de ponerla en consonancia con ideas más modernas sobre la igualdad de género.

PUBLICIDAD

Es una idea abrumadoramente popular, según una encuesta de Kyodo News realizada en marzo y abril. El 85% de los encuestados se mostraron a favor de una emperatriz, y casi el mismo número, el 79%, dijeron que apoyarían que la emperatriz pasara el trono a sus propios hijos.

Irónicamente, la familia imperial no puede hacer nada al respecto. El papel de la monarquía, incluida su línea de sucesión, se rige por la legislación japonesa. En las dos últimas décadas, varios altos cargos políticos han considerado la posibilidad de cambiar las normas, sin éxito.

En 2006, legislación propuesta para permitir que las herederas estuvieran en la línea del trono fue archivada tras el nacimiento del príncipe Hisahito, el primer hijo varón en casi cuatro décadas. En 2012, el entonces primer ministro Yoshihiko Noda estudió la posibilidad de que las princesas crearan sus propias ramas reales y mantuvieran su estatus cuando se casaran, un esfuerzo que se estancó cuando fue sustituido por Shinzo Abe.

Más recientemente, el exprimer ministro Yoshihide Suga puso en marcha un grupo de expertos para estudiar el asunto, una investigación que se agotó cuando no consiguió la reelección. Su sucesor, el primer ministro Fumio Kishida, se opone a la transmisión del trono a través de una emperatriz.

Aunque el número de miembros de la realeza ha disminuido, este año ha costado a los contribuyentes japoneses 25.000 millones de yenes (US$219 millones) en alimentación, educación, gastos personales y los salarios de 1.080 empleados, entre los que se encuentran chóferes, jardineros y archiveros de registros imperiales. También envían fondos para la ayuda en caso de catástrofes. La familia real británica, en comparación, incurrió en unos 50 millones de libras (US$69 millones) en gastos en 2019-20, más 30 millones de libras adicionales para renovaciones en el Palacio de Buckingham.

El martes, la princesa Mako y Komuro entregaron la solicitud de matrimonio ante el gobierno local, y luego se presentaron brevemente ante los medios de comunicación para dar declaraciones preparadas. La pareja agradeció a quienes apoyaron su decisión de casarse.

PUBLICIDAD

Las bodas reales japonesas rara vez captan la atención en el extranjero, y el discreto evento de la princesa Mako es una oportunidad perdida para proyectar el poder blando, dijo Goto. “Esta boda no tendrá el tipo de impacto en el gasto de los consumidores que tuvieron las bodas de Kate Middleton y Meghan Markle en Gran Bretaña”, dijo.

Pero puede impulsar la economía de otras maneras. Los matrimonios reales en Japón se han relacionado con un aumento de los matrimonios y los nacimientos, un objetivo largamente buscado en un país con una población envejecida. Tras la boda del príncipe heredero Fumihito en 1990, el número de matrimonios aumentó un 3,7% respecto a los cinco años anteriores, frente a la caída del 0,4% del año anterior, según un análisis de Bloomberg Economics. El máximo fue el 9,8% en 1993, cuando el actual emperador celebró una boda.

El número de nacimientos sigue una tendencia similar.

PUBLICIDAD

“No esperamos que el matrimonio de la princesa Mako tenga un gran impacto en la macroeconomía”, afirma Yuki Masujima, economista senior de Bloomberg Economics. “Pero podría tener impactos positivos en el sentimiento de los consumidores y en la tasa de nupcialidad, después de una fuerte caída debido a la crisis de Covid-19″.

Después de la boda, los recién casados planean vivir en EE.UU., sin apoyo financiero de la familia real o del gobierno japonés. Al parecer, su prometido ha conseguido un trabajo en un bufete de abogados de Manhattan, mientras que la princesa Mako (que tiene un máster en estudios de museos de arte) no ha anunciado sus planes. Puede ser un respiro tras años de escrutinio de la prensa sensacionalista.

PUBLICIDAD

A principios de este mes, la Agencia de la Casa Imperial, la oficina gubernamental que supervisa a la familia real, dijo que a la princesa se le había diagnosticado un trastorno de estrés postraumático como resultado de los abusos online (en línea) dirigidos a la pareja y sus familias.

En sus declaraciones posteriores a la boda, la princesa denunció la “información falsa” difundida sobre su marido. “¿Por qué se toman estas informaciones erróneas y se difunden como si fueran hechos?”, dijo. “Fue duro, y me sentí triste y asustada”.

PUBLICIDAD