Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Los precios récord de los fertilizantes sintéticos están haciendoque el estiércol se convierta en un producto de moda.

Con el suministro mundial de alimentos sometido a una presión extrema, los fertilizantes de cualquier tipo son fundamentales para aumentar el rendimiento y evitar la escasez de alimentos. El estiércol animal es parte de la solución, y su valor se ha disparado en las últimas semanas.

PUBLICIDAD

Pero a medida que los agricultores buscan otras formas de asegurar los nutrientes para los cultivos, es hora de considerar una opción aún más abundante fuera de la pocilga: los desechos humanos.

Durante milenios, los agricultores aprovecharon su potencial. Ahora hay mucho más que aprovechar. Según un estudio reciente, la orina humana podría satisfacer el 13,4% de la demanda mundial de nutrientes agrícolas clave. Extraer esa nutrición requerirá cambios en las actitudes, en las infraestructuras e incluso en los retretes. Como los precios de los fertilizantes sintéticos se disparan por encima de las posibilidades de muchos agricultores, es hora de invertir en el cambio.

PUBLICIDAD

Los seres humanos se dieron cuenta de que el estiércol podía aumentar el rendimiento de los cultivos hace al menos 8.000 años. Cuando los asentamientos humanos se convirtieron en pueblos y ciudades, surgieron sistemas de alcantarillado para transportar esos nutrientes de vuelta a los campos. Enfermedades como el cólera se transportaban a menudo con los lodos no tratados.

Los inodoros y los sistemas modernos de tratamiento eliminaron la mayor parte del riesgo, pero también privaron a los agricultores de los nutrientes que valoraban. Los fertilizantes sintéticos llenaron el vacío. En 2012, los fertilizantes sintéticos producidos comercialmente eran responsables de entre el 40% y el 60% de la producción mundial de alimentos, y eran un medio clave para aliviar el hambre en el mundo.

PUBLICIDAD

Pero los fertilizantes sintéticos a base de nitrógeno también son responsables del 2,4% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, según un estudio reciente. Esas emisiones son, en parte, consecuencia del gas natural utilizado en su producción. Cuando los precios del gas natural se disparan, como ha ocurrido tras la guerra de Ucrania, los precios de los fertilizantes nitrogenados también se disparan. Eso es un problema para los agricultores; pero para los empresarios y especialistas en tratamiento de aguas residuales, es una oportunidad de inversión histórica.

El estiércol animal es el sustituto obvio. Pero sólo hay un número limitado de cerdos, pollos y vacas para suministrarlo. Los residuos humanos presentan una oportunidad mayor. Según un estudio publicado en 2020 en una revista patrocinada por las Naciones Unidas, la humanidad produce cinco veces más aguas residuales que el volumen total de agua que fluye por las cataratas del Niágara. De esa cantidad, tal vez el 48% se queda sin tratar al liberarse en el medio ambiente. En los países más pobres, a menudo se utiliza como fertilizante.

PUBLICIDAD

En el mundo desarrollado, las modernas plantas de tratamiento de aguas residuales son una alternativa. En la ciudad de Nueva York, los costosos sistemas de tratamiento de aguas residuales producen más de 1.000 toneladas de biosólidos -los sólidos que quedan después de drenar el agua de los residuos- de 1.300 millones de galones de aguas residuales al día. La mayor parte se envía a los vertederos (algunos a través de un infame “tren de la caca”), mientras que otra parte se somete a un tratamiento adicional para que pueda utilizarse de forma segura como fertilizante.

No se trata sólo de Nueva York. Gobiernos locales de todo el mundo están produciendo productos similares a base de excrementos humanos que, gracias a la creciente demanda de alternativas a los fertilizantes sintéticos, son cada vez más escasos. Según un cálculo, este mercado mundial de biosólidos podría tener un valor de unos 2.000 millones de dólares en 2025.

PUBLICIDAD

Por desgracia, pocas ciudades están en condiciones de pagar un tratamiento de aguas residuales al estilo de Nueva York. En 2011, la Fundación Gates reconoció el problema e inició lo que denominó el Desafío Reinventa el Inodoro para desarrollar un saneamiento de bajo coste independiente de los sistemas de agua y alcantarillado. Se están realizando pruebas sobre el terreno de un inodoro patrocinado por Gates que cumple estos objetivos y produce una torta compostable a partir de orina y excrementos secos. En otros lugares se están llevando a cabo proyectos similares. En Suecia, por ejemplo, los investigadores están prensando tortas que contienen nutrientes a partir de la orina recuperada de inodoros especialmente diseñados.

Sin embargo, a medida que se invierte en el nicho de la recuperación de excrementos, persisten las dudas sobre cómo se sentirán los propietarios y usuarios al extraer sus residuos en lugar de tirarlos por el retrete. La mejor apuesta es probablemente la tecnología de las plantas de tratamiento de aguas residuales que recuperan valiosos nutrientes del flujo tradicional.

PUBLICIDAD

“La instalación de residuos municipales es potencialmente la nueva mina”, dijo James Trembly, profesor de ingeniería mecánica de la Universidad de Ohio, en una entrevista telefónica. “En lugar de extraer mineral del suelo, podemos hacerlo con más éxito a través de las aguas residuales”.

En 2021, Trembly y un colega, Damilola Daramola, recibieron una subvención de 2,1 millones de dólares del Departamento de Energía de Estados Unidos para investigar el uso de métodos electroquímicos para convertir las aguas residuales en fertilizantes. El objetivo es producir una tecnología de bajo coste y energía renovable que pueda incorporarse a sistemas nuevos y existentes en mercados desarrollados y emergentes. Un sistema exitoso supondría un competidor de bajas emisiones frente a los fertilizantes sintéticos, lo que podría contribuir a reducir los costes a nivel mundial. El siguiente paso, me dijo Trembly, es conseguir financiación para una demostración a escala piloto.

PUBLICIDAD

Dado que los costes de los fertilizantes y los alimentos siguen aumentando, el coste de las subvenciones adicionales no debería impedir que se amplíen y profundicen los experimentos con nuevos retretes y sistemas de gestión de residuos. Los departamentos de energía y agricultura deberían tratar de ampliar las subvenciones destinadas a este nicho olvidado. Del mismo modo, los inversores privados que busquen nuevos giros en la vieja tecnología podrían hacer algo peor que echar un vistazo a los retretes y alcantarillas.

Los residuos humanos no sustituirán a los fertilizantes sintéticos a gran escala en esta temporada de siembra. Pero con un poco de ayuda, pronto serán una alternativa asequible y limpia para los agricultores de todo el mundo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de bloomberg lp y sus propietarios