Logo de Google en la página principal de la compañía, dispuesto en una computadora en Sidney, Australia, el viernes 22 de enero de 2021.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — No hacía falta que los dos trimestres consecutivos de descenso del producto interior bruto real -la determinación no oficial de una recesión- nos dijeran que la economía estadounidense ya está en, o al menos cerca de, una recesión empresarial. Y ciertamente no necesitamos esperar muchos meses para la declaración oficial de la Oficina Nacional de Investigación Económica, el organismo privado de investigación que documenta los ciclos económicos. Los retrasos en la publicación de datos y las revisiones retrasan la declaración del NBER.

Basta con ver la aparición creciente de “recesión” en las búsquedas de Google. Hablar de recesión no sólo indica lo que está ocurriendo sobre el terreno, sino que aumenta la probabilidad de una recesión al asustar a las empresas y a los consumidores. La caída en picado del sentimiento de los consumidores, como revelan las encuestas del Conference Board y de la Universidad de Michigan, es una clara confirmación de este fenómeno de retroalimentación.

PUBLICIDAD

Cuando los consumidores y los empresarios sufren condiciones económicas adversas, se preocupan y hablan de una recesión. No se trata de medidas esotéricas sobre las que reflexionan los economistas, como la disminución de las ofertas de empleo y la curva de rendimiento invertida. Por el contrario, son cuestiones básicas del instinto. Y actualmente existe una alta correlación entre el descenso de la confianza de los consumidores y el aumento de la aparición de “recesión” en Google.

Las búsquedas de recesión suelen alcanzar un máximo antes de que el comité del NBER anuncie oficialmente unadfd

Otros ejemplos son numerosos, como el salto de los precios de la gasolina a más de US$5 por galón. Hay una correlación del 78% entre la mención de “recesión” en Google y el aumento del costo del combustible este año. Los conductores notan la subida de precios porque llenan sus depósitos con frecuencia.

PUBLICIDAD

No es como un calentador de agua que sólo se sustituye cuando tiene una fuga, y después de 20 años de servicio, ¿quién se acuerda del costo del antiguo? Con las elecciones de noviembre a la vista, las implicaciones políticas del aumento del coste de la gasolina fueron evidentes cuando el presidente Joe Biden dejó de lado su programa de energía verde y fue sombrero en mano a Arabia Saudita para pedir más crudo.

La caída de los precios de las acciones siempre precede a las recesiones, y esta realidad es tan conocida que la caída del índice S&P 500 este año tiene una correlación del 82% con las búsquedas de “recesión” en Google. También en este caso se produce un bucle de retroalimentación, ya que los inversores preocupados se deshacen de sus acciones, lo que deprime las acciones y aumenta su convicción de que una recesión está cerca.

PUBLICIDAD

No es de extrañar que el aumento de las tasas de interés hipotecarias, que hace que las viviendas sean menos asequibles y acaba con las refinanciaciones en efectivo, esté muy relacionado con las búsquedas de “recesión” en Google.

Lo mismo ocurre con el aumento del índice de precios al consumo, que ha reducido el poder adquisitivo de los hogares. El IPC subió un 9,1% en junio con respecto al año anterior, mientras que el aumento de los ingresos por hora se quedó atrás, con un incremento de sólo el 5,1%. Así que los consumidores están preocupados por una recesión y se retraen, aumentando así su probabilidad.

PUBLICIDAD

Creo que todas estas preocupaciones sobre una recesión están bien fundadas. Incluso si la recesión es de una profundidad media después de la Segunda Guerra Mundial y reduce el PIB en un 2,5%, reduciría el S&P 500 en un 30% y aumentaría la tasa de desempleo en 3,8 puntos porcentuales. Pero frenaría la inflación, que cayó, por término medio, en 1,8 puntos porcentuales en anteriores recesiones empresariales.

Los economistas han recortado mucho sus estimaciones sobre la expansión de la economía este año.dfd

El objetivo actual de la Reserva Federal es reducir las tasas de inflación y está dispuesta a arriesgarse a una recesión para cumplir su objetivo. Después de ir a remolque de la inflación, el banco central quiere recuperar su credibilidad y ha indicado que esta vez no tiene intención de favorecer a Wall Street. No hay ninguna puesta de Powell que siga a las puestas de Greenspan, Bernanke y Yellen.

PUBLICIDAD

Aparte de la política antiinflacionista pero recesiva de la Fed, el exceso de inventarios en el comercio minorista sigue siendo un lastre económico que ha deprimido la economía en el primer semestre de este año. El exceso de existencias de las pasadas Navidades se está viendo reforzado por todos esos cargamentos de mercancías procedentes de Asia que quedaron varados en alta mar, pero que ahora se están trasladando a los almacenes y a las estanterías de las tiendas. La acumulación de buques en los puertos de Los Ángeles y Long Beach se redujo de 109 en enero a 16 en mayo.

Los minoristas desprevenidos, como Macy’s Inc. (M) y Target Corp. (TGT), se han visto obligados a deshacerse del exceso de existencias y a recortar los nuevos pedidos. Su situación se ve agravada por el retroceso de los consumidores, ya que la confianza, los salarios reales y las ventas minoristas ajustadas a la inflación han caído.

PUBLICIDAD

Los liquidadores están ganando, pero no los minoristas cuyos clientes compran latas individuales de cerveza en lugar de paquetes de seis. McDonald’s Corp. (MCD) dice que los clientes de menores ingresos están negociando a la baja y AT&T Inc. (T) informa de que hay más usuarios que se retrasan en el pago de las facturas.

Los inventarios de casas nuevas sin vender se disparan a medida que la burbuja inmobiliaria comienza a estallar. El aumento de las tasas de interés de las hipotecas y el alza de los precios de la vivienda ponen las casas fuera del alcance de muchos.

PUBLICIDAD

Los precios de la vivienda en el primer trimestre fueron 5,7 veces la renta media, más que el pico de cinco veces durante la bonanza de las hipotecas subprime de mediados de la década de 2000. La construcción residencial sólo representa el 3,5% del PIB, pero la debilidad de este sector se ve muy magnificada por el elevado apalancamiento financiero resultante de los bajos desembolsos iniciales y el deprimido gasto relacionado con las comisiones de intermediación, los gastos de mudanza y los nuevos muebles y electrodomésticos.

Las esperanzas de que la debilidad del mercado financiero esté descontando totalmente una recesión se ven frustradas por la ausencia hasta ahora de un punto de vómito del mercado bajista en el que los accionistas regurgitan sus últimas acciones y juran no volver a comprar otras. Entonces el mercado se queda sin vendedores y se enfrenta sólo a compradores potenciales, lo que alimenta un nuevo mercado alcista.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.