Bloomberg Línea
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — El discurso del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en la conferencia de banqueros centrales celebrada la semana pasada en Jackson Hole (Wyoming) fue breve, pero los mercados financieros tomaron nota. El S&P 500 cayó bruscamente, ya que los inversores ajustaron su pensamiento sobre el grado de dureza de la Fed para volver a controlar la inflación.

Powell subrayó que el restablecimiento de la estabilidad de los precios es el “objetivo general” de la Reserva Federal y evitó visiblemente decir que el aumento del desempleo podría impedir esa tarea. Los inversores vieron este mensaje como algo nuevo, y de hecho lo fue. Sin embargo, el banco central todavía tiene que trabajar para explicarse de forma inteligible.

PUBLICIDAD

Ya en julio, tras la última reunión del comité de política monetaria de la Fed, Powell hizo hincapié en su esperanza de que se pudiera lograr una inflación más baja junto con un “aterrizaje suave”, es decir, que la presión al alza sobre los salarios (y, por tanto, sobre los precios) pudiera ceder con un aumento escaso o nulo del desempleo. Últimamente, la relación entre las vacantes y los trabajadores desempleados ha batido récords, dijo, lo que sugiere que un ritmo más lento de la demanda podría reducir el número de vacantes sin añadir mucho a la cola de solicitantes de empleo.

Aunque esto no es imposible, el enfriamiento de la demanda del mercado laboral ha supuesto casi siempre un aumento del desempleo en la práctica. Por lo tanto, la ambición de aterrizaje suave de Powell se leyó como una señal de reticencia a que el desempleo aumente como consecuencia de una política monetaria más estricta. El discurso de Powell en Jackson Hole desbarató esa interpretación, con la suficiente firmeza, por cierto, como para que la senadora Elizabeth Warren se opusiera. Si se necesita un aumento moderado del desempleo para bajar la inflación, dice ahora la Fed, que así sea.

PUBLICIDAD

En realidad, no se trata tanto de una elección como de reconocer una dura realidad. El nivel de desempleo (3,5% de la población activa) es actualmente muy inferior a su “tasa natural” estimada (que no añade ni resta nada a la inflación). Sólo cabe esperar un aumento de entre el 4% y el 5% a medida que la inflación disminuya. La Fed se equivocó al dejar que los analistas pensaran lo contrario.

En efecto, Powell advirtió a los inversores de que las tasas de interés podrían subir más y durante más tiempo de lo que suponían, y de ahí la caída de las cotizaciones. Con una inflación subyacente de casi el 5% y mostrando signos de persistencia, esa advertencia parece bien aconsejada.

PUBLICIDAD

Lamentablemente, tras haber aclarado un tipo de confusión, Powell puede haber introducido otro. En julio dijo que la política monetaria tenía que ser ágil. En un momento de incertidumbre excepcional, explicó, la Fed no podía atarse las manos con la llamada orientación futura: Las futuras tasas de interés dependerían de las cambiantes circunstancias. Eso fue acertado. Pero el discurso de la semana pasada contenía indicios de un compromiso de mantener las tasas altas a pesar de todo: “Restaurar la estabilidad de los precios probablemente requerirá mantener una política restrictiva durante algún tiempo”.

Sin duda, Powell simplemente intentaba corregir un malentendido. El hecho es que la Fed puede hacer una orientación hacia el futuro o puede ser ágil, pero no ambas cosas. Con la economía tan difícil de leer, no debería sugerir que hay un camino determinado -alto o bajo- para las tasas de interés. Comprometerse a restaurar la baja inflación, sin duda, pero no hacer promesas sobre lo que esto requerirá.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.