Chile

Acciones chilenas lucen baratas mientras los riesgos políticos están mal valorados

La incertidumbre persiste y el gasto social aumentará en los próximos años, pero aún así la falta de una mejora en la valoración tras el referendo es sorprendente

Algunos de los festivos serán irrenunciables este año. Las Fiestas Patrias se celebran desde 1811.
Por Sebastian Boyd
22 de septiembre, 2022 | 11:33 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Las acciones chilenas están muy baratas. Cotizan a menos de la mitad de su relación promedio a largo plazo entre el precio y las utilidades estimadas. Esto refleja probablemente la preocupación por el riesgo político y la ralentización del crecimiento, pero podría ser exagerada.

Las valoraciones de las acciones cayeron en los dos últimos años cuando los chilenos votaron para reescribir su Constitución y eligieron una convención de izquierda y ecologista para hacerlo. La propuesta que presentaron habría dado lugar a un Gobierno mucho más grande y con mayores gastos, y habría exigido mayores impuestos a las empresas. Pero esa propuesta fue derrotada rotundamente en un plebiscito a principios de mes, y las valoraciones de las acciones no se han recuperado.

Todavía hay que redactar una nueva Constitución, la incertidumbre persiste y el gasto social aumentará sin duda en los próximos años, pero aún así la falta de una mejora en la valoración tras el referendo es sorprendente. Sea cual sea la nueva propuesta de los chilenos, es probable que sea menos radical y menos hostil al mercado que la iniciativa que los votantes recién echaron por la borda.

PUBLICIDAD

“El mercado está a la espera de qué va a hacer el Gobierno, cómo sigue el proceso constituyente que discute el Congreso”, dijo Gutenberg Martínez, socio y gerente de inversiones en Quest Capital, con sede en Santiago. “Si bien hizo un cambio de gabinete, aún no se ven señales claras de qué va a hacer con sus reformas, como la tributaria y de pensiones”.

Pero hay algo más. Las acciones chilenas se han comportado bastante bien en los últimos meses. El índice de referencia S&P IPSA ha subido un 24% este año. Sin embargo, esos avances no han reflejado la mejora de las previsiones sobre utilidades.

Los analistas se han vuelto más optimistas, pero los operadores no parecen creerles. Chile figura entre los mercados emergentes más vulnerables a las salidas de capital, junto con Turquía, según un análisis del estratega macro de Bloomberg News Simon White. Sin embargo, estos dos países han registrado algunos de los mejores rendimientos en los mercados de renta variable este año. En parte, esto se debe a que los precios de las acciones responden a la inflación.

PUBLICIDAD

El índice IPSA apuesta cada vez más por el litio. SQM, el segundo productor mundial del metal, es la mayor acción, con una ponderación del 17%. Y Oro Blanco, la controladora que posee el 19,7% de SQM, representa el 1,4% del IPSA. El precio del litio acaba de sentar un récord en China, y el litio parcialmente procesado también alcanzó un récord en Australia esta semana.

Al final, los productores aumentarán la producción y bajarán el precio, pero el incremento no se debe solo a la oferta. La Asociación de Autos de Pasajeros de China ha duplicado sus expectativas de ventas de vehículos eléctricos para este año. SQM prevé un mercado muy ajustado para el metal y su apuesta se ha vuelto aún más alcista que hace un mes.

SQM es una de las empresas que cotiza la valoración más barata en comparación con la historia pasada. Su relación de precio contra ganancias a 12 meses es de 8,8, por debajo del promedio de cinco años de 24. Ello a pesar del aumento del 184% en el precio de la acción. El consenso entre los 12 analistas que cubren la acción es que los ingresos aumentarán un 255% este año con respecto al anterior.

Las baratas acciones chilenas pueden obtener cierto alivio de una fuente poco probable: las expectativas de aumento de las tasas de interés en EE.UU. El índice de referencia chileno IPSA parece estar altamente correlacionado con el rendimiento del Tesoro estadounidense a 30 años.

De hecho, una regresión lineal a cinco años del rendimiento a 30 años contra el índice IPSA sugiere que la relación es tan fuerte que más del 80% de los movimientos del IPSA pueden atribuirse al 30 años. Y los rendimientos van en aumento.

Las correlaciones pueden ser engañosas y no es obvio por qué las acciones chilenas tienen esta relación con los rendimientos estadounidenses, aunque no son las únicas: otras acciones de mercados emergentes y periféricos, como las de Indonesia y Portugal, también las tienen. Posiblemente esto refleje el papel de los bonos largos como barómetro del apetito por el riesgo. Posiblemente se deba a que factores globales, como el crecimiento y los precios de las materias primas, impulsan tanto los rendimientos de los bonos como las economías pequeñas y orientadas a la exportación.

PUBLICIDAD