Estilo de vida

Gasto de turistas de EE.UU. ha hecho que precios de los hoteles ‘suban y suban’

Los hoteles de lujo están teniendo una de las mejores temporadas de verano de su historia, y el ‘gasto libre’ de los estadounidenses, apalancados en la fortaleza del dólar, es parte de la explicación

La suite 'Imperial'
Por Angelina Rascouet
25 de septiembre, 2022 | 05:27 PM

Bloomberg — El precio de una de las suites más caras de París, Francia, subió de precio. La noche para la suite superior del hotel Bristol, uno de los hoteles palacio más famosos de la capital, subió unos US$4.990, pues los turistas que llegan de Estados Unidos y que viajan con sus fuertes dólares, volvieron en masa a la ciudad francesa.

El hotel Le Bristol ha aumentado sus tarifas luego de tener una de las mejores temporadas de verano de su historia, batiendo récords en ocupación y en tarifas medias, según explicó Catherine Hodoul-Baudry, directora comercial y de marketing del hotel a Bloomberg.

Las cifras aportadas por Hodoul-Baudry señalan que la suite ‘Imperial’ llegó a un precio de US$29.000 la noche durante la semana del 29 de agosto, es decir, un incremento del 20%. Entre tanto, las habitaciones estándar del hotel también subieron entre US$290 y US$2.250, al incrementarse la demanda de turistas desde mayo.

PUBLICIDAD

En el sector de los hoteles es habitual aplicar tarifas dinámicas en función de la demanda, así como tener en cuenta los descuentos de los operadores de turismo, la duración de estadía de los clientes y su fidelidad con la marca.

A bedroom suite is seen at Le Bristol hotel in Paris, France, on Tuesday, June 14, 2011. Eight deluxe French hotels were crowned with the rare distinction of "palace" status in May, a new industry classification for luxury that goes beyond a mere five stars. Four Paris hotels, the Bristol, the Meurice, the Park Hyatt and the Plaza Athenee made the list. Photographer: Simon Dawson/Bloombergdfd

La suite de 3.475 pies cuadrados y tres habitaciones tiene vistas a su jardín de estilo francés y cuenta con una zona de comedor que puede albergar hasta 12 invitados, según la descripción del hotel. Suele ser la preferida por las delegaciones oficiales debido a su tamaño, dice la directora comercial.

“No hay resistencia al precio” por parte de los clientes, dice Hodoul-Baudry. “París se beneficia de una fuerte demanda, así que la aprovechamos después de años de sufrimiento”, por los cierres, pero también por los atentados y las protestas. El aumento de los costes de los salarios del personal, los alimentos y la energía también ha llevado a Bristol a aumentar sus tarifas, añade.

PUBLICIDAD

Hodoul-Baudry cree que una serie de Netflix también puede haber ayudado. “Emily in Paris, aunque llena de clichés, probablemente dio a los estadounidenses el deseo de volver, gracias a su hermoso retrato” de la ciudad. La serie, que se estrenó hace dos años durante el otoño de los encierros del Covid-19, también despertó el interés por esas ahora omnipresentes exposiciones inmersivas de Van Gogh. A los estadounidenses les gusta especialmente la suite parisina del Bristol, cuya tarifa ha subido US$968, hasta los US$11.600 por noche, dice. La suite exhibe temporalmente una obra maestra de Marc Chagall, Les Mariés au coq.

Los principales hoteles de lujo de París tienen que arreglárselas sin los turistas chinos, que siguen atascados en su país, y sin los rusos desde finales de febrero, tras la invasión de Ucrania y las consiguientes sanciones.

El Plaza Athénée, otro hotel palaciego de categoría superior a las cinco estrellas, también ha tenido un verano récord, ayudado por la paridad euro-dólar, según Francois Delahaye, su director general. Los estadounidenses representan ahora el 45% de sus clientes, frente a una cuarta parte antes de la pandemia. “Además, se quedan más tiempo”, añade. Los rusos representaban el 9% de la clientela del hotel antes de la guerra.

Suite Junior en París.dfd

“El dinero no es un problema” para los clientes, dice Delahaye, y añade que cada vez son más los que vienen en avión privado para evitar las posibles interrupciones de las aerolíneas comerciales. El personal se ha dado cuenta de ello, ya que han reservado más recogidas en limusina en el aeropuerto de Le Bourget, que atiende a clientes privados y de negocios, en lugar de en París-Charles de Gaulle.

Ambos directivos afirman que septiembre y octubre van camino de ser meses excelentes para los hoteles de lujo, ya que la Semana de la Moda de París comienza el 26 de septiembre y Paris+ par Art Basel, antes conocida como la feria Fiac, el 20 de octubre. Este evento suele atraer a coleccionistas de arte contemporáneo de todo el mundo. Pero tanto Delahaye como Hodoul-Baudry se muestran prudentes a la hora de predecir las tendencias del próximo año en medio de la incertidumbre económica y financiera.

Al recién llegado Cheval Blanc también le ha ido mejor de lo esperado desde que el hotel de lujo abrió sus puertas hace un año junto al centro comercial Samaritaine, con habitaciones a partir de US$1.210.

PUBLICIDAD
Trees line the garden at Le Bristol hotel in Paris, France, on Tuesday, June 14, 2011. Eight deluxe French hotels were crowned with the rare distinction of "palace" status in May, a new industry classification for luxury that goes beyond a mere five stars. Four Paris hotels, the Bristol, the Meurice, the Park Hyatt and the Plaza Athenee made the list. Photographer: Simon Dawson/Bloombergdfd

Espera conseguir el estatus de palacio, lo que elevaría a 13 el número de hoteles de este tipo en la capital francesa. Atout France, la agencia encargada de promocionar el país como destino turístico en el extranjero, otorga este título. El Cheval Blanc cobra US$53.200 por noche por una estancia en su apartamento de 10.780 pies cuadrados, que incluye su propio ascensor y piscina privada, según una persona familiarizada con el asunto. Una portavoz declinó hacer comentarios.

“Nuestro primer año ha superado nuestras expectativas”, afirma Olivier Lefebvre, director general de la marca de hoteles de lujo LVMH SE (MCN). No quiso dar cifras, ya que el propietario de Louis Vuitton no desglosa las cifras por marcas. “A día de hoy, si no tuviéramos estos agoreros, les diría que tendremos un 2022 totalmente excepcional”, dice con cautela, refiriéndose a las sombrías previsiones económicas.

Pero en lo que va de año, los clientes se han propuesto “disfrutar”. Los abuelos están invitando a los padres y a los nietos, estamos notando muchos viajes multigeneracionales, la gente está pensando que puede morir pronto y “no ha hecho el viaje que quería hacer”, dice Hodoul-Baudry. “Todo ha sido un viaje por venganza” en 2022.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD