Latinoamérica

Biden evalúa unir esfuerzos con Canadá y países de LatAm para ayudar a Haití

Si bien no se ha descartado ninguna alternativa, enviar tropas estadounidenses es improbable. Estos son algunos posibles escenarios

Imagen del barrio Martissant en Haití
Por Bloomberg News
25 de octubre, 2022 | 12:38 PM

Bloomberg — El presidente de EE.UU., Joe Biden, está considerando un esfuerzo conjunto con países vecinos de Haití para lidiar con la situación del país, cuyo rápido deterioro en materia de seguridad y salud aumenta las preocupaciones de que se necesite una intervención para prevenir su colapso.

El país norteamericano está evaluando opciones, entre ellas una posible misión liderada por otro país, para terminar con la violencia, confrontar con bandas armadas y lidiar con una crisis humanitaria cada vez mayor que incluso ha visto un brote de cólera, dijeron personas familiarizadas con las conversaciones, que pidieron hablar bajo condición de anonimato.

Si bien no se ha descartado ninguna alternativa, enviar tropas estadounidenses es improbable, dijeron las personas. El gobierno de Biden tiene reparos de hacer cualquier cosa de manera unilateral.

PUBLICIDAD

En cambio, está está estudiando qué esfuerzos conjuntos con los vecinos -incluidos Canadá y los países de América Latina- podrían ser factibles, dijeron las personas.

Otras medidas podrían incluir más financiación, ayuda material, envío de fuerzas de seguridad o entrenadores al país, según las personas.

A dos semanas de las elecciones de mitad de mandato, que determinarán si los demócratas mantienen el control del Congreso, el deseo de Biden de intervenir en el extranjero para sofocar una crisis humanitaria en ciernes se considera mínimo.

PUBLICIDAD

Ya está sometido a una gran presión por parte de los republicanos por el aumento del número de inmigrantes procedentes de países latinoamericanos, como Cuba, Haití y Venezuela, que cruzan la frontera sur, y los legisladores del Partido Republicano están empezando a mostrarse reacios a proporcionar ayuda a Ucrania. Si los republicanos ganan el control de una o ambas cámaras del Congreso, el costo político para Biden de intervenir en Haití aumentaría.

La comunidad Cite Soleil en Puerto Príncipedfd

Las consecuencias de Somalia

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos aportó soldados para misiones de mantenimiento de la paz en todo el mundo, y las misiones en Haití, Somalia y los Balcanes contaron con una fuerte presencia estadounidense en la década de 1990. Pero la muerte de 18 soldados estadounidenses en Somalia, documentada en el libro Black Hawk Down, llevó a Estados Unidos a reducir drásticamente su participación en dichas misiones.

Haití ha vivido bajo décadas de inestabilidad política, recibiendo varias misiones humanitarias y miles de millones de ayuda extranjera que no sirvieron para sacar al país de su ciclo de pobreza y anarquía. La situación no hizo más que empeorar tras el asesinato del presidente Jovenel Moise en 2021, lo que hace que cualquier intervención extranjera tenga aún menos posibilidades de éxito.

En las calles de la isla caribeña muchos recuerdan la intervención militar liderada por Estados Unidos en 1994, llamada “Uphold Democracy” (sostener la democracia), y la misión de la ONU en Haití, que duró una década y terminó en 2017. Ninguna de ellas trajo la estabilidad política o el fin de la violencia que prometieron, dijo Joseph Harold Pierre, un analista político con sede en Puerto Príncipe.

“Esas misiones no tuvieron éxito porque en Haití no teníamos un gobierno capaz de guiar esas misiones”, dijo.

Para complicar aún más las cosas, el primer ministro Ariel Henry es considerado ilegítimo por muchos después de que llegara al poder sin elecciones tras el asesinato de Moise.

PUBLICIDAD

Miles de haitianos sufren actualmente condiciones de hambruna, ya que la violencia de las bandas y las protestas paralizan la economía y dificultan el suministro de alimentos, según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU. Haití ha pedido a la ONU, a Estados Unidos y a otros países tropas para ayudar a frenar la violencia y controlar a las bandas.

Avivando los disturbios

Con la situación en ebullición, las naciones vecinas se esfuerzan por ayudar sin avivar los disturbios ni repetir los errores intervencionistas del pasado, dijeron las personas.

Estados Unidos y Canadá han enviado este mes vehículos blindados a Haití, y el personal de USAID ya se encuentra sobre el terreno. El Consejo de Seguridad de la ONU votó la semana pasada a favor de una solución propuesta por México y Estados Unidos para imponer sanciones a ciertas figuras de Haití que, según el organismo multilateral, están alimentando los disturbios.

PUBLICIDAD
Haitidfd

Estados Unidos y sus socios “consideran que el statu quo es insostenible dada la situación de seguridad, la situación de salud pública y la situación económica a la que se enfrentan los haitianos”, declaró el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price. “Seguimos trabajando con nuestros socios para determinar los próximos pasos”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo la semana pasada que se estaban manteniendo conversaciones “con socios con la experiencia necesaria que han expresado el interés de liderar ese esfuerzo y contribuir a una misión que no sea de la ONU.”

PUBLICIDAD

“Estados Unidos está considerando las formas más efectivas de apoyar directamente, permitir y dotar de recursos ese esfuerzo”, dijo.

Por su parte, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha hablado este mes con líderes de la región, incluyendo una llamada el 14 de octubre con el presidente de Surinam, Chan Santokhi, que preside Caricom, un grupo de naciones del Caribe.

El dirigente canadiense también reunió a su Grupo de Respuesta a Incidentes, compuesto por ministros y asesores de alto nivel. Trudeau y la ministra de Asuntos Exteriores, Melanie Joly, están sopesando las opciones, dijeron las personas.

PUBLICIDAD

Trudeau y los líderes de la Caricom debatieron la necesidad de eliminar los bloqueos de las bandas en torno al país, que agravan la crisis humanitaria, frenar el aumento del hambre e imponer sanciones a los funcionarios corruptos. También abordaron las formas de “facilitar un diálogo inclusivo, dirigido por los haitianos, hacia unas elecciones libres y justas”, dijo la oficina de Trudeau en un comunicado.

-- Con la ayuda de Jim Wyss.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD