Jacinda Ardern
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Jacinda Ardern anunció su decisión de dimitir como Primera Ministra de Nueva Zelanda haciendo gala de la modestia que la caracteriza.

“Lo he dado todo por ser Primera Ministra, pero también me ha quitado mucho”, declaró el jueves. “No se puede ni se debe hacer el trabajo a menos que se tenga el depósito lleno, más un poco de reserva para esos retos imprevistos e inesperados que inevitablemente aparecen”.

PUBLICIDAD

Se trataba de una mujer política muy respetada, tanto en su país como en el resto del mundo, y muy astuta, que deja vacante el cargo por decisión propia. La decisión fue recibida con conmoción general.

La echaremos de menos y debemos respetar su decisión. Pero subraya los retos de la diversidad en la política y el mundo corporativo. No se trata sólo de conseguir que las mujeres lleguen, sino de que se mantengan allí. Queremos que políticas como Ardern perduren porque son las que cambian la narrativa.

PUBLICIDAD

Ardern y las jóvenes líderes -como la Primera Ministra finlandesa Sanna Marin y la danesa Mette Frederiksen- que han surgido en la última década son el contrapunto a los líderes masculinos ruidosos, narcisistas y que buscan llamar la atención, en una ola de sentimiento populista. Nos demuestran que los países pueden gobernarse no sólo con fuerza y bravuconería, sino también con compasión y sentido del humor. Se puede ser un político hábil y empático, y reírse por el camino.

La política sigue siendo un terreno difícil para las mujeres. La primera mujer Primera Ministra de Australia, Julia Gillard, sufrió un aluvión de ataques sexistas en el Parlamento y en los medios de comunicación que dieron lugar a su ahora famoso discurso sobre la misoginia en octubre de 2012, que se hizo viral.

PUBLICIDAD

La decisión de Ardern de dimitir también demuestra que las mujeres siguen debatiéndose entre sus ambiciones políticas y su vida privada. En 2018, se convirtió en la primera mujer primer ministro en dar a luz en el cargo desde la fallecida pakistaní Benazir Bhutto. Tanya Plibersek, entonces líder adjunta del Partido Laborista australiano, descartó en 2019 presentarse al máximo cargo porque no podía “conciliar” las responsabilidades con su familia con ser líder de su partido. Otra diputada federal australiana, Kate Ellis, abandonó la política en las elecciones de 2019 para pasar más tiempo con sus hijos.

Más recientemente, el sentimiento contra Ardern se volvió y ella sufrió en las encuestas de opinión. Se enfrentó a una oleada de amenazas personales que se hicieron más explícitas y despiadadas a medida que grupos conspirativos y antivacunación, enfadados por su gestión de la pandemia, pasaban al ataque.

PUBLICIDAD

Ardern alcanzó el estatus de estrella del rock tras convertirse en la dirigente más joven del mundo a los 37 años. Podía aparecer en la portada de Vogue e hilar melodías, gestionar crisis y hacer que otros líderes mundiales la escucharan y la tuvieran en cuenta. Ardern se ha enfrentado a preguntas insultantes de los medios de comunicación -el mes pasado, ella y la finlandesa Marin se vieron obligados a reprender a un periodista que sugirió que las dos líderes mundiales sólo se reunían porque eran mujeres jóvenes-, pero ha manejado las situaciones con aplomo.

Reformó las leyes sobre armas después de un tiroteo extremista en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, en la Isla Sur, en marzo de 2019, en el que murieron 51 personas. Su compasión se puso de manifiesto una vez más cuando un volcán frente a la costa de Nueva Zelanda entró en erupción en diciembre de 2019, causando 22 muertes. La pandemia puso a prueba su temple, pero se le atribuyó el mérito de mantener a raya el virus con uno de los confinamientos más estrictos del mundo.

PUBLICIDAD

En lo que respecta a la población indígena del país, Ardern volvió a mostrar su estilo de gobierno. Nombró a Nanaia Mahuta, una mujer maorí, ministra de Asuntos Exteriores, y su partido prometió que las escuelas integrarían la lengua maorí en sus planes de estudio para 2025.

Ardern no estaba por encima de irritarse. Pero es un testimonio de su carácter el hecho de que pudiera superar las asperezas de la política y ser una buena deportista. Una copia oficial firmada de una transcripción de Ardern insultando a un líder de la oposición (más tarde se disculpó por mensaje de texto) se vendió por más de 100.000 dólares neozelandeses (US$64.000) para recaudar fondos con fines benéficos.

PUBLICIDAD

Al igual que la decisión de la ex número uno del tenis mundial Ashleigh Barty de dejar el tenis, sospecho que nuestro malestar con el anuncio de Ardern tiene más que ver con que ansiamos modelos de conducta que enorgullezcan a todo el mundo en todo el mundo. Son fuertes, realizadas, firmes, pero también muestran elegancia bajo presión. Ahora más que nunca, el mundo las necesita.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.