Actualidad

Ian Bremmer: “La de Brasil va a ser la elección más disfuncional de un país grande en 2022″

En diálogo con Bloomberg Línea, presidente y fundador de la consultora Eurasia analizó los principales eventos que marcan la agenda geopolítica de América Latina.

Ian Bremmer habla durante una entrevista en Vietnam.
15 de septiembre, 2021 | 06:12 PM

Ian Bremmer y la consultora de riesgo político que fundó, Eurasia Group, son fuentes de consulta para los principales actores políticos y financieros a lo largo del mundo.

En diálogo con Bloomberg Línea, Bremmer realizó un análisis de los principales eventos que marcan la agenda geopolítica de América Latina en la actualidad y de cara al futuro: se mostró escéptico sobre la implementación del bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador y estimó que el resultado adverso para el gobierno argentino en las primarias del pasado domingo augura una profundización de la crisis económica en Argentina.

También criticó duramente al presidente brasileño Jair Bolsonaro tras las manifestaciones que convocó para el pasado 7 de septiembre y sus ataques a la Corte Suprema, así como intención de calmar las aguas pocos días después. Y si bien aseguró que el mandatario no podrá mantenerse en el poder por medios “extra legales”, consideró que existe una posibilidad real de que tenga lugar un escenario similar al asalto al capitolio estadounidense del 6 de enero, solo que “mucho más violento”.

PUBLICIDAD

La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad

Bloomberg Línea: ¿Cómo analiza la implementación del bitcoin en El Salvador como moneda de curso legal?

Ian Bremmer: Bukele está en una situación difícil. La economía no va bien, su gobierno está bajo mucha presión de los Estados Unidos y eso no les gusta, no les gusta estar dolarizados. Mi preocupación es que Bukele no es sólo un “cripto bro” que quiere mostrar que es tecnológicamente sofisticado, sino que también está haciendo una apuesta con la moneda de su país. Es como ir a un casino y poner tu dinero en el rojo o el negro. Creo que su esperanza es que el bitcoin va a subir como la espuma y en consecuencia la economía va a estar mucho mejor. Pero, como sabemos, la cantidad de volatilidad que experimenta el bitcoin lo hace fundamentalmente inapropiado como moneda de un país.

PUBLICIDAD

Esto debería ser para gente rica que tiene dinero para potencialmente apostarlo. Por eso no me gustó que Robinhood creara un ambiente de casino. Sí, todo el mundo puede operar, pero todos sabemos que en ese entorno suelen ser los pobres que no saben mucho y no tienen ingresos extras los que acaban perdiendo. La iniciativa no es tan popular, la gente está un poco asustada y no lo entiende bien. Claro que muchos se están descargando la aplicación. Bukele dijo que todos recibirían US$30 si se inscribían. ¿Por qué no lo harían? Son US$30. Pero eso es diferente a decir que será un lanzamiento exitoso de la criptomoneda.

BL: ¿Y cómo interpreta las acciones de Jair Bolsonaro el pasado 7 de septiembre? Tanto sus combativas declaraciones ese día como la carta conciliatoria que envió dos días después tras las fuertes críticas recibidas.

IB: Bolsonaro es un payaso y actúa para sus partidarios, pero también entiende que hay ciertos límites que no puede cruzar. Las declaraciones que hizo el día de la independencia de Brasil, durante las manifestaciones, fueron muy claras: no aceptaría ninguna decisión de un juez del Tribunal Supremo que ha estado investigando a su círculo íntimo. Dos días más tarde emite una declaración escrita diciendo que seguirá todo de acuerdo con los canales judiciales adecuados. Esas declaraciones son totalmente incoherentes, como si fueran hechas por seres humanos diferentes.

La realidad es que es un showman, es un animador, está lanzando carne roja para su base, pero también está dispuesto a cambiar su tono a lo que sea conveniente y útil dependiendo del día. Es una gran decepción que un país tan importante como Brasil sea dirigido por alguien tan claramente incapaz de ocupar ese cargo.

BL: ¿Cree que esto afecta el rol del país en la región? Sobre todo teniendo en cuenta que Lula es el principal contendiente, y él también suscita emociones fuertes en el plano local e internacional

IB: Cuando el presidente del país dice que no hay manera de que pierda una elección democrática, que las alternativas son ganar o que lo arresten o lo maten, eso es una mentira. Es ridículo. En consecuencia, es probable que pierda. No va a ser capaz de tomar el control a través de medios no legales. No tiene más capacidad para hacerlo que la que tuvo Trump en Estados Unidos a pesar de los acontecimientos del 6 de enero. El peligro en Brasil es que un evento como el del 6 de enero pudiera ser mucho más violento.

PUBLICIDAD

Bolsonaro, a diferencia de Trump, era militar y hay mucha policía militar en algunos de los estados que dependen de gobernadores que son leales a él. Si hubiera una impugnación extrajudicial de las elecciones, podría verlos ponerse del lado de los militares, de la cadena de mando de las fuerzas armadas, la cúpula militar, y decidir que van a reconocer y apoyar a Bolsonaro. Eso, por supuesto, no ocurrió en Estados Unidos. En ese caso, mucha gente podría morir.

Me parece que Bolsonaro, a un año de las elecciones, está conduciendo a una ruptura potencialmente más facciosa y violenta a medida que nos dirigimos a lo que será la elección más disfuncional del 2022 para un país grande. Me preocupa pero quiero ser muy claro: no puede robarse las elecciones. Es una elección nacional, federal. No es estado por estado, por lo que es más difícil de hacer que en Estados Unidos. Su partido no tiene mucha fuerza.

La gran pregunta es si será Lula el ganador o si Bolsonaro se vuelve tan incompetente, tan incapaz de funcionar, que suficientes de sus partidarios se desprenden y crean una ventana partido en el centro. En Estados Unidos eso no ocurre realmente, pero en Brasil podría ocurrir y creo que esa es la pregunta interesante para los mercados.

PUBLICIDAD

BL: En Argentina el escenario electoral del pasado domingo fue bastante distinto. ¿Podría el país tratar de posicionarse como una alternativa estable en la región?

IB: Las elecciones en Argentina han transcurrido sin problemas, en comparación con Brasil, pero en términos de estabilidad política y económica, tiene muchos problemas a raíz de que el partido en el poder, el gobierno de Alberto Fernández, ha tenido un resultado muy malo en las elecciones primarias y sobre todo en la provincia de Buenos Aires, donde perdió ante la oposición conservadora por unos cinco puntos.

PUBLICIDAD

Es una gran, gran derrota para los peronistas. Eso significa que Fernández va a perder mucho poder y Cristina Kirchner tendrá mucha más influencia. La opinión de Kirchner es que Fernández no ha sido lo suficientemente fuerte, no ha intervenido lo suficientemente en la economía. Entonces creo que en los próximos meses va a haber una fuerte crisis económica en Argentina, porque ella va a poder decir, “queremos intervenir fuertemente en la economía”. Las conversaciones con el FMI van a empeorar mucho. Creo que eso es un problema. A largo plazo, por supuesto, significa que pierden el poder, pero en el corto es peligroso para el país.

BL: ¿Cómo analiza el desarrollo de las negociaciones venezolanas en México?

IB: Hay un poco de progreso en el sentido de que Capriles está mucho más dispuesto a entablar conversaciones con el presidente y está adoptando un enfoque más gradual hacia la reforma que Guaidó, que tenía una postura mucho más de “necesitamos a este tipo fuera ahora sin importar lo que sea”. Creo que eso crea la posibilidad de que ambas partes hagan concesiones que podrían mejorar la situación humanitaria y reducir las sanciones hasta cierto punto. Pero, de nuevo, el país está siendo dirigido de forma horrible y se encuentra en una zona económicamente desastrosa. Así que eso no va a cambiar a corto plazo.

PUBLICIDAD

BL: ¿Y la relación de México con Estados Unidos en general?

IB: Creo que es razonablemente estable. AMLO no gana elecciones por su política exterior. Fue capaz de construir una buena relación de trabajo con Trump pese a que se pensaba que no iba a ser así. Lo mismo con Biden. Estados Unidos toma las decisiones en materia económica en esa relación y México tiene una gran dependencia de la dirección de la economía estadounidense. Claramente hay muchos en EE.UU. que están preocupados por acciones más nacionalistas e intervencionistas de AMLO en su propio país, sobre todo en grandes sectores como el energético. Pero creo que en última instancia lo que puede hacer, teniendo en cuenta cuan dependiente de los EE.UU. es, es limitado.

BL: Al ser electo, se habló mucho de que Biden sería el presidente estadounidense con mayor conocimiento sobre América Latina. Pero no parece que la agenda regional haya cambiado mucho desde enero, ¿cómo ve la relación entre EE.UU. y América Latina en general?

PUBLICIDAD

IB: Diría que no es una prioridad para EE.UU., con la excepción de la situación fronteriza, que ha empeorado hasta cierto punto porque la administración de Biden es menos dura en el tratamiento de los migrantes ilegales en la frontera y hacia EE.UU. Fue interesante que decidiera que Kamala Harris tuviera la cartera para ocuparse de la frontera y específicamente del Triángulo Norte.

Ella es de California y tiene mucha experiencia histórica en este tema. Biden conoce muy bien América Latina, pero en realidad no se relaciona mucho con la comunidad hispana en Estados Unidos. No están en Delaware. Como senador habla con los trabajadores, con la comunidad negra, se ha comprometido con los soldados, con los militares. Pero con los latinos en EEUU, no tanto. Creo que por eso dijo “eres vicepresidente, esto es tuyo”. Es un tema bastante difícil de tratar con eficacia para ella y no creo que lo haya hecho muy bien hasta ahora.

BL: ¿Cree que pueden encontrar áreas de beneficio mutuo con la reconfiguración del tablero global tras la pandemia?

IB: Estados Unidos está tratando de acortar las cadenas de suministro hasta cierto punto. Ciertamente con los trabajadores estadounidenses, pero también con el T-MEC. Creo que esa área puede ver más inversión, más integración. Y el patio trasero de Estados Unidos es un área donde se verá más voluntad de invertir más en infraestructura para competir con China. El plan de inversión mundial Build Back Better global comenzó con los estadounidenses, japoneses y australianos centrándose en Asia, pero habrá interés en centrarse en América Latina también.

PUBLICIDAD