Economía

Tasa de referencia: ¿Por qué el BCRA la mantiene sin cambios?

Pese a la inflación y a diferencia de lo que ocurre en la región, el Banco Central de la República Argentina la fija en el mismo nivel hace más de un año

Así lo decide pese a que en la región se aplican diversos ajustes al alza.
07 de diciembre, 2021 | 04:00 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Buenos Aires — Con la llegada de la pandemia, la inflación comenzó a ser un motivo de preocupación a nivel internacional, por lo que la mayoría de los países de la región decidieron poner en marcha medidas que apuntan a frenar esa dinámica. En ese escenario, una de las herramientas más utilizadas en el último período fue la de elevar la tasa de referencia.

ADEMÁS: El BCRA considera aumentar la tasa de referencia por primera vez en más de un año

PUBLICIDAD

A diferencia de lo ocurrido en los países vecinos, en la Argentina hace más de un año que la tasa de referencia de la política monetaria, la Leliq, permanece en el nivel del 38%, con una inflación que solamente entre enero y octubre escaló al 41,8%.

    • ¿En cuánto cerrará la inflación en 2021? De acuerdo con el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) publicado por el Banco Central, el pronóstico del costo de vida para este año fue ubicado en 51,1%, al tiempo que para 2022 llegó a 52,1%.

VER MÁS: Mayor alza de tasa en Brasil en 20 años apunta a Sélic de más del 10% pronto

PUBLICIDAD

En mayor o menor medida, en la región la tasa de referencia tuvo varios aumentos en los últimos meses. En Brasil, el Comité de Política Monetaria empezó a corregir la tasa en marzo pasado y el mercado espera más aumentos para la última etapa del año. Por su parte, en Colombia ya se modificó dos veces, y en México y Perú, unas cuatro. La mayoría de estos países también prevé un último aumento de tasa este mes.

¿Qué pasa en el mercado local?

Pese a lo sucedido a nivel regional, el Banco Central de la República Argentina optó por otra modalidad. “La decisión de no subir las tasas en un contexto inflacionario creciente responde a un interés político. Mantener tasas fuertemente negativas no deja de ser altamente distorsivo para las decisiones de ahorro que se puedan proyectar en el país”, consideró en declaraciones a Bloomberg Línea Joel Lupieri, analista de Epyca Consultores.

“Del accionar del BCRA se desprende que el hecho de no subir el precio del dinero asume que habrá de tener un efecto expansivo sobre la inversión, algo que al parecer no se está manifestando”, evaluó.

TE PUEDE INTERESAR: Optimismo en el empresariado argentino: CFOs esperan una recuperación en 2022:

PUBLICIDAD

A su vez, estimó que “un aumento de las tasas, por encima de la inflación esperada, probablemente desaceleraría la inercia en la escalada de precios, pero atacando el ‘core’ del modelo de crecimiento actual”, impulsado por el consumo.

Hoy el BCRA no sube las tasas e intenta mantener el equilibro entre precios que no ceden, y un consumo que no puede ser desincentivado”, analizó Lupieri.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Alza de 50 puntos base en México podría alterar mercados: miembro de Banxico

La rentabilidad, negativa

“Las tasas actualmente son negativas en términos reales, pero, más allá del nivel de las tasas en pesos, lo más relevante es que esas tasas sean positivas en términos de dólares esperados. En otras palabras, lo más importante con respecto al rumbo cambiario es que el mercado deje de esperar un salto, o que el que haya sea el último, y para eso es fundamental el manejo de las expectativas”, sostuvo Javier Casabal, estratega de renta fija de AdCap.

PUBLICIDAD

En diálogo con este medio sostuvo que “podría ser muy relevante que el FMI se exprese sobre el nivel del tipo de cambio, como ocurrió con el Artículo IV de 2017, siguiendo aquellos mismos parámetros de tipo de cambio real y nivel de la cuenta corriente. Hoy el Fondo podría requerir una devaluación del 5%, como mucho”.

“Lo relevante es que el Banco Central pueda volver a comprar dólares. Y es algo que sólo podrá hacer cuando la tasa en pesos esperada (pasada a dólares) se vuelva positiva. Eso es exactamente lo que ocurrió en 2013″, señaló. “Desde el punto de vista de los pesos, si las tasas se vuelven positivas en términos reales, el mercado se empezará a preocupar por el déficit cuasifiscal”, expresó. Ese déficit cuasifiscal se genera a partir de los pasivos del Banco Central.

Así, aclaró que “mientras el Banco Central pague tasas reales negativas, el déficit cuasifiscal no debería ser un problema”.

PUBLICIDAD