Actualidad

Biden elige a Ketanji Jackson para la Corte Suprema, una decisión histórica

Como jueza de distrito federal, cargo que ocupó durante ocho años, estuvo involucrada en varios casos de alto perfil

Ketanji Brown Jackson
Por Greg Stohr y Jennifer Epstein
25 de febrero, 2022 | 10:39 AM

Bloomberg — El presidente Joe Biden dijo que nominará a la jueza Ketanji Brown Jackson como la primera mujer negra en la Corte Suprema.

“Es una de las mentes legales más brillantes”, dijo Biden en un tuit a la hora de anunciar la nominación. La selección de Jackson agregaría una voz liberal fresca con nuevas experiencias de vida sin cambiar su inclinación conservadora.

Jackson, de 51 años, es un jueza de un tribunal federal de apelaciones que alguna vez sirvió en la Comisión de Sentencias de EE.UU. y como defensora pública, trabajos que ningún juez ha tenido jamás. Trabajó como asistente legal del hombre al que reemplazaría, el juez saliente Stephen Breyer, de 83 años.

PUBLICIDAD

La nominación será la primera de Biden en un tribunal cuya mayoría conservadora está preparada para realizar cambios radicales en la ley, lo que podría expandir los derechos de portación de armas, reducir el poder regulatorio federal y anular el derecho constitucional al aborto. Aunque Jackson no afectará el equilibrio ideológico de la corte, podría reforzar el ala liberal de tres jueces y servir durante décadas.

Si tiene éxito, la nominación podría proporcionar un impulso político necesario para Biden mientras lucha contra la caída de los índices de aprobación y la posibilidad de que los republicanos tomen el control del Congreso en las elecciones de mitad de período de noviembre.

Biden tendrá que obtener la nominación a través de un Senado dividido en partes iguales, que los demócratas controlan solo debido al voto de desempate de la vicepresidenta Kamala Harris. Jackson ganó la confirmación de la Corte de Apelaciones de EE.UU. para el circuito de DC el año pasado con el apoyo de tres republicanos: las senadoras Susan Collins de Maine, Lisa Murkowski de Alaska y Lindsey Graham de Carolina del Sur.

PUBLICIDAD

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell y los miembros de su equipo de liderazgo hasta ahora no han mostrado signos de querer participar en una acalorada pelea partidista por el candidato de Biden. “Creemos que un candidato a la Corte Suprema debe ser tratado con respeto, examinado a fondo y luego votado”, dijo McConnell en una comparecencia el martes en su estado natal de Kentucky.

La selección de una jueza federal en funciones acelerará el proceso de confirmación porque la elección ya pasó por las rigurosas verificaciones de antecedentes y la investigación de antecedentes requerida en el Senado, un punto que el presidente del Poder Judicial del Senado, Dick Durbin, dijo que estaba enfatizando ante la Casa Blanca en las últimas semanas. Durbin dijo la semana pasada que su objetivo es confirmar la elección en el pleno del Senado para el 9 de abril, el comienzo de un receso de Semana Santa en el Congreso de dos semanas.

Un derrame cerebral reciente que hospitalizó al senador demócrata Ben Ray Lujan de Nuevo México subrayó la fragilidad de la mayoría demócrata en el Senado 50-50, aunque se espera que Lujan regrese al Senado a tiempo para votar sobre la confirmación.

Jackson, graduada de la Universidad de Harvard y la Facultad de Derecho de Harvard, obtuvo la nominación menos de un año después de que Biden la nombrara para el Circuito de DC. Como jueza de distrito federal, cargo que ocupó durante ocho años, estuvo involucrada en varios casos de alto perfil que involucraron al entonces presidente Donald Trump.

Ella dictaminó en 2019 que el exabogado de la Casa Blanca, Don McGahn, tenía que testificar en una audiencia de juicio político en la Cámara a pesar de la objeción de Trump. “Los presidentes no son reyes”, escribió en su decisión de 120 páginas.

Jackson nació en Washington DC y creció en Miami, donde su padre trabajaba como abogado de la junta escolar del condado y su madre era directora de una escuela especializada.

PUBLICIDAD

Su carrera ha sido variada, incluyendo períodos en varios bufetes de abogados importantes. En un discurso de 2017 describió su carrera inicial como una “odisea profesional de proporciones épicas” mientras luchaba por equilibrar el trabajo con la vida familiar. Ella y su esposo, un cirujano de Washington, tienen dos hijas.

Trabajó como defensora pública federal en Washington de 2005 a 2007. Algunos críticos se han aprovechado de su trabajo en representación de Khi Ali Gul, un recluso detenido como combatiente enemigo en la base militar estadounidense en la Bahía de Guantánamo en Cuba después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Ella le dijo al Comité Judicial del Senado el año pasado que, en el momento en que representó a Gul, su hermano estaba sirviendo en Irak como soldado de infantería del ejército estadounidense. “Estaba profunda y personalmente consciente de las circunstancias trágicas y deplorables que dieron lugar al arresto y detención por parte del gobierno de EE.UU. de las personas aprehendidas en la Bahía de Guantánamo”, dijo en una respuesta por escrito a las preguntas planteadas como parte de su confirmación por parte de la corte de apelaciones. proceso.

PUBLICIDAD

Jackson fue designada por el presidente Barack Obama para ser vicepresidenta de la Comisión de Sentencias de EE. UU. en 2010 y luego para ser juez de distrito federal en Washington en 2013.

Con la ayuda de Laura Litván y Kimberly Robinson .

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

Corte Suprema decidirá sobre programa “Permanecer en México”

EE.UU.: Corte Suprema frena exigencia de vacunación o testeo de gobierno de Biden

PUBLICIDAD

Chile pone en pausa proyecto de litio; Corte Suprema exige permiso indígena

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD