Mercados

EE.UU. estudia reactivar refinerías ociosas para controlar los precios

Los esfuerzos de la Administración se producen cuando el precio promedio de un galón de gasolina regular sin plomo alcanzó el miércoles un récord de US$4,60

Los precios de la gasolina en EE.UU. llegaron a niveles récord
Por Ari Natter
26 de mayo, 2022 | 04:23 PM

Bloomberg — La Administración Biden se está acercando a la industria petrolera para indagar sobre la reactivación de refinerías cerradas, en un intento de la Casa Blanca por combatir los precios récord de la gasolina que están activando las alarmas políticas antes de las elecciones legislativas de mitad de período.

Los miembros del Consejo Económico Nacional y otros funcionarios han preguntado dentro de la industria sobre los factores que llevaron a la detención de algunas operaciones de refinación y si hay planes en marcha para reiniciar la capacidad, dijo una persona familiarizada con el asunto. La persona, que no estaba autorizada para hablar oficialmente, agregó que no se hizo ninguna solicitud directa de reactivar las operaciones.

La Casa Blanca no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

PUBLICIDAD

Los esfuerzos de la Administración se producen cuando el precio promedio de un galón de gasolina regular sin plomo alcanzó el miércoles un récord de US$4,60, justo cuando está por comenzar la temporada de conducción durante el verano boreal. En California, los precios superan los US$6 por galón, según AAA.

Pero la Casa Blanca, que ha establecido un “equipo de mercados de energía” interinstitucional que ha estado monitoreando el suministro de energía y los datos de precios durante los últimos meses, tiene pocas buenas opciones disponibles para controlar los precios de la gasolina. Los precios en las estaciones de servicio se han disparado en medio de la invasión rusa a Ucrania que envió los futuros del petróleo por encima de los US$100 el barril.

Más de 1 millón de barriles por día de capacidad de refinación de petróleo del país, o alrededor del 5% general, ha dejado de operar desde el comienzo de la pandemia. En otras partes del mundo, la capacidad se ha reducido en 2,13 millones de barriles adicionales por día, estima la consultora energética Turner, Mason & Co. Y sin planes para poner en funcionamiento nuevas plantas en EE.UU., a pesar de que las refinerías están obteniendo ganancias récord, la escasez de suministro solo empeorará.

PUBLICIDAD