EE.UU.

Asesor jefe del Senado recorta el proyecto de ley sobre el precio de los medicamentos

Una disposición que limita los gastos de bolsillo de la insulina a 35 dólares al mes para Medicare y los seguros privados sigue siendo objeto de revisión, según una de las personas

Fuente: FreePick
Por Erik Wasson y Alexander Ruoff
06 de agosto, 2022 | 12:05 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

El asesor jefe a cargo de las normas del Senado autorizó a Medicare a negociar los precios de los medicamentos por primera vez, aunque se bloqueó la propuesta de los demócratas que pretendía limitar el aumento de los precios de los medicamentos recetados en el mercado comercial.

El fallo es una victoria parcial para los fabricantes de medicamentos, que podrían intentar recuperar sus beneficios perdidos en Medicare en las aseguradoras privadas.

PUBLICIDAD

La parlamentaria del Senado, Elizabeth MacDonough, dictaminó que la mayor parte del proyecto de ley sobre los precios de los medicamentos puede acogerse a un proceso presupuestario de vía rápida por el que los demócratas, que tienen una estrecha mayoría en la cámara, pueden aprobar la legislación sin la amenaza de un filibusterismo republicano.

Las disposiciones sobre el precio de los medicamentos forman parte de un proyecto de ley presupuestaria que el Senado tiene previsto empezar a debatir más tarde el sábado, y que representa una versión reducida de la multimillonaria agenda nacional del presidente Joe Biden.

PUBLICIDAD

“Los demócratas han recibido muy buenas noticias: por primera vez, finalmente se permitirá a Medicare negociar los precios de los medicamentos recetados, los ancianos tendrán vacunas gratuitas y sus costes limitados, y mucho más”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, en un comunicado.

Sin embargo, el funcionario del Senado desautorizó algunas disposiciones destinadas a impedir que las compañías farmacéuticas suban los precios a un ritmo superior al de la inflación. La rebaja por inflación puede aplicarse a los precios de Medicare, pero no al mercado comercial, según dos personas familiarizadas con la decisión.

Una disposición que limita los gastos de bolsillo de la insulina a 35 dólares al mes para Medicare y los seguros privados sigue siendo objeto de revisión, según una de las personas. El fallo sobre la penalización del precio de la inflación sugiere que es probable que el funcionario del Senado elimine el límite en el mercado privado por no estar estrechamente relacionado con el presupuesto federal.

“Me decepciona que el cálculo del reembolso por inflación de Medicare, que incluía las unidades comerciales vendidas, haya sido declarado no conforme, pero la legislación, no obstante, pone un freno sustancial a la capacidad de las grandes farmacéuticas para esquilmar los precios”, dijo el presidente del Comité de Finanzas del Senado, Ron Wyden, en un comunicado.

PUBLICIDAD

Con las elecciones de mitad de período que se avecinan en noviembre, el paquete de impuestos, clima y gastos está en camino de ser aprobado después de un año de disputas con los senadores moderados Joe Manchin y Kyrsten Sinema sobre el contenido.

El parlamentario dictaminó a primera hora del sábado que los créditos fiscales a la energía, incluidos los destinados a la compra de vehículos eléctricos, pueden ser admitidos en el proyecto de ley.

PUBLICIDAD

Los demócratas diseñaron originalmente el proyecto de ley para exigir a los fabricantes de medicamentos que paguen al gobierno los ingresos obtenidos por el aumento del precio de sus productos por encima de la tasa de inflación de EE.UU., calculado por unidades vendidas tanto en el mercado de Medicare como en el comercial. Ahora, la legislación no tendrá en cuenta los mercados comerciales, que cubren a unos 180 millones de estadounidenses.

MacDonough consideró que, de acuerdo con las normas del Senado, las disposiciones sobre la inflación del proyecto de ley no eran principalmente de naturaleza presupuestaria.

PUBLICIDAD

El proyecto de ley seguiría permitiendo a Medicare negociar por primera vez los precios de los medicamentos que suministra bajo la Parte B y la Parte D, aplicaría un impuesto a las empresas que no cumplan con el precio negociado y aplicaría un tope de 2.000 dólares a los gastos anuales de bolsillo de las personas inscritas en la Parte D de Medicare.

Limitar los reembolsos por inflación sólo a Medicare significa que los fabricantes de medicamentos pueden seguir subiendo los precios anualmente para los dos tercios de los estadounidenses menores de 65 años que tienen un seguro médico privado. También limitará algunos de los ahorros de las disposiciones de precios de los medicamentos de la legislación, aunque no está claro cuánto.

PUBLICIDAD

Según las normas del Senado diseñadas por el difunto senador de Virginia Occidental Robert Byrd, las disposiciones deben ser de naturaleza fiscal y no principalmente reguladoras para poder acogerse al proceso de conciliación presupuestaria por la vía rápida.

Manchin, demócrata de Virginia Occidental, respaldó recientemente un paquete de 369.000 millones de dólares en disposiciones sobre el clima y la energía, así como un impuesto mínimo de sociedades del 15%, un aumento de las auditorías fiscales y tres años de subvenciones a las primas del Obamacare.

PUBLICIDAD

Esta semana, Sinema firmó el paquete después de reducir el impuesto mínimo para preservar las deducciones fiscales por depreciación, eliminar un cambio en los impuestos sobre los intereses transferidos e insertar un impuesto del 1% sobre la recompra de acciones.

El pasado mes de diciembre, Manchin, que sucedió a Byrd en el Senado, abandonó las conversaciones sobre una medida de 2 billones de dólares que habría proporcionado créditos fiscales por hijos, permisos familiares remunerados, subsidios para el cuidado de los niños, cobertura auditiva de Medicare y otras prestaciones sociales. Su voto es esencial para cualquier acuerdo.

El proyecto de ley sobre medicamentos era el mecanismo de financiación propuesto para un plan de ampliación de los subsidios a las primas del Obamacare que expiran en enero. Se calcula que el proyecto de ley ahorraría al gobierno 288.000 millones de dólares a lo largo de 10 años, proporcionando un flujo de financiación para el gasto en subsidios.

Perder por completo los topes de inflación costaría a los demócratas al menos 36.000 millones de dólares, según la estimación anterior de la Oficina Presupuestaria del Congreso sobre la disposición. La CBO ha dicho a los demócratas que su paquete total de medicamentos reduciría el gasto en 288.000 millones de dólares.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD