Actualidad

“5 a 9″, la otra tendencia de TikTok que contrasta con las renuncias silenciosas

Existe un tipo de obsesión con la optimización del tiempo y la imposición de objetivos que impide a muchos seres humanos relajarse

Gimnasio
Por Jo Constantz
04 de octubre, 2022 | 02:47 PM

Bloomberg — La cultura del ajetreo (hustle culture en inglés) está muy presente en TikTok, contrastando con todas las publicaciones y los comentarios sobre las renuncias silenciosas.

Una de las tendencias de esta cultura tiene como título “5 a 9 antes que 9 a 5″, que ilustra sorprendentes rutinas mañaneras. La mayoría de los videos, realizados por mujeres, muestran una serie de actividades: hacer la cama, ir al gimnasio, bañarse, arreglarse, cocinar el desayuno, llevar un diario, hacer meditación o la lectura de un libro, todo ello antes de empezar un día de trabajo convencional. Otra versión de la tendencia recoge las rutinas nocturnas después del trabajo, desde las 5:00 p.m. hasta las 9:00 p.m.

La mayoría de los videos en TikTok corresponden a influencers profesionales. En ellos aparecen inmuebles de lujo, gimnasios y productos para el mantenimiento de la piel. El hashtag #5to9 suma casi 50 millones de visualizaciones, y su fama ha generado infinidad de parodias, así como críticas por difundir ideales difíciles de alcanzar.

PUBLICIDAD

En un video, la escritora de modas Mandy Lee traza una conexión entre esta tendencia y otra conocida como “girlboss” (mujer jefe) de la década del 2010. “Hacer de estar ocupado algo glamoroso era una tendencia fuerte en ese momento”, dijo. “Viendo esta otra, de 5 a 9, se siente como que el relajarse y no ser productivo es algo que la gente ve como una debilidad”.

La artista Tyla Maiden, por su parte, se burla de ello en otro video, destacando lo poco probable que es que muchas personas adopten el concepto. “Seamos sinceros: podría dar un 8:45 a 9 en mi caso, tal vez de 8:30 si me apetece”, dijo. “De cualquier manera, sabes que me estoy preparando un desayuno completo, eso no es negociable. Y no me voy a poner pantalones de verdad”.

Maiden dijo que el video, realizado a la semana de empezar un nuevo trabajo que le permite trabajar a distancia, pretendía servir de “muestra de la realidad” para cualquiera que se sienta inferior por no cumplir con una lista de tareas antes de las 9 de la mañana. Ahora el video tiene más de 260,000 visitas.

PUBLICIDAD

“Simplemente, no me gusta la presión que estas tendencias pueden ejercer sobre ti para lograr este nivel de ‘productividad’ fuera de tus trabajos de tiempo completo”, dijo Maiden en un correo electrónico.

Un tema central en los vídeos de “5 a 9″ es la fijación con la optimización del tiempo y de nosotros mismos, dijo Rahaf Harfoush, un antropólogo digital cuyo libro Hustle and Float desglosa las fuerzas que dan forma a la cultura del ajetreo. Dado que muchas partes de nuestro tiempo de ocio se rastrean (Spotify (SPOT) te dice cuántos minutos de música has escuchado, Kindle te dice cuántas páginas has leído, tu iPhone te dice cuánto tiempo de pantalla has tenido hoy) se vuelve natural imponer esas métricas a nosotros mismos, dijo.

“Es muy reglamentado, muy estricto, muy uniforme”, dijo, casi como si estuvieras fabricando tu rutina en una línea de montaje. “Pienso para mis adentros, ‘¿Cuál es el mensaje que se está presentando aquí?’ El mensaje es que cada hora debe valer la pena, y el valor del tiempo está determinado por estos estándares sociales, porque no todo el tiempo es igual”.

Harfoush dijo que los videos de 5 a 9 pueden ser un tipo de mecanismo de afrontamiento y una expresión de control después de más de dos años de agitación emocional, cultural y política. “Pero es importante preguntarnos, ¿qué estamos perdiendo cuando amplificamos este tipo de narrativas?”, ella dijo. “Estamos perdiendo tiempo desordenado y desestructurado, estamos perdiendo espontaneidad. Estamos perdiendo el derecho a simplemente existir”.

Como demuestran los millones de visitas, a menudo hay algo misteriosamente convincente en estos videos. Incluso después de que la pandemia atrajera una nueva atención sobre los peligros del agotamiento, su popularidad demuestra que es extremadamente difícil dejar de lado las creencias profundamente arraigadas sobre la necesidad de ser constantemente productivo, dijo Harfoush.

“Incluso si mentalmente piensas, ‘sé que esto es una tontería, sé que esto no es real’, hay partes de nosotros que han sido entrenadas para reconocer ciertas narrativas y ciertos valores y ciertos comportamientos”, dijo Harfoush. “No es tu conciencia la que debe preocuparte, es tu subconsciente el que debería”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD