Lula planea un rescate de aerolíneas para reducir los costos de los tiquetes en Brasil

Brasil está poniendo los toques finales a un plan de rescate para sus aerolíneas en problemas, ya que el gobierno del presidente Lula enfrenta un desafío con el que Estados Unidos y Europa lidiaron mucho antes

Brasil está poniendo los toques finales a un plan de rescate para sus aerolíneas en problemas.
Por Martha Beck - Giovanna Bellotti Azevedo - Rachel Gamarski
12 de marzo, 2024 | 08:59 AM

Bloomberg — El paquete, que se anunciará en los próximos días, utilizará fondos públicos como garantía para préstamos a las aerolíneas en dificultades provenientes del banco de desarrollo del país, según una persona familiarizada con el asunto. Pero se espera que el plan sea más una solución temporal que una cura para la industria en general.

Reducir las tarifas lo suficiente como para permitir que las personas de bajos recursos viajen regularmente se ha convertido en una especie de obsesión para Lula, quien hizo campaña con la promesa de restaurar la prosperidad en la economía más grande de América Latina. El alto costo del combustible para aviones en Brasil es un factor complicado, ya que la compañía de petróleo estatal está bajo presión para reformar su fórmula de precios.

VER +
La aerolínea brasileña de bajo costo Gol se declara en quiebra en EE.UU.

La falta de acción por parte del predecesor de Lula después de que el Covid-19 empujara a las aerolíneas nacionales al borde del precipicio. La nueva administración ha estado luchando por acordar una forma de avanzar, y cuando Gol Linhas Aereas Inteligentes SA (GOL) solicitó la protección por bancarrota a fines de enero, el problema se convirtió en una prioridad en la agenda. Ahora, Azul SA está explorando una posible oferta de adquisición de su competidor en problemas.

Aún se está determinando la cantidad exacta de ayuda. Algunos dentro del gobierno están presionando por hasta R$8.000 millones de reales (US$1.600 millones), mientras que el Ministerio de Finanzas prefiere una cantidad más cercana a los R$5.000 millones de reales, según dos personas familiarizadas que hablaron bajo condición de anonimato porque las discusiones son privadas.

PUBLICIDAD

“Las compañías aéreas no recibieron ayuda del gobierno durante la pandemia y en algún momento tienes que pagar el precio”, dijo Ygor Araujo, analista de Genial Investimentos, en una entrevista. Según su estimación, un rescate del tamaño que se está considerando podría aliviar las presiones de flujo de efectivo de seis a ocho meses, pero no sería suficiente para reducir las tarifas por sí solo.

  dfd

Además de los altos costos de combustible, las aerolíneas brasileñas enfrentan retrasos en la producción de nuevos aviones, incertidumbre legal y un número extremadamente alto de demandas por parte de clientes insatisfechos. Han aumentado los precios para compensar los mayores costos, con tarifas que subieron casi un 50% en diciembre en comparación con el año anterior.

El presidente ha sido especialmente vocal sobre su insatisfacción con la situación. “No hay explicación para el precio de los boletos de avión en este país”, dijo Lula en un evento en el estado de Amapá ese mes, agregando que algunos boletos para la región norte cuestan hasta 10.000 reales.

PUBLICIDAD

Muchos de la clase trabajadora lo están tomando en serio y esperando resultados. Dulce da Conceição, una empleada doméstica por más de 35 años en Brasilia, espera que los precios de los pasajes aéreos sean más bajos para poder visitar a su familia en el noreste del país con más frecuencia. “Sería mucho mejor ir en avión que en autobús”, dijo en una entrevista.

Las aerolíneas han estado recibiendo muchas críticas por esta cuestión. En un foro de la industria en Sao Paulo la semana pasada, el Director Ejecutivo de Azul, John Peter Rodgerson, dijo que las compañías recibían reprimendas semanales del gobierno mientras las tarifas aumentaban. Sus contrapartes en Latam Airlines Group SA y Gol admitieron en el mismo evento que los altos precios dificultan el acceso a los viajes.

Fotógrafo: Victor Moriyama/Bloombergdfd

Pero simplemente respaldar los préstamos del BNDES, el banco de desarrollo, probablemente no será suficiente para reducir los precios al consumidor. “La línea del BNDES no resuelve el problema, ya que no se utilizaría para subsidiar los billetes, sino para ayudar con los problemas de liquidez de las compañías”, dijo Carolina Chimenti, analista de crédito de Moody’s Investors Service, quien señaló las tasas de cambio y los costos del combustible como otros problemas clave.

A pesar de su proceso de Chapter 11, Gol sostiene que aún es elegible para la línea de crédito del BNDES, según una persona familiarizada con el asunto. La aerolínea no respondió a una solicitud de comentarios.

Latam confirmó que está en conversaciones con el gobierno sobre formas de reducir las tarifas, diciendo en un comunicado por correo electrónico que ve como requisitos clave aumentar la oferta de asientos y reducir los costos estructurales.

Y Azul cree que el sector no está creciendo tan rápido como debería en Brasil, citando los comentarios de Rodgerson en una entrevista reciente con Bloomberg. El CEO dijo en ese momento que una línea de crédito interna podría mitigar las fluctuaciones cambiarias y, en última instancia, ayudar a impulsar la capacidad.

  dfd

El gobierno de Lula está considerando otras medidas para reducir los precios de los billetes. Un nuevo programa en discusión, conocido como Voa Brasil, tiene como objetivo persuadir a las aerolíneas a ofrecer tarifas con descuento a estudiantes y trabajadores jubilados.

PUBLICIDAD

En cuanto a los costos del combustible, el gobierno está instando a Petroleo Brasileiro SA a cambiar sus procedimientos de precios, pero hasta ahora ha enfrentado fuerte resistencia. Aunque Brasil produce casi todo el combustible para aviones utilizado en el país, la compañía estatal calcula los precios como si se importaran, lo que introduce volatilidad monetaria en la ecuación.

Los ejecutivos de la industria consideran que reducir los precios del combustible es un proceso a más largo plazo. Pero eso podría cambiar si Lula decide intervenir directamente en los asuntos de la compañía, como se dice que hizo la semana pasada al orquestar el rechazo de una propuesta de dividendos de la junta directiva de Petrobras. La medida borró R$11.000 millones del valor de mercado de la empresa estatal en un día.

Otro desafío son las altas tasas de litigios que cuestan a las compañías millones cada año.

Las aerolíneas brasileñas enfrentan entre 8.000 y 10.000 demandas cada mes. La combinación de un sólido código de protección al consumidor, que se aplica a las aerolíneas, y un sistema legal accesible significa que los clientes insatisfechos en Brasil tienen 800 veces más probabilidades de ir a los tribunales que en los Estados Unidos.

PUBLICIDAD
dfd

La competencia también es un problema. El regulador de aviación de Brasil, conocido como ANAC, dijo que de las ocho nuevas aerolíneas con licencia para operar en el país desde 2019, dos finalmente dejaron de volar y otra nunca comenzó.

"Una reducción firme en las tarifas se logrará con un aumento en la oferta de asientos, un tremendo desafío en todo el mundo después de la pandemia", dijo José Roberto Afonso, economista e investigador de la Universidad de Lisboa que también enseña en IDP en Brasilia.

PUBLICIDAD

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo coincide en que no hay una solución fácil para el gobierno de Lula.

“Brasil necesita resolver de manera efectiva sus problemas estructurales, como el alto costo del combustible de aviación, especialmente en comparación con los principales mercados, el costo prohibitivo del capital y la excesiva judicialización, que actúan como obstáculos significativos para el enorme potencial de crecimiento del sector”, dijo el grupo global de la industria aérea en respuesta a preguntas por escrito.

- Con la asistencia de Giovanna Serafim, Beatriz Reis, Leda Alvim y Gabriel Tavares.

Lea más en Bloomberg.com