Mercados

Mercados bursátiles en alza se hacen los indiferentes a la Fed

Desde la subida de tasas, las acciones económicamente sensibles, como los productores de materias primas y los productos de consumo discrecional, han liderado las ganancias

Reserva Federal
Por Lu Wang
25 de marzo, 2022 | 08:38 PM

Bloomberg — Ni la guerra, ni la enfermedad, ni la inflación están demostrando ser capaces de impedir que las acciones estadounidenses hagan lo que casi siempre han hecho durante 13 años: subir. Cómo verán esto los responsables de la política dedicados a controlar la inflación, se está convirtiendo en un tema candente en Wall Street.

En este momento, el aumento del 6,6% en el S&P 500 se clasifica, de alguna manera, como el mayor repunte que coincide con el inicio de un ciclo de alzas de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial, según muestran los datos compilados por Ned Davis Research y Bloomberg. Impulsadas por informes económicos positivos, las acciones acaban de anotar su segunda semana consecutiva de ganancias, con el S&P 500 recuperando la mitad de sus pérdidas desde enero.

Dos puntos de vista distintos se han fusionado en torno a la manifestación. Uno, que los mercados boyantes crean dolores de cabeza para los banqueros centrales, lo que representa una calificación reprobatoria en sus esfuerzos para frenar la inflación y trabajar en contra de ese objetivo al mantener las condiciones financieras relajadas. Otra escuela sostiene que mientras las cosas se mantengan en paz en los mercados, el presidente de la Fed, Jerome Powell, tiene más libertad para administrar el tipo de medicamento necesario para hacer el trabajo.

PUBLICIDAD

“Lo último que tiene el presidente Powell en estos días es credibilidad para combatir la inflación”, dijo Michael O’Rourke, estratega jefe de mercado de Jonestrading. “Irónicamente, cuanto más resistentes son los mercados financieros, mayores oportunidades brindan al presidente para restablecer esa credibilidad”.

S&P 500dfd

El S&P 500 ha ganado en todas las sesiones menos en dos desde el 16 de marzo, cuando la Fed anunció su primera subida de tipos desde 2018. El martes, cuando Powell endureció su postura y dijo que el banco central está preparado para subir las tasas medio punto porcentual en su próxima reunión, el indicador de acciones subió más del 1%, completando su mejor repunte de seis días desde 2020.

En el camino, los precios del petróleo volvieron a subir por encima de los US$110 por barril y ciertos segmentos de la curva de rendimiento del Tesoro se invirtieron, acontecimientos que hace apenas unas semanas habrían despertado temores de recesión y hundido a las acciones. No hubo tal vacilación evidente esta vez.

PUBLICIDAD

Existen muchas explicaciones para la resiliencia de las acciones. Es posible que el sentimiento se haya desvanecido con los administradores de dinero profesionales que se deshicieron furiosamente del riesgo y el dinero minorista finalmente se retiró. Al mismo tiempo, las estimaciones de ganancias aumentaron este año, lo que llevó a algunos a especular que las acciones podrían estar funcionando como una cobertura contra la inflación. Otros ven un mercado que simplemente está contento de ver que la Reserva Federal se toma en serio su tarea de combatir la inflación, con el argumento de que generará beneficios de largo plazo para la economía.

“En realidad, la Fed solo está determinando la política menos mala para rectificar el terrible error que cometió al permitir que la inflación se disparara tanto”, dijo Ipek Ozkardeskaya, analista sénior de Swissquote. “La buena noticia es que Powell tiene el viento del mercado a sus espaldas, por ahora”.

Reacción de las accionesdfd

En una conferencia de prensa la semana pasada, Powell dijo que la formulación de políticas generalmente funciona a través de las condiciones financieras para llegar a la economía real. Es decir, costos de endeudamiento más altos y precios de activos más bajos moderarían la demanda sobrecalentada, o viceversa.

Sin embargo, gracias al repunte de las acciones, el índice de condiciones financieras de EE.UU. de Bloomberg ha disminuido incluso después de la subida de tasas de la Fed. Eso parece estar en desacuerdo con lo que los banqueros centrales pretenden lograr.

“Los bajistas se preocupan de que el aumento de las acciones socave los esfuerzos de la Fed para endurecer las condiciones financieras generales”, dijo Huw Roberts, jefe de análisis de Quant Insight. “Bajo este escenario, el aumento de las acciones siembra las semillas de su propia caída al provocar una Reserva Federal más agresiva”.

Desde la subida de tasas, las acciones económicamente sensibles, como los productores de materias primas y los productos de consumo discrecional, han liderado las ganancias en el mercado, una señal de que los inversores en acciones pueden estar respaldando la opinión de Powell de que la Fed podrá diseñar un aterrizaje suave en la economía.

PUBLICIDAD

Los inversores en bonos son menos optimistas. Las expectativas de inflación han aumentado a medida que los operadores apuestan a que las presiones de los precios se prolongarán más allá de 2024, año en que se espera que finalice el actual ciclo de ajuste. Las tasas de equilibrio de la inflación en los bonos del Tesoro a cinco y diez años subieron a un récord.

Todo sugiere que la Fed necesitaría pisar los frenos con más fuerza para enfriar la inflación, lo que podría llevar a la economía a una recesión.

Inflacióndfd

Una curva de rendimiento halagadora entre los bonos del Tesoro a dos y diez años es una de las razones por las que Chris Senyek advierte contra la persecución del repunte de las acciones.

PUBLICIDAD

“No estamos comprando el rebote, dada nuestra opinión de que la situación geopolítica sigue siendo extremadamente fluida, la inflación debería seguir aumentando y la perspectiva de crecimiento se está debilitando”, dijo el estratega jefe de inversiones de Wolfe Research.

Queda por ver si una mayor debilidad de la renta variable podría obligar a los responsables políticos a repensar su postura agresiva.

PUBLICIDAD

La Fed rara vez sube las tasas cuando las acciones están en peligro. La última subida siguió a una racha de caídas en las que el S&P 500 cayó casi un 10% en tres meses. Solo una vez desde 1990 se produjo una subida de tipos cuando las acciones sufrieron pérdidas más profundas que ahora, en diciembre de 2018. En aquel entonces, la Fed cambió de rumbo siete meses después.

Pero el contexto económico es diferente ahora, con una inflación del 7,9%. En 2018, las ganancias de los precios al consumidor nunca superaron el 3%.

“Las acciones más sólidas dan más cobertura a la Fed, pero creo que responderán mejor a los aumentos de precios que se produzcan y al desempeño del mercado laboral”, dijo Kara Murphy, directora de inversiones de Kestra Holdings. “Entonces están dispuestos a sacrificar acciones si es necesario”.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Vildana Hajric, Joe Weisenthal y Tracy Alloway.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD