Negocios

Alertan que podría haber faltante de medicamentos en Argentina en los próximos meses

El sector farmacéutico prende la alarma sobre las restricciones a las importaciones que ahora recaen sobre ellos y el impacto que tendrían sobre los consumidores

Fuente: FreePick
05 de mayo, 2022 | 05:00 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Buenos Aires — Aunque la crisis logística es generalizada, al igual que la presión sobre los precios de las materias primas, variables que inciden en la provisión de medicamentos y precios a nivel mundial, la Argentina cuenta con un aditamento extra que hace temer sobre el abastecimiento de los mismos: las restricciones a la importación.

“Los medicamentos siempre fueron considerados esenciales y estuvimos tranquilos con el tema importaciones. Ahora esto cambió, porque el Banco Central dijo hace dos meses que todos aquellos que tienen Licencias Automáticas pasaban a tener un nuevo régimen”, se queja Marcelo Burstein, presidente de la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (Cooperala) y directivo de laboratorio Sidus.

El Banco Central modificó hace dos meses las licencias automáticas para el sector farmacéutico.dfd

En marzo de este año, el Banco Central de la República Argentina, indicó que “los importadores podrán acceder al pago de importaciones por Licencias Automáticas por el equivalente a lo que importaron en el año 2021 más un 5%, o hasta el 70% más de las importaciones realizadas en el año 2020, y, en caso de requerir importaciones superiores a dicho monto, podrá buscar financiamiento por la diferencia a un plazo mínimo de 180 días”.

PUBLICIDAD

“Es general, arbitrario, no contempla aumentos de costos logísticos, ni de materias primas”, detalla Leonardo Fernández, prosecretario de la Cámara y directivo de Bioprofarma Bagó al hablar sobre esta medida. “El 90% de un medicamento en la Argentina es importado, ya sea por insumos adicionales como el PVC como por alguno de sus componentes”.

Aunque, la normativa que ya lleva dos meses de aplicación, aún no se hace sentir, podría hacerlo dentro de algunos meses más con un eventual desabastecimiento. Sucede que la industria farmacéutica trabaja con una antelación de casi ocho meses, por lo cual aún le quedan varias semanas para que los problemas se empiecen a sentir.

“Nadie va a querer quedarse sin productos”, aseguran. Pero al ser cuestionados sobre que se va a privilegiar en caso de que haya un desabastecimiento, Fernández es contundente: “Eso va a depender de la microeconomía de cada laboratorio, del producto que le deje mayor rentabilidad o pueda generarle caja más rápido. Es claro que el faltante de los laboratorios va a venir por aquellos medicamentos que generan poca rentabilidad”.

PUBLICIDAD

La salida

Según indican desde Cooperala, la cámara que nucléa a 80 laboratorios y representa el 30% de los medicamentos que se comercializan localmente, la única salida a una situación de desabastecimiento son la excepciones como las que el BCRA comenzó a emitir para los fertilizantes, por ejemplo. Sin embargo, desde el Gobierno aún no hay respuesta al pedido de reunión.

Mientras tanto, algunos bancos están trabajando con líneas de crédito, donde desarrollan productos por el que ellos le pagan a un banco del exterior a los plazos convenidos con el proveedor de materias primas e insumos, y al laboratorio se lo financian a 180 días. “Dentro de 180 días vamos a ir a pedir los dólares que hoy no tienen. El modelo es el que no cierra”, enfatiza Burstein.

Aquí y ahora

Si bien previo a las elecciones legislativas, los medicamentos fueron alcanzados por los controles de precios por el término de dos meses, la medida se deshizo una vez pasados los comicios con la promesa de los empresarios de mantener sus valores por debajo de la inflación.

Sin embargo, los empresarios del sector dan cuenta de un aumento de materia prima de entre un 10% y 20% promedio, dependiendo del origen y del tipo de la materia, costo que según indican están absorbiendo.

Los laboratorios acordaron con el Gobierno mantener sus precios por debajo de la inflación al salir del congelamiento durante 2021.dfd

A pesar de ello, el mayor peso es el logístico. “Hoy estás 90 días esperando que llegue el producto. No hay barcos”, dice Burstein haciendo hincapié en el desorden logístico mundial. “Uno puede traer una cuota mensual, pero si por los problemas logísticos se genera un cuello de botella, hay que empezar a buscar zonas francas o dejar mercadería en depósitos en otros países, lo que incrementa aún más los costos”.

Tenemos libertad de precios pero es una industria que siempre están mirando”, asegura Fernández. “Aunque aumentemos debajo de la inflación, y es lo que intentamos hacer. Siempre va haber quejas”.

PUBLICIDAD

TE PUEDE INTERESAR:

BCRA: ¿Por qué no mejoran las reservas con una liquidación del agro récord?

PUBLICIDAD