Medio Oriente

Israel implementa mayor alza de tasas en más de 10 años y da un giro restrictivo

El comité monetario aumentó su tasas de interés al 1,25% desde el 0,75%, en línea con las previsiones de todos los 19 economistas encuestados por Bloomberg

El Banco Central de Israel se encuentra en Jerusalén, Israel, el jueves 9 de enero de 2020.
Por Daniel Avis
04 de julio, 2022 | 01:28 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El banco central de Israel aumentó las tasas de interés en su mayor nivel en más de una década, moviéndose de manera más agresiva después de que el colapso del gobierno la semana pasada dejara a los funcionarios más propensos a confiar en las herramientas monetarias para controlar una inflación que se ubica por encima del rango objetivo.

El comité monetario aumentó su tasas de interés al 1,25% desde el 0,75%, en línea con las previsiones de todos los 19 economistas encuestados por Bloomberg, excepto dos. Es el tercer aumento consecutivo y el mayor desde 2011, cuando Stanley Fischer era el gobernador del banco central.

PUBLICIDAD

“La economía israelí está registrando un fuerte crecimiento, acompañado de un mercado laboral ajustado y un aumento en el entorno de la inflación”, dijo el comité en un comunicado el lunes. En un cambio hacia un tono más agresivo, ya no se refirió a su ciclo de aumentos de tasas como un proceso “gradual”.

La inflación anual de Israel está muy por encima del rango objetivo del gobierno (1%-3%)dfd

El cambio de marcha se hace eco de lo que puede ser el endurecimiento más drástico de la política monetaria a nivel global desde la década de 1980. Sigue a la mayor medida de la Fed de EE.UU. desde 1994, una decisión que ha hecho que otros bancos centrales se apresuren para seguir el ritmo.

PUBLICIDAD

El gabinete interino israelí que ahora está al mando, enfrenta limitaciones legales a la hora de tomar medidas significativas que podrían ayudar al país a hacer frente a un aumento más rápido de los precios. Esto posiblemente frene la política fiscal hasta el próximo año si las elecciones dan lugar a un estancamiento más prolongado.

Si el estancamiento político de Israel persiste hasta el año que viene, un entorno de política fiscal más restrictivo “puede aliviar las presiones inflacionarias y, por lo tanto, puede requerir una política monetaria algo menos contractiva”, dijo Karnit Flug, antiguo gobernador del Banco de Israel y actual vicepresidente del Instituto de la Democracia de Israel en Jerusalén.

“Responsabilidad fiscal”

Aunque el Banco de Israel ha tenido que trabajar junto a un gobierno provisional durante los frecuentes episodios de inestabilidad electoral de los últimos años, la diferencia en esta ocasión es que el gobernador Amir Yaron tiene que lidiar con una inflación que desde enero se ubica por encima del objetivo gubernamental de entre el 1% y el 3%.

“Para asegurar el crecimiento económico futuro, es importante seguir ejerciendo responsabilidad fiscal durante este periodo”, dijo Yaron en un discurso tras el anuncio de la subida de tasas. Añadió que cualquier gobierno elegido debe “trabajar para aprobar un presupuesto al tomar posesión, al tiempo que avanza en las reformas e inversiones necesarias”.

PUBLICIDAD

Junto con la decisión sobre las tasas, el departamento de investigación del banco central publicó una revisión de las previsiones para este año, rebajando las perspectivas de crecimiento económico y aumentando su estimación de la inflación.

El producto interior bruto crecerá un 5% en 2022 y un 3,5% el año que viene, dice el informe. El crecimiento de los precios se sitúa ahora en el 4,5% este año, antes de ralentizarse hasta situarse dentro del objetivo del Gobierno y alcanzar el 2,4% en 2023.

PUBLICIDAD

Cambio de política

Para poner bajo control los costos de los consumidores, Yaron ha pasado de un largo período de mantener los costos de los préstamos cerca de cero a subir las tasas un cuarto de punto porcentual en abril y 40 puntos básicos en mayo. La inflación alcanzó un 4,1% anual en mayo, acelerándose por segundo mes.

Aunque es significativamente inferior a la de muchos países del mundo, Israel también está sufriendo la presión de un aumento de los costos mundiales de los alimentos y la energía, y el banco central advirtió recientemente que los salarios estaban empezando a subir en respuesta al aumento de los precios.

PUBLICIDAD

La depreciación de la moneda es otro motivo de preocupación. El shekel, que en 2021 alcanzó su nivel más alto en 26 años y actuó para frenar la inflación, se ha debilitado frente al dólar este año, lo que ha agravado las presiones sobre los precios al encarecer los productos importados.

Es probable que la inflación se acelere aún más en los próximos meses, a medida que el repunte mundial de las materias primas repercuta en los costos a nivel doméstico. Israel ya ha anunciado en los últimos días aumentos significativos de los precios de los combustibles y de los productos lácteos, y está estudiando un posible aumento del costo de la electricidad.

PUBLICIDAD

Los mercados y los analistas ven la posibilidad de que los costes de los préstamos sean mucho más elevados. Los swaps de tasas de interés a un año prevén un aumento de alrededor del 2,4% de aquí a un año.

El equipo de investigación del banco central predice que la tasa de interés clave alcanzará el 2,75% en el segundo trimestre del próximo año.

PUBLICIDAD

Los economistas de Barclays Plc. (BCS) y Citigroup Inc. (C) están entre los que predicen que el comité monetario votará a favor de subir el tipo básico en medio punto porcentual cuando se reúna de nuevo en agosto.

Con la asistencia de Harumi Ichikura.

PUBLICIDAD