Cripto

“Terminé con las cripto”: bancarrota de Voyager impacta hasta los más creyentes

Los inversores han visto sus activos reducirse a la mitad o menos y no tienen acceso a ellos

El logo de Voyager Digital Ltd.
Por Claire Ballentine
07 de julio, 2022 | 04:23 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Los inversores cripto son conocidos por su enorme devoción, pero esa seguridad está empezando a mostrar fisuras a medida que el sector se ve sacudido por el colapso de otra empresa más.

Un nuevo miedo ha invadido a los clientes tras la noticia de que el corredor en bancarrtoa, Voyager Digital Ltd., probablemente no les podrá devolver la totalidad de su dinero.

Los operadores de criptomonedas a menudo expresan indiferencia ante las grandes pérdidas: aseguran que hay que mantener la posición a largo plazo y que los precios se recuperaran. Pero para los inversores que pusieron en manos de Voyager los ahorros para su jubilación, pagos iniciales de una casa o dinero para emergencias, la posibilidad de que sus inversiones se esfumen para siempre es un llamado de atención a los que creían que las grandes plataformas de comercio de criptomonedas ofrecían algún tipo de seguridad.

PUBLICIDAD

El pasado otoño boreal, Aaron Selenica, de 21 años, “cayó en la locura de las criptomonedas” después de oír hablar de bitcoin a sus amigos e integrarse al club de criptomonedas de la Universidad de Connecticut. Observó anuncios de Voyager en los partidos de baloncesto de la escuela y finalmente invirtió unos US$15.000 en bitcoin en la plataforma.

Sus activos ahora solo valen unos US$6.900 y no cree que siquiera pueda recuperar esa suma. Era consciente de que invertir en criptomonedas implicaba riesgos, lo que nunca esperó fue que la plataforma se desplomara.

“Se siente como si me hubiesen robado”, afirmó. " Simplemente no comprendo cómo esto puede ser legal. No pienso invertir en otra plataforma. Terminé con las criptomonedas”.

PUBLICIDAD

Este hundimiento reciente, donde el bitcoin (XBT) ha visto una caída de un 70% desde su máximo, está generando problemas financieros generalizados en las empresas del sector. Prestamistas como Celsius Network, Babel Finance y Vauld suspendieron los retiros, mientras que otras como Coinbase Global Inc.(COIN) están cortando puestos de trabajo. La implosión de Voyager es la más reciente debacle de lo que ahora se denomina un criptoinvierno.

Un sistema roto

”De alguna manera, cuando los inversores experimentan este tipo de pérdidas, parecido a cuando un bono va a cero, puede sentirse como si el sistema estuviera roto. En este caso de las criptomonedas, los inversores pueden tener la impresión de que el sistema ha fallado, lo que les lleva a querer salir,” dijo el director de investigación de FBB Capital Partners, Mike Bailey.

Voyager acaba de declararse en quiebra y todavía hay muchos asuntos legales sin resolver. No obstante, la empresa dejó claro en su plan de salida de la bancarrota que los titulares de las cuentas se verán “perjudicados” por el proceso del Capítulo 11. Es decir, lo más probable es que no recuperen todo lo que se les debe. La plataforma cuenta con unos US$1.300 millones en criptoactivos.

Los clientes que todavía están en condiciones de retirar su dinero de las plataformas lo están haciendo rápidamente. De acuerdo con Glassnode, el saldo total de las bolsas ha caído más de un 20% desde el máximo alcanzado el 20 de enero. Por su parte, la actividad en la blockchain de bitcoin a inicios de julio había caído un 13% desde el máximo alcanzado en noviembre.

Para alguien como Telvin Hodo, de Georgia, no poder acceder al dinero de su cuenta Voyager pone en peligro la compra de su casa. Hodo, un profesor de 29 años invirtió unos US$11.000 durante el año pasado en la plataforma. En la actualidad, el valor de sus inversiones se ha reducido a la mitad, y no puede acceder al dinero que necesita para el pago inicial y los gastos de cierre de su casa.

“Es algo terrible”, dijo. “No puedo comprar ni vender, y no sé cuánto tiempo pasará hasta que pueda hacerlo”.

PUBLICIDAD

La tormenta más reciente

Para muchos operadores cripto, es de esperar que el valor de sus participaciones caiga, cuando menos de vez en cuando. La pérdida total de esa inversión es casi inconcebible.

Un reclutador de atención médica Ralpha Twam, de 39 años, en Nueva Jersey, creyó que su dinero estaba seguro en Voyager porque está asegurado por la FDIC (por sus siglas en inglés, Corporación Federal de Seguros de Depósitos) . En noviembre, después de experimentar con las criptomonedas por primera vez, abrió una cuenta en Voyager porque se enteró de las compensaciones que ofrecía la empresa, como un porcentaje de rendimiento medio del 9%.

Principalmente utiliza su cuenta para las operaciones a corto plazo, pero hace dos semanas depositó unos US$10.000, todavía en dólares estadounidenses en la plataforma, pero ahora no puede acceder a nada de eso, a pesar de que los fondos no están en ningún tipo de token cripto. Ha dicho que tiene la sensación de que la empresa utilizó “tácticas de marketing engañosas”.

PUBLICIDAD

La empresa ha dicho que quienes tengan depósitos en dólares estadounidenses podrán reclamar ese dinero “una vez que se haya completado un proceso de conciliación y prevención del fraude”, pero Twam no es optimista.

“Es definitivamente una lección aprendida que hay que hacer la debida diligencia”, dijo. " Resulta muy fácil dejarse seducir, pero tienes que leer la letra pequeña”.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Misyrlena Egkolfopoulou.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD