Economía

Tasas de interés podrían seguir subiendo ante caída de monedas latinoamericanas

Un análisis de Goldman Sachs apunta a que las monedas de la región son vulnerables a los temores de una recesión

Los bancos centrales podrían estar “justificados” para intervenir en los mercados de divisas, como lo ha hecho Chile con una inyección de US$25.000 millones, según la nota de Goldman Sachs.
Por Max de Haldevang
15 de julio, 2022 | 09:18 PM
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Es posible que los bancos centrales de América Latina se vean obligados a extender los ciclos de aumento de tasas con la intención de apuntalar las maltrechas monedas que amenazan la estabilidad financiera, dijeron este viernes analistas de Goldman Sachs Group Inc. (GS) en un informe.

Las monedas de la región, en particular los pesos chileno y colombiano, “siguen siendo vulnerables a la intensificación de los temores de recesión, el deterioro de la actividad económica en China (y una posterior caída adicional de las productos básicos) o una Fed más hawkish”, escribieron Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman, y sus colegas en una nota de investigación para inversionistas.

“Los bancos centrales se verán presionados para extender los ciclos de aumento de tasas que ya son largos y profundos, moviendo la postura monetaria más profundamente hacia un territorio contractivo, incluso al tiempo que las perspectivas de crecimiento se deterioran”.

PUBLICIDAD

Tanto la moneda de Colombia como la de Chile alcanzaron este mes mínimos históricos, en tanto que las divisas latinoamericanas representan cinco de las ocho monedas de peor desempeño entre las de mercados emergentes seguidas por Bloomberg.

En las últimas semanas, las monedas se han visto muy afectadas por las ventas masivas de productos básicos, mientras que el dólar se mantiene fuerte y los temores de una recesión aumentan, según la nota.

Además de las tasas de interés más estrictas, los bancos centrales podrían estar “justificados” para intervenir en los mercados de divisas, como lo ha hecho Chile con una inyección de US$25.000 millones, según la nota.

La caída “agrega fuerza adicional a un contexto de inflación ya muy candente y desafiante, en la medida en que un debilitamiento significativo y muy rápido de la moneda pronto se trasladará a los precios internos y desencadenará un mayor desatasco de las expectativas de inflación”, escribieron.

PUBLICIDAD