Tik Tok
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Todas las generaciones creen que tienen las cosas más difíciles que las anteriores, pero es posible que la Generación Z, aquellos jóvenes que actualmente se están graduando de la universidad e integrándose al mercado de trabajo, pueda tener algo de razón.

En un tuit de hace varios meses, un docente contaba que cuando daba clases en el Líbano, en la Universidad Americana de Beirut, había una alumna suya que se lamentaba de que sus progenitores “no eran conscientes de lo difícil y agotador que era el mundo”. Al decirle que sus padres habían sufrido la guerra civil del Líbano, ella contestó: “Sí, en cambio, nosotros tenemos internet y todo eso”.

PUBLICIDAD

Parece descabellado, pero la generación Z lo tiene realmente más complicado que otras generaciones anteriores, si bien no a la altura de una violenta guerra civil. Su vida universitaria y de bachillerato se vio impactada por la pandemia de Covid-19 y en la actualidad, cuando están tratando de sacar adelante sus carreras, se enfrentan a una incertidumbre económica donde es previsible que se desencadene una recesión. Las dos circunstancias mencionadas podrían causar un efecto perdurable. Licenciarse en plena recesión puede implicar una disminución de los sueldos a lo largo de décadas. Y un ciclo académico en la universidad marcado por el Covid-19 les robó una experiencia de socialización significativa y la posibilidad de adquirir conocimientos sobre la gestión del tiempo y la convivencia con los adultos.

Prosperar en el contexto económico de hoy es aún posible, pero para hacerlo, la juventud va a necesitar abandonar la noción aprendida desde su nacimiento de que el mundo es implacable y no deja lugar a los errores.

PUBLICIDAD

Es comprensible que se sientan así. Todo lo que hacemos se captura para la prosperidad en las redes sociales y nuestros pares lo juzgan en tiempo real. La economía en sí se siente como que tiene mucho más en juego, con un sistema escalonado impulsado por unas pocas empresas exitosas que pagan muy bien a las personas y brindan una buena red profesional. Entonces, si no te subes a ese tren temprano, vas a la escuela adecuada, consigues un trabajo en la compañía adecuada, estás condenado a una carrera mediocre.

Sus padres y abuelos se dieron el lujo de actuar como idiotas en su inmadura juventud sin dejar constancia pública permanente de ello. Si no ingresó a la escuela adecuada, o no fue a la universidad, aún podría conseguir un buen trabajo. Cada generación parece más ansiosa y presionada que la anterior. Una encuesta encontró que la mitad de los encuestados entre 24 y 39 años (millennials) habían dejado sus puestos laborales, al menos en parte, por motivos de salud mental, y eso aumentó al 75% para las personas entre 18 y 24 años, en comparación con el 20% de la población general. Otras encuestas también muestran miedo al fracaso y altos índices de ansiedad.

PUBLICIDAD

Pero la idea de que no puedes fallar en nada si quieres tener éxito es un mito dañino. El mundo aún ofrece segundas, terceras e incluso quintas oportunidades y, de hecho, cuantos más riesgos tome, más aprenderá y más probabilidades tendrá de tener éxito.

Hay razones legítimas para pensar que la economía es más dura y menos indulgente, pero la preocupación se está convirtiendo en un círculo vicioso. No es de extrañar que la generación más joven sea menos rebelde que las generaciones anteriores; parece que no hay margen para el error. Es menos probable que experimenten con drogas o alcohol, tengan sexo o aspiraciones. También pasan mucho más tiempo con sus padres. Pero la falta de rebelión y experimentación puede estar alimentando su ansiedad y su creencia de que los reveses son catastróficos. Abigail Baird , profesora de psicología de Vassar College explicó que tomar riesgos en la adolescencia es una parte importante del desarrollo del cerebro. Poner a prueba los límites y experimentar contratiempos, entrena a su cerebro para hacer frente a los riesgos y los malos resultados cuando envejece. Si se pierde esta experiencia, correr riesgos será más difícil a medida que envejezca.

PUBLICIDAD

Pero a medida que más jóvenes de la generación Z se unan a la fuerza laboral en los próximos años, aún pueden prosperar si pueden dejar de lado la idea de que es posible que nunca se recuperen de los errores iniciales. No lo decimos lo suficiente, pero tu primer trabajo no es tu destino. E incluso si una recesión que se avecina hace que sea más difícil encontrar el trabajo de sus sueños, las recesiones económicas también pueden ser un momento de nuevas iniciativas empresariales y reorganización.

A menudo escuchamos estadísticas aterradoras sobre personas que están subempleadas (y mal pagadas) o recién graduados universitarios que se ven obligados a aceptar trabajos que ni siquiera requieren un título. Pero esas anécdotas de las primeras etapas no capturan el hecho de que los graduados tienden a tener mejores trayectorias profesionales en general. Eventualmente terminan en un mejor trabajo o avanzan mucho más rápido en el trabajo que tienen. También tienen tasas de desempleo mucho más bajas, incluso en una recesión. Las carreras son el producto de toda una vida de experiencia, y mientras estés aprendiendo algo, cualquier trabajo vale la pena. Cuando deje de aprender, en lugar de revisar mentalmente el trabajo, simplemente siga adelante.

PUBLICIDAD

Las mejores carreras a menudo presentan muchos contratiempos, incluidos despidos y probar diferentes trabajos que no encajan. En otras palabras, las personas cometen errores y se encuentran en el lugar equivocado, entonces siguen adelante.

Contrariamente a la percepción popular, los jóvenes no cambian de trabajo más que las generaciones anteriores. Cambiar de trabajo es la forma en que tradicionalmente aumentan los salarios y, a menudo, la forma en que avanza su carrera. Y si bien la tecnología puede ser una carga, también abre posibilidades. Es mucho más fácil conectarse con gente nueva o mantenerse en contacto con viejos colegas para construir una red que pueda ayudarlo a encontrar su próximo trabajo.

PUBLICIDAD

Soy optimista de que la generación Z encontrará una manera de contrarrestar la tendencia de una mayor aversión al riesgo. La economía actual está dejando claro que no hay garantías, aunque hagas todo bien. Muchas de las empresas que se suponía que serían ese boleto dorado (grandes bancos y firmas tecnológicas) están despidiendo trabajadores o pidiendo congelaciones de contratación.

Las disrupciones de Covid-19 supusieron un gran revés para los jóvenes graduados y muchas decepciones, pero también requirieron que se adaptaran a la tecnología y lo hicieran rápidamente. Ciertamente, hubo daños, pero tal vez esa experiencia también deje a la generación Z mejor equipada para lidiar con cualquier impacto que les arroje el mercado laboral.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com