Brasil en español

Brasileños evitan politizada camiseta amarilla de la selección durante el mundial

El tradicional modelo amarillo se ha vuelto un accesorio usual de los partidarios de Jair Bolsonaro, por lo que hay personas que prefieren volcarse por el modelo azul

Imagen de camisetas de la selección de fútbol de Brasil
Por Andrew Rosati y Mariana Durao
24 de noviembre, 2022 | 08:40 AM

Bloomberg — Si una polarizada elección presidencial no fue suficiente para dividir a los brasileños, el mundial ahora presenta una nueva prueba de identidad: usar o no la camiseta de la selección.

El tradicional modelo amarillo se ha vuelto un accesorio usual de los partidarios del presidente saliente, Jair Bolsonaro, al punto que muchos fanáticos están rechazando usarla mientras apoyan al equipo durante la competición.

“El futuro es azul”, dijo William Enrique, quien vende camisetas en el centro de Río de Janeiro, sobre el modelo secundario. “Los compradores me dicen ‘eso es Bolsonaro’ y se llevan la otra”.

PUBLICIDAD

Usada por grandes del fútbol como Pelé y Ronaldo a la hora de alzarse con la copa, la icónica camiseta amarilla es un símbolo del dominio del país sobre el deporte a nivel global. Pero también es utilizada por partidarios de Bolsonaro en mitines y protestas.

Celso Unzelte, periodista y comentarista deportivo, dice que el abrazo de los colores nacionales es un retroceso al gobierno militar de Brasil, que dejó el poder en 1985. Pero bajo Bolsonaro, un ex capitán del ejército que ha celebrado abiertamente ese régimen, la adopción de la camiseta amarilla ha sido mucho más polarizante.

“En la copa del 82 había una dictadura y todavía llevábamos la camiseta”, dijo Unzelte. “No se sufría como ahora”.

PUBLICIDAD

La federación nacional de fútbol, o CBF, está tratando de sacar a la política de la famosa camiseta. Ha lanzado una campaña de vídeo antes del torneo con el objetivo de despolitizar la amarelinha, como se conoce la camiseta en Brasil. El vídeo muestra a aficionados animados vestidos con la amarelinha acompañados de una canción de rap con la letra “Vamos a amarla”, que en portugués suena muy similar a “¡Vamos amarillo!”.

Camisetas de Brasildfd

“Todos podemos sentirnos bien con la camiseta de la selección”, dijo el Presidente de la CBF, Ednaldo Rodrigues, a principios de este mes, al presentar la campaña. Pero una encuesta publicada la semana pasada por el sitio de noticias Metropoles reveló que eso no es del todo cierto, ya que algo más de una cuarta parte de los brasileños dice que no se pondrá la amarelinha.

Walter Casagrande Jr., un antiguo delantero de la selección nacional, expresó sin rodeos el sentimiento de muchos de los críticos del presidente en la izquierda en un artículo de opinión: “La ultraderecha de Jair Bolsonaro ha destruido todo a su paso, incluso el cariño que le teníamos a la camiseta amarilla”.

Pero los jugadores están tan divididos como los aficionados. “Lo que veo es que en los últimos cuatro, cinco años el actual presidente revivió el orgullo de ser brasileño”, dijo en una entrevista Gilmar Rinaldi, un ex portero que formó parte de la selección ganadora del Mundial 94.

Los esfuerzos de despolitización también se complican por el hecho de que la superestrella brasileña Neymar es un abierto partidario de Bolsonaro y ha prometido dedicar su primer gol en el Mundial al presidente saliente.

“Es triste haber llegado a esto”, dijo Pedro Lindackee, de 21 años, un estudiante de administración de empresas que luce una amarelinha en el metro de Río de Janeiro. “He votado a Lula, pero no creo que los políticos deban mezclarse con el deporte”.

PUBLICIDAD

Otros intentan rescatar la camiseta para su bando.

Thaina Pinho lanzó a principios de año una línea de ropa llamada Canary Revolt. La marca, que graba lemas y símbolos progresistas en la camiseta, como la emblemática estrella roja del Partido de los Trabajadores de Lula, despegó después de que la primera dama Rosangela da Silva se la pusiera en las redes sociales en julio.

“Son los jóvenes los que tienen que recuperarla”, dijo Pinho.

PUBLICIDAD

Por su parte, Lula ya ha prometido vestir de amarillo durante el torneo. Y muchos brasileños en Catar le siguen.

“El país está dividido y Bolsonaro utilizó la camiseta con fines políticos”, dijo un Wallace Leite con camiseta amarilla, que golpeó un tambor entreteniendo a los locales con otra media docena de aficionados que llevaban amarelinha en la víspera del Mundial. “Ahora hay una oportunidad de recuperarla”.

PUBLICIDAD

-- Con la ayuda de David Hellier y Daniel Carvalho.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD