Mundo

Los inversores están ignorando una peligrosa represión a la libertad de prensa

Restricciones a la información pueden enmascarar problemas políticos y normativos, así como posibles fraudes y corrupción, lo que aumenta los riesgos para los negocios.

Bloomberg Línea
Por Iain Marlow y Isabella Steger
05 de agosto, 2021 | 06:08 PM
Tiempo de lectura: 9 minutos

Bloomberg — La libertad de prensa en el mundo está sometida a una presión espectacular. El año pasado hubo más periodistas que nunca en la cárcel y el número de trabajadores de los medios de comunicación asesinados aumentó en un tercio en comparación con 2019. La mitad de los asesinatos tuvieron lugar en Asia.

Con la represión a la prensa mundial se genera un panorama empresarial más difícil para los inversores. La restricción de los flujos de información puede enmascarar problemas políticos y normativos, así como posibles fraudes y corrupción, lo que aumenta los riesgos de hacer negocios, especialmente en los mercados emergentes más volátiles donde la información de buena calidad puede ser ya escasa.

Sin embargo, en una época en la que la inversión medioambiental, social y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) recibe cada vez más atención, la libertad de prensa sigue ocupando un lugar secundario en la lista de preocupaciones de la mayoría de los inversores.

PUBLICIDAD
China y Turquía son los países que más encarcelan periodistas a nivel globaldfd

“La represión de los derechos humanos seguramente termine afectando a cualquier caso de desarrollo”, dijo Hasnain Malik, estratega de renta variable para los mercados emergentes del proveedor de investigación global Tellimer, con sede en Dubai.

“Pero el tiempo que transcurre antes de que eso ocurra puede hacer o deshacer la carrera de los gestores de fondos institucionales”.

No obstante, a algunos inversores les resulta cada vez más difícil ignorar estas cuestiones éticas.

PUBLICIDAD

Un Drama Oculto

La represión a los medios de comunicación independientes limita no sólo la información política, sino también el flujo de análisis financieros cruciales. La crisis del “banco malo” China Huarong Asset Management Co., en uno de los entornos mediáticos más restrictivos del mundo, demuestra lo complicadas que pueden volverse las cosas.

El gestor estatal de deuda en dificultades está luchando por saldar deudas por valor de casi US$40.000 millones, una cantidad lo suficientemente grande como para afectar a la cartera de casi todos los inversores con exposición a los bonos chinos. Pero la información sobre la que es posiblemente la crisis financiera sistémica más grave del país es escandalosamente limitada, y el opaco drama político es casi imposible de seguir para quienes no están interiorizados en el tema.

En el último año, China ha expulsado a decenas de periodistas extranjeros al negarles la renovación de los visados. Ante la rápida reducción del número de periodistas capaces de informar sobre el terreno, algunos inversores confían en poco más que los rumores propagados en redes sociales como WeChat. La preocupación de que los actores de mala fe puedan aprovecharse de la falta de transparencia está en aumento.

Cerca de la mitad de los 66 asesinatos de periodistas en 2020 tuvieron lugar en Asia.dfd

“Las restricciones a los medios de comunicación Occidentales seguramente perjudican a los inversores globales en China”, dijo Brock Silvers, director de inversiones de Kaiyuan Capital, con sede en Hong Kong. “Pocos de los inversores de Huarong conocen a fondo el negocio del gigante financiero, y sus bonos en dólares sólo se mantendrán mientras el respaldo del gobierno esté implícito. Depender de algo que está en una zona gris conduce naturalmente a una mayor volatilidad”.

Anne Stevenson-Yang, directora de investigación del inversor activista J Capital Research y experta en la segunda economía del mundo, coincide en que la falta de transparencia aumenta los riesgos para los inversores.

“¿Se puede lanzar un dardo a ciegas y ganar dinero invirtiendo en China? Eso es lo que han hecho muchos ciudadanos chinos”, dijo. “¿Pero se puede perder dinero a ciegas haciendo eso? Sí”.

PUBLICIDAD

China no es la única que ha convertido en arma la concesión de visados. Mercados fronterizos que alguna vez fueron populares, como Etiopía y Myanmar, también han encarcelado o expulsado a reporteros extranjeros y locales, lo que hace casi imposible averiguar lo que ocurre realmente sobre el terreno. Los flujos de capital procedentes de Estados Unidos y otros países se han interrumpido bruscamente como consecuencia.

(Haze Fan, miembro de la oficina de Bloomberg News en Pekín, fue detenido por la Oficina de Seguridad Nacional de Pekín en diciembre bajo la sospecha de participar en actividades delictivas que ponían en peligro la seguridad nacional. El Ministerio de Asuntos Exteriores dijo en febrero que el caso seguía siendo investigado).

Algunas de las medidas que los gobiernos utilizan para intimidar a los trabajadores de los medios de comunicación generan titulares mundiales, como el cierre forzado del periódico prodemocrático Apple Daily en Hong Kong o la detención de un periodista de la oposición bielorruso después de que el gobierno obligara al avión comercial en el que viajaba a desviarse a Minsk y aterrizar. Pero medidas menos extravagantes (como el acoso a los periodistas en el trabajo o la aprobación de leyes sobre “noticias falsas” que permiten a los gobiernos censurar a sus críticos con el pretexto de restringir la desinformación) pueden tener un efecto igualmente escalofriante.

PUBLICIDAD

En Turquía, el país que más encarcela a los periodistas aparte de China, dos reporteros de Bloomberg News se enfrentan actualmente a entre dos y cinco años de prisión por acusaciones de que intentaron “perjudicar” la economía en un artículo de agosto de 2018 sobre una crisis monetaria. La lira había perdido entonces más del 40% de su valor frente al dólar durante meses de tensiones con Estados Unidos, un descenso que las autoridades turcas achacaron a los especuladores extranjeros que atacaban la moneda. El año pasado, el regulador bancario del país amplió la definición de comercio manipulativo para incluir la difusión de “información engañosa o errónea” sobre activos financieros a través de los medios de comunicación; los fiscales del caso de los reporteros han acusado a 36 personas por comentarios en las redes sociales considerados críticos con la economía y los bancos.

Incluso en países que presumen de sus credenciales democráticas, la vida laboral se ha vuelto más difícil para los periodistas. En Estados Unidos, un número sin precedentes de periodistas fueron agredidos, detenidos o se les impidió realizar su trabajo durante las protestas de 2020, y en lo que va de año se ha detenido a docenas más. Brasil es sólo una de las varias naciones latinoamericanas en las que las medidas de respuesta a la pandemia restringieron la capacidad de los medios de comunicación para informar libremente y la capacidad del público para acceder a la información.

PUBLICIDAD

Y los derechos pueden erosionarse a una velocidad alarmante. En Hong Kong, antes el lugar más libre de Asia para vivir y hacer negocios, los periodistas temen ahora ser perseguidos después de que China impusiera una amplia Ley de Seguridad Nacional. Las autoridades han propuesto restringir el acceso de los periodistas al Registro Mercantil de la ciudad, una medida que la Cámara de Comercio Internacional advierte que aumentará las oportunidades de “corrupción, blanqueo de dinero y fraude”. El gobierno de Biden también ha advertido a los inversores sobre los riesgos de hacer negocios en Hong Kong a medida que China ejerce un mayor control.

Pero incluso mientras Hong Kong y China reprimen la libertad de prensa, los mercados financieros están en auge. En lo que va de año, las OPIs de Hong Kong son las más fuertes desde al menos 2010. Alrededor del 40% de los US$28.000 millones que fluyeron hacia los activos de los mercados emergentes en junio fueron a parar a la renta variable y la renta fija de China, según el Instituto de Finanzas Internacionales, y la deuda pública china se ha convertido en un elemento básico de las carteras recomendadas de UBS Group AG y JPMorgan Chase & Co.

Pesos y Contrapesos

Sin embargo, algunos grandes inversores institucionales están prestando más atención a las cuestiones sociales. La aseguradora alemana Allianz SE incluye la libertad de prensa entre los 18 indicadores de su marco ESG para los países emergentes, señalando su importancia para mantener los “pesos y contrapesos” ante los gobiernos. El banco francés BNP Paribas SA también incluye la libertad de prensa entre sus criterios ESG.

PUBLICIDAD

Los criterios ESG, en la medida en que son importantes y los fondos se describen a sí mismos como conformes con los criterios ESG, deben incorporar métricas a nivel soberano, no sólo corporativas”, dijo Malik, de Tellimer.

Pero, al menos por ahora, la mayoría de los esfuerzos en materia de ESG tienden a centrarse en las consideraciones medioambientales más que en las sociales. Las emisiones son más fáciles de medir y menos subjetivas que la libertad de expresión, y las empresas pueden ser responsabilizadas más fácilmente.

Hay razones para ver el cambio que se avecina. Hace una década, cuestiones como el impacto climático, la diversidad en los consejos de administración o el acoso sexual en el lugar de trabajo también atraían poco la atención de los inversores. Pero los consumidores más jóvenes y con mayor conciencia social han utilizado las redes sociales para obligar colectivamente a las empresas a tener en cuenta estas cuestiones. Y a medida que aumenta la proporción de inversores que pertenecen a las generaciones Y y Z, se amplía el abanico de cuestiones éticas que las empresas se ven obligadas a abordar.

PUBLICIDAD

Añadir la libertad de prensa a la lista puede beneficiar también a quienes buscan inversiones. Según un informe de 2019 publicado en el Journal of Financial Economics, cuando un periódico cierra, los costos de endeudamiento del gobierno local aumentan porque la disminución del escrutinio hace que los inversores se sientan menos cómodos.

La libertad de prensa “es una cosa muy fundamental que necesita estar asentada antes de que puedas tener métricas de ESG significativas”, dijo Perth Tolle, fundador de Life + Liberty Indexes, que invierte en países basados en clasificaciones de terceros de varias libertades. El fondo cotizado Freedom 100 Emerging Markets, que sigue el índice de Tolle, no tiene participaciones en Turquía ni en China, y también ha reducido su posición en Polonia en los últimos años, al aumentar la preocupación por la erosión del Estado de Derecho en el país. El índice de referencia MSCI Emerging Markets (que el índice de Tolle ha superado este año) tiene exposición a los tres países.

La mayoría de los inversores simplemente no tienen en cuenta los problemas de derechos humanos a la hora de asignar el capital, añadió Tolle.

“Las estadísticas están. El problema de Wall Street es que no gana dinero con ello y no le gusta”, dijo Tolle, que nació en China y ahora vive en Texas. “En lugares que no tienen libertad de prensa, ¿crees que tendrán libertad para los analistas de acciones o bonos?”.

Dónde está más restringida la libertad de prensadfd

La cuestión de la libertad de prensa sigue estando fuera del radar de muchas empresas, y es difícil generalizar sobre su impacto para los inversores en diferentes países.

Pero la erosión gradual de los derechos debería preocupar a los inversores, según Jim O’Neill, execonomista jefe de Goldman Sachs Group Inc. que acuñó el acrónimo BRICs para Brasil, Rusia, India y China.

Los inversores y las empresas deberían preocuparse mucho por la libertad de prensa, y la independencia editorial es algo que debería ser apreciado por todos, incluidos los empresarios”, dijo.

“En mi opinión, la importancia de un periodismo auténtico, independiente y creíble es cada vez mayor”.

Con la asistencia de Rebecca Choong Wilkins, Onur Ant y Livia Yap.

PUBLICIDAD