Europa

Ojo con la inflación: la advertencia de la OCDE a la eurozona

La política monetaria debería adaptarse para que se cumpla la meta de inflación definida por el Banco Central Europeo (BCE)

La política monetaria debe continuar ajustándose hasta que la inflación converja sólidamente hacia el objetivo del BCE
10 de septiembre, 2021 | 09:00 AM

Barcelona — La respuesta de la zona del euro a la crisis fue contundente y estuvo seguida de una rápida recuperación, pero los riesgos persisten, señala la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en su más reciente estudio económico.

Aunque las previsiones centrales apunten para una inflación por debajo del objetivo del 2% definido por Banco Central Europeo (BCE), el repunte de los precios en los primeros meses de 2021, impulsado por el aumento de los costes de la energía y de los alimentos, puede provocar un ajuste temporal de los precios.

Una reactivación sostenida de la inflación podría anticipar la reducción del apoyo monetario por el BCE, lo que podría generar un endurecimiento financiero, explicó la OCDE. “La inflación se ha mantenido durante mucho tiempo muy por debajo del objetivo del BCE y los riesgos se inclinan a la baja más allá del corto plazo”, dijo la OCDE. Sin embargo, “la política monetaria debe continuar ajustándose hasta que la inflación converja sólidamente hacia el objetivo del BCE”, añadió el organismo en su estudio.

PUBLICIDAD

Según la OCDE, la recuperación se está consolidando, pero la pandemia podría tener consecuencias económicas persistentes y el apoyo fiscal no debería retirarse prematuramente. El Producto Interior Bruto (PIB) apunta para un crecimiento del 4,3% este año y del 4,4% en el 2022, calcula la OCDE. En 2020, la pandemia llevó la economía de la eurozona a desplomarse un 6,7% del PIB. El desempleo en la zona euro, según las proyecciones de la OCDE, deberá situarse en el 8,2% este año, frente a una tasa del 7,9% el próximo año.

La revisión de la política monetaria del BCE fue halagada por la OCDE, aunque el organismo haya puntualizado la necesidad de “mantenerse la vigilancia ante los posibles efectos secundarios negativos de las medidas de flexibilización prolongadas, como una dinámica insostenible de los precios de los activos en los mercados financieros e inmobiliarios”.

Ayer, el BCE anunció que seguirá con su política recompras de títulos, a pesar de que adoptará un ritmo paso “moderadamente inferior” que el que estaba en curso este año.

PUBLICIDAD

También lee: BCE anuncia que programa de recompra de títulos se dará a un ritmo más lento

En su estudio, la OCDE señala que el sistema bancario europeo aún no está plenamente integrado, lo que ha contribuido a la fragmentación financiera y a la divergencia económica tras la crisis financiera. Los depósitos en los bancos de la zona del euro son vulnerables a las perturbaciones en los distintos países y un grupo de trabajo fue creado para crear un sistema europeo de garantía de depósitos integrado, agregó el estudio.

También lee: Jefes de bancos europeos intensifican llamados a la integración mientras se amplía la brecha con EE.UU.

Con relación a la política fiscal, la OCDE observa que ésta debe seguir apoyando a la economía de la zona del euro hasta que la recuperación esté firmemente establecida, evitando consolidaciones prematuras, y las medidas fiscales de la UE relacionadas con la crisis deben desplegarse rápidamente, agregó el organismo.

PUBLICIDAD