Economía

Alza de precios en Latinoamérica supone arduo trabajo para bancos centrales

Analistas temen que los aumentos se extiendan a productos y servicios básicos allanando el camino para más alzas en las tasas de interés.

Un agricultor comprueba las plantas de café destruidas por las heladas durante las temperaturas extremadamente bajas cerca de Caconde, estado de Sao Paulo, Brasil, el miércoles 25 de agosto de 2021. El clima extremo está azotando los cultivos en todo el mundo, trayendo consigo la amenaza de una mayor inflación de los alimentos en un momento en que los costos ya están rondando los más altos en una década y el hambre está en aumento.
Por Andrew Rosati
08 de octubre, 2021 | 06:50 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Los dolorosos aumentos de precios de septiembre en América Latina suponen mucho más trabajo para los principales bancos centrales de la región que tienen metas de inflación.

Los precios al consumidor se dispararon el mes pasado mucho más allá de los niveles de tolerancia de los bancos centrales de Brasil, México, Chile, Colombia y Perú, principalmente debido al aumento de los costos de los alimentos y la energía. Los choques de precios sugieren que la inflación puede estar extendiéndose a los productos y servicios básicos, allanando el camino para más alzas de tasas de interés en toda la región.

Poniendo al día la situacióndfd

Los bancos centrales están lidiando con el aumento de los precios de los servicios a medida que las personas reanudan su vida normal, mientras que las sequías y el clima extremo hacen que las facturas de la energía se disparen en toda la región. Al mismo tiempo, las preocupaciones fiscales sobre el gasto pandémico persisten mientras países como Chile continúan inyectando miles de millones de dólares en ayuda a sus economías.

PUBLICIDAD

El viernes, la inflación anual en Brasil, la mayor economía de América Latina, registró un 10,25%, más del doble del objetivo del banco central de 3,75% y el ritmo más rápido desde febrero de 2016. En Chile, los precios al consumidor subieron un 5,3% interanual, su mayor nivel desde 2014.

Ver más: Inflación anual de Brasil supera 10% por primera vez desde 2016

Lo que dice Bloomberg Economics

“Los alimentos y el combustible son las dos principales fuentes de presión en toda la región. Luego, mirando al núcleo, la inflación de los bienes comercializables también ha aumentado, debido a la mayor inflación mundial, los costos de transporte y, en algunos países, la depreciación de la moneda. El temor es que la alta inflación, debida principalmente a choques transitorios, acabe por extenderse a los precios de otros bienes y servicios y contamine las expectativas.”

Felipe Hernández, economista para América Latina

En Colombia, donde la inflación anual se sitúa en 4,51%, las autoridades respondieron elevando la semana pasada las tasas de interés por primera vez en más de cinco años. Otros países se enfrentan a precios aún más altos a pesar de aplicar una política monetaria más restrictiva.

PUBLICIDAD

La inflación anual de México se aceleró a 6% pese a que el banco central ha elevado las tasas de interés en 75 puntos base desde junio y se limitaron los precios del gas para cocinar. México, Chile y Colombia tienen como objetivo una inflación anual de 3%, con un rango de tolerancia de más o menos un punto porcentual.

Ver más: Inflación de México crece a 6% y eleva presión por alza de tasa

Choques y demanda

Los problemas de la cadena de suministro ahora están agravando los desafíos de la demanda en México, como en otras partes de la región, dijo Joan Domene, economista de Oxford Economics. “Tenemos demasiadas crisis en un país propenso a muchos choques inflacionarios”, dijo.

El efecto combinado ha frenado los esfuerzos de los encargados de formular la política monetaria por domar los precios, mientras que la volatilidad interna ha complicado las cosas en algunos lugares. “El colapso de la moneda y el aumento de los precios de las materias primas explican gran parte del reciente aumento en Brasil”, dijo Adriana Dupita, economista para Latinoamérica de Bloomberg Economics.

En respuesta, las autoridades brasileñas han elevado la tasa Selic en 425 puntos básicos desde marzo y señalaron que se producirá otra alza de un punto porcentual completo a finales de este mes. Aun así, las expectativas de inflación para 2022 han seguido aumentando debido a los enfrentamientos políticos entre el máximo tribunal y el presidente, Jair Bolsonaro, y a causa de preocupaciones sobre cuánto aumentará el gasto público antes de su candidatura a la reelección de 2022.

Mientras tanto, en Perú, donde la inflación anual se ubica en 5,2%, más del doble del objetivo, los inversores continúan preocupados por el gobierno izquierdista del presidente Pedro Castillo. El sol aún registra una depreciación de más del 11% desde que Castillo ganó la primera ronda de las elecciones presidenciales en abril, pese a un reciente aumento en las tasas de interés. Para aliviar algunos de esos temores, Castillo ha mantenido a Julio Velarde, uno de banqueros centrales de América Latina con más años en el cargo.

PUBLICIDAD

Alberto Ramos, economista jefe para América Latina en Goldman Sachs Group Inc., dijo que las persistentes presiones inflacionarias significan que los bancos centrales tendrán que actuar más rápido para limitar el daño.

“Y en la mayoría de los lugares también tienen que protegerse contra la inestabilidad financiera dados los contextos fiscales y políticos”, dijo.



PUBLICIDAD