Europa

Austria tiene nuevo líder en medio de tumulto político y sanitario

Karl Nehammer, conocido por su línea dura en materia de inmigración, fue elegido como canciller.

Sebastian Kurz.
Por Marton Eder
03 de diciembre, 2021 | 07:47 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Austria nominó a su ministro del Interior como tercer canciller del país en la misma cantidad de meses, atravesando un cambio de poder en medio de un confinamiento y un entorno político turbulento.

Karl Nehammer, conocido por su línea dura en materia de inmigración, fue elegido como canciller y nuevo presidente del gobernante Partido Popular tras una reunión de los líderes del grupo conservador celebrada el viernes en Viena.

El político de carrera, de 49 años, se enfrenta a la tarea de sacar a Austria de las estrictas restricciones por la pandemia y de aplicar una controvertida exigencia de vacunación, al tiempo que busca reavivar el apoyo a su partido y mantener intacta una alianza de gobierno que se tambalea.

PUBLICIDAD

En declaraciones a la prensa tras su nombramiento, Nehammer dijo que trataría de entablar rápidamente conversaciones con el presidente de Austria y sus socios de coalición para luchar contra el virus y restablecer las libertades personales. También se comprometió a mantener políticas estrictas en materia de inmigración y seguridad, lo que indica que tiene previsto un programa muy centrado en el ámbito nacional.

Nehammer tendrá que actuar con rapidez para reparar el daño político dejado por Sebastian Kurz, que anunció repentinamente su salida de la política el jueves. Con una investigación por corrupción en curso, la decisión del ex canciller de abandonar la presidencia del partido provocó que Alexander Schallenberg -su sucesor en la cancillería, elegido a dedo- renunciara a su cargo después de dos meses. El ministro de Finanzas, Gernot Bluemel, también dimitió.

Este éxodo de alto nivel refleja la gran influencia de Kurz en la política austriaca después de haber renovado el partido conservador y haberse convertido en el abanderado del centro-derecha en Europa. Pero también muestra los inconvenientes de construir una maquinaria política en torno a una sola persona.

PUBLICIDAD

Aunque la imagen de hijo bueno y el populismo cortés de Kurz atrajo a los votantes, su poder de permanencia resultó ser efímero, derrumbándose bajo un diluvio de mensajes filtrados que revelaban una cultura tóxica de puñaladas por la espalda y acaparamiento de poder dentro de sus filas más cercanas.

Kurz se enfrenta a múltiples investigaciones, entre ellas las relativas a falsos testimonios ante el Parlamento y a las acusaciones de que utilizó fondos federales para publicar en los periódicos encuestas de opinión pública falsas que le ayudaron a consolidar su carrera.

Con estos retos, es probable que Nehammer ponga fin a una época en la que Austria ha estado por encima de sus posibilidades en la Unión Europea en asuntos que van desde la política presupuestaria hasta los refugiados.

Magnus Brunner, secretario de Estado del Ministerio de Energía, se convertirá en jefe de finanzas, y Schallenberg volverá a su anterior función de ministro de Asuntos Exteriores.

Con el país aún bajo confinamiento, la tarea más inminente del nuevo dirigente es reducir las tasas de infección y conseguir el apoyo de la opinión pública a las medidas destinadas a presionar a más personas para que se vacunen. Con una de las tasas de inoculación más bajas de Europa Occidental, Austria fue el primer país de la región en anunciar planes para hacer obligatorias las vacunas contra el Covid-19. La próxima semana se presentará un proyecto de ley, y se espera que la medida entre en vigor en febrero.

En el plano político, Nehammer tendrá que reconstruir el partido conservador en un momento donde cae en las encuestas. Además, su mandato podría acabar siendo efímero si el Partido Verde decide retirarse de la coalición.

PUBLICIDAD

Aunque el partido se compromete a permanecer por ahora, se trata de una asociación frágil. Las turbulencias en el Partido Popular darían a los Verdes nuevos motivos para tirar del carro y desencadenar las terceras elecciones anticipadas desde 2017. Mientras tanto, los últimos sondeos hacen pensar en una coalición a la alemana con los socialdemócratas y los liberales.

Le puede interesar:

El austriaco Kurz dimite como canciller en medio de investigación por corrupción

PUBLICIDAD

Austria decreta cuarto confinamiento nacional y hace vacunación obligatoria

Impuesto cripto de Austria tratará tokens digitales como si fueran acciones

PUBLICIDAD