Europa

El austriaco Kurz dimite como canciller en medio de investigación por corrupción

Kurz dijo que el gobierno había llegado a una “situación de estancamiento” con la oposición posicionada en su contra.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El canciller austriaco, Sebastian Kurz, dimitió el sábado ante las acusaciones de corrupción, una dramática caída para una estrella emergente de la política conservadora europea.

Hace unos días, Kurz, de 35 años, que fue elegido el líder más joven de la historia de Austria a los 31 años, parecía contar con el apoyo de su gabinete para mantenerse como canciller. Seguirá siendo presidente del Partido Popular, con influencia en la política del gobierno.

En declaraciones televisadas, Kurz dijo que había pedido al presidente austriaco Alexander Van der Bellen que nombrara un nuevo canciller. Añadió que el gobierno había llegado a un “punto muerto” con la oposición posicionada en su contra..

Kurz dijo que había propuesto que el ministro de Asuntos Exteriores, Alexander Schallenberg, fuera elegido como su sucesor.

Ver más: Los Millennials confían más en los algoritmos que en los políticos, dice un informe del WEF

Schallenberg, de 52 años, conocido por ser un estrecho aliado de Kurz, ha trabajado en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Austria durante la mayor parte de su carrera.

Austria es importante para el clima político europeo porque se encuentra a caballo entre el este y el oeste y ha sido un referente del populismo antiinmigración y una espina clavada en el lado del mayor gasto de la Unión Europea.

Kurz se ha alineado a menudo con los halcones fiscales de los Países Bajos, al tiempo que ha dado espacio a personas como el presidente Viktor Orban de la vecina Hungría para poner a prueba los límites de la UE.

Kurz y otras nueve personas son sospechosas de canalizar fondos federales a un editor de periódicos para orquestar su rápido ascenso en el gobierno. Los fiscales registraron esta semana las oficinas de varios funcionarios de la Cancillería. Kurz ha negado haber actuado mal; el sábado calificó las acusaciones de falsas.

La medida pretendía salvar el gobierno de su Partido Popular mientras los Verdes, el socio menor de la coalición, negociaban con los legisladores de la oposición para formar un bloque alternativo en caso de que no dimitiera.

“Quiero resolver el estancamiento haciendo sitio, para evitar el caos y garantizar la estabilidad”, dijo.

Ahora depende de la dirección del Partido Verde decidir si acepta la nueva configuración, con Schallenberg potencialmente a la cabeza.

Para los Verdes, ofrece una forma conveniente de aprobar medidas políticas clave que habían acordado con el partido de Kurz, al tiempo que evitan una coalición a cuatro bandas con la oposición.

La creación de una mayoría habría necesitado el apoyo del Partido de la Libertad, de extrema derecha, una opción potencialmente desagradable.

“Esto se ha elaborado de forma inteligente. Los verdes tienen su principal reclamo de tener un canciller que no está en la corte, pero sigue ahí”, dijo Thomas Hofer, analista político y consultor en Viena.

Kurz “quiere volver. Está en posición de espera”, dijo Hofer.