PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Los países que evitaron una catástrofe de desigualdad por la pandemia

El Covid-19 ha amenazado décadas de progreso económico, pero algunos países lograron amortiguar los daños mucho mejor que otros

La pandemia ha tenido efectos duraderos en la desigualdad de ingresos y riqueza en todo el mundo, tema de la nueva temporada del podcast The Pay Check de Bloomberg News. Fuente: Ilustración de 731; Getty Images (1)
Por Ben Steverman y Enda Curran
14 de mayo, 2022 | 08:59 am
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — Entre 2000 y 2019, los ingresos medios en las naciones más pobres aumentaron más rápido que en las ricas y el número de personas que vivían en la pobreza extrema cayó de más de uno de cada cuatro a menos de uno de cada 10.

Luego llegó el Covid-19 a poner en riesgo ese progreso. Al principio, parecía obvio que el costo económico (la pérdida de empleos, la erosión de la riqueza, incluso la pérdida de vidas) recaería desproporcionadamente sobre los pobres y los dejaría en una situación peor. Los ricos, aunque incapaces de protegerse de la enfermedad y la mortalidad, serían salvaguardados por una abundancia de recursos.

PUBLICIDAD

Sin embargo, dependiendo de dónde se encuentre uno, el Covid-19 también desató tendencias y provocó reacciones que desafiaron esta conclusión. La desigualdad no aumentó en todas partes. Algunos Gobiernos amortiguaron el golpe para sus ciudadanos. Muchos trabajadores arriesgaron sus vidas para seguir llevando el alimento para sus familias y proporcionarles techo y cuidados.

Los datos sobre la desigualdad pueden ser irregulares y lentos en llegar en el mejor de los casos. Los economistas todavía están discutiendo sobre qué sucedió exactamente en 2020 y 2021, sin considerar cómo las nuevas crisis, como la guerra y la inflación, podrían afectar las disparidades de riqueza e ingresos en el futuro.

Aun así, es importante sacar algunas conclusiones tempranas. Para recuperarnos del daño económico de la pandemia, debemos entender quién sigue enfrentando dificultades. Los banqueros centrales necesitan saber dónde dirigir la ayuda y cómo las políticas económicas más amplias (en impuestos, comercio, gasto en infraestructura y esfuerzos para combatir la inflación) podrían afectar el bienestar económico de las personas.

PUBLICIDAD

En general, una cosa parece clara: casi todos perdieron dinero a principios de 2020, y las naciones más ricas y las personas más ricas se recuperaron mucho más rápido.

Pérdidas estimadas en el PIB en comparación con las previsiones anteriores al Covid-19dfd

En los países ricos, los Gobiernos podrían darse el lujo de proteger a sus poblaciones de las consecuencias económicas si así lo quisieran. En muchos países pobres, los grandes paquetes de ayuda simplemente no eran una opción asequible.

Estos dólares marcaron la diferencia. España, por ejemplo, asignó un 8,4% adicional del PIB al apoyo pandémico. Según un estudio del año pasado, la desigualdad en el país, sin la intervención del Gobierno, habría aumentado casi un 30% en un solo mes de pandemia.

Covid-19 Relief Varied Widely | How governments in selected countries responded to the pandemicdfd

Estados Unidos invirtió billones de dólares en su economía, más que cualquier otro país, y la ayuda llegó a un amplio sector de la sociedad. Eso incluyó rescates generosos para empresas, así como cheques de estímulo, beneficios de desempleo mejorados y créditos fiscales para la clase media y los pobres. Después de que los ingresos se desplomaran a principios de 2020, los dólares adicionales ayudaron a los hogares de todo el espectro de ingresos a recuperarse.

Cambio en los ingresos reales por grupo de ingresos en EE.UU. de 2020 a 2021dfd

China también logró controlar la desigualdad en términos generales, aunque por otra razón: después de que se descubriera el virus por primera vez en Wuhan, el Gobierno implementó un conjunto rápido, severo y en gran medida efectivo de políticas de contención del Covid-19. Sin las interrupciones de los grandes brotes, la recuperación fue rápida.

Pero medir el verdadero escenario de la desigualdad en la segunda economía más grande del mundo no es fácil. Según una medida popular, la brecha no ha variado en los últimos años. El 20% superior de los hogares todavía gana 10 veces lo que gana el 20% inferior. La brecha urbano-rural también es profunda, ya que los habitantes de las ciudades ganan 2,5 veces más que sus contrapartes en el campo.

PUBLICIDAD
Dos medidas de la desigualdad de ingresos en China se mantuvieron más o menos estables hasta 2021dfd

La rápida reapertura de la economía ayudó a reducir la brecha entre los ingresos rurales y urbanos, una piedra angular de la larga campaña del presidente Xi Jinping para aliviar la pobreza rural. Mientras tanto, las fortunas combinadas de las personas más ricas de China han caído más de US$700.000 millones desde su punto máximo a principios del año pasado, según el índice de multimillonarios de Bloomberg. El abismo entre los superricos de China y todos los demás se está estrechando, por ahora.

A nivel mundial, la recuperación fue especialmente rápida para las personas que se encuentran en la parte superior del espectro económico. A pesar de algunas pérdidas iniciales, las 500 personas más ricas del mundo ganaron US$1,7 billones en 2020 y otros US$810.000 millones en 2021, según el índice de multimillonarios de Bloomberg. Aquellos que hicieron sus fortunas a partir de las empresas de tecnología, en particular las que prosperaron durante los períodos prolongados de confinamiento y distanciamiento social, lideraron las ganancias.

The Billionaires' Pandemic | Combined wealth of the richest people in the top countries for billionairesdfd

En los países más golpeados por las consecuencias económicas, hay buenas noticias: las remesas (dinero enviado a casa por trabajadores migrantes en el extranjero) cayeron menos de lo que temían los economistas en 2020 y luego aumentaron en 2021.

PUBLICIDAD

Los recortes de empleos y la reducción de las horas de trabajo, comunes a principios de la pandemia, llevaron a muchos trabajadores en el extranjero a volver a sus países de origen. Casi 4 millones de ciudadanos indios y unos 400.000 filipinos regresaron de trabajos en el extranjero en 2020. Con menos trabajadores en el extranjero, había menos dinero para enviar a casa, pero las remesas globales en general disminuyeron solo un 2,3% en el primer año de la pandemia, según Asian Development Bank. (ADB).

El dinero volvió a fluir al año siguiente. Los trabajadores que se quedaron en el extranjero se beneficiaron de las medidas de estímulo fiscal de los Gobiernos. El ADB estimó que las remesas globales crecieron US$34.000 millones en 2021, compensando con creces la pérdida del año anterior. Tradicionalmente, los trabajadores migrantes han sido clave para la recuperación posterior a las crisis tanto en sus países de acogida como de origen, y el ADB estima que las remesas en 2022 aumentarán otros US$31.000 millones.

PUBLICIDAD
Sending Money Home | Remittance flows to low- and middle-income countriesdfd

La pandemia también fue particularmente dura para las mujeres y las niñas, quienes tenían más probabilidades que sus contrapartes masculinas de abandonar la escuela o la fuerza laboral para asumir roles de cuidado. Un corolario oscuro: un informe de las Naciones Unidas confirmó que el Covid-19 desencadenó una “pandemia en la sombra” de violencia contra las mujeres.

En el frente laboral, las mujeres se vieron más perjudicadas y se quedaron atrás en la recuperación. Los hombres perdieron 57 millones de puestos de trabajo en 2020, más que los 46 millones perdidos por las mujeres, pero en términos porcentuales, el daño fue más extenso para las mujeres, un 3,6% frente al 2,9% de los hombres, según la Organización Internacional del Trabajo. Y cuando el empleo se recuperó, los trabajos regresaron más lentamente para las mujeres. En 2021, las mujeres seguían teniendo aproximadamente 19 millones de puestos de trabajo menos que en 2019. El déficit para los hombres era de 10,2 millones.

Covid-19's Job Impact | Global unemployment rate by genderdfd

Los datos muestran que las empresas propiedad de mujeres tenían más probabilidades de cerrar temporalmente y permanecer cerradas por más tiempo en comparación con las dirigidas por hombres. También sufrieron una mayor disminución de la demanda, fueron más propensas a despedir trabajadores y sufrir dificultades financieras.

PUBLICIDAD

Esta instantánea está lejos de ser completa, y el Covid-19 no ha terminado de causar estragos en la economía mundial. En China, por ejemplo, los esfuerzos por reducir la desigualdad han pasado a un segundo plano frente a los controles de Covid-19, lo que ha llevado el desempleo al 5,8% en marzo, el nivel más alto desde mayo de 2020. Las autoridades han proporcionado poco apoyo financiero directo a los hogares. Pekín suspendió los ensayos planeados de un impuesto a la propiedad a nivel nacional, que fue visto como parte de un esfuerzo para reducir la desigualdad de la riqueza cuando se anunció el año pasado.

En todos los demás lugares, los políticos y otros funcionarios han empezado a advertir que es probable que se produzca otra ola de coronavirus en otoño. La pandemia no ha terminado, y nuevas oleadas de infecciones suponen una amenaza directa para los trabajadores de primera línea y los países más pobres, cuyas tasas de vacunación siguen siendo bajas.

Además, está el regreso de la inflación. Uno de los efectos claros de la pandemia es el rápido aumento de los precios, que erosiona las ganancias de ingresos tras años de lento crecimiento de los salarios. Los aumentos de precios reflejan las continuas interrupciones de la oferta, ya que el transporte marítimo y otros aspectos logísticos siguen sin funcionar debido a la pandemia y a las masivas ayudas públicas que han dejado a los consumidores sin dinero.

La pandemia demostró cómo el gasto público de emergencia puede limitar la magnitud del daño económico. A diferencia de los años posteriores a la crisis financiera mundial, en los que imperaba la austeridad, la recuperación de la pandemia está siendo más rápida porque los gobiernos han puesto un suelo bajo sus economías en declive. Pero ahora, el crecimiento mundial se está ralentizando de nuevo, lo que plantea dudas sobre la capacidad de los gobiernos, ricos o pobres, para responder a la próxima crisis con el mismo tipo de potencia fiscal y monetaria.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Ditas B. López, Tom Hancock, Jack Witzig y James Mayger.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha

PUBLICIDAD