EE.UU.

Trump acusa al Departamento de Justicia de criminalizar posesión de documentos

La demanda de Trump del 22 de agosto busca el nombramiento de un llamado maestro especial para que revise unas 20 cajas de material incautado

La demanda de Trump del 22 de agosto, presentada dos semanas después del registro sin precedentes de su propiedad, busca el nombramiento de un llamado maestro especial para que revise unas 20 cajas de material incautado.
Por Erik Larson
31 de agosto, 2022 | 09:07 PM

Bloomberg — El expresidente Donald Trump dijo a un juez que el Departamento de Justicia está “criminalizando” su posesión de documentos personales en su esfuerzo por conseguir que un tercero neutral revise los documentos incautados por el FBI en su casa durante una búsqueda de registros clasificados de la Casa Blanca.

Los abogados parecieron utilizar la presentación para plantear una queja más amplia sobre su supuesta capacidad legal -o derecho- para desafiar la búsqueda en sí misma, además de argumentar la disputa subyacente en el caso: su solicitud de un maestro especial para revisar los documentos.

“Es la expectativa razonable de privacidad en el propio hogar lo que desencadena la obvia legitimación del propietario para impugnar un registro en esas instalaciones”, dijeron los abogados de Trump en la presentación del miércoles en el tribunal federal de West Palm Beach (Florida), donde un juez que fue designado escuchará los argumentos sobre su solicitud el jueves.

PUBLICIDAD

La demanda de Trump del 22 de agosto, presentada dos semanas después del registro sin precedentes de su propiedad, busca el nombramiento de un llamado maestro especial para que revise unas 20 cajas de material incautado y señale cualquier registro que pueda estar protegido por el privilegio abogado-cliente o ejecutivo.

Trump ha afirmado que algunos de los registros están protegidos por el privilegio ejecutivo, escribiendo en su sitio de medios sociales Truth Social el 14 de agosto “Con copia de esta VERDAD, solicito respetuosamente que estos documentos sean devueltos inmediatamente al lugar de donde fueron tomados.”

Pero los expertos legales han señalado que sólo el presidente actual puede ejercer el privilegio ejecutivo sobre los documentos, y Joe Biden se ha negado a hacerlo sobre el material que tenía Trump.

PUBLICIDAD

El Departamento de Justicia presentó a última hora del martes su respuesta formal a la demanda, argumentando también que Trump no tiene derecho a ejercer el privilegio ejecutivo sobre ninguno de los documentos incautados, muchos de los cuales eran clasificados.

El gobierno dijo que su propio equipo de revisión de privilegios había completado su análisis y localizado un “conjunto limitado” de registros potencialmente cubiertos por el privilegio abogado-cliente y está siguiendo un proceso aprobado por la corte para manejarlos.

La presentación del gobierno también fue un paso más allá al proporcionar una línea de tiempo de los acontecimientos para el juez, explicando que la búsqueda estaba justificada porque el Departamento de Justicia había desarrollado pruebas de que la gente en Mar-a-Lago había obstruido potencialmente la investigación mediante la eliminación u ocultación de documentos antes de una visita anterior de junio por el FBI. Ese registro anterior se llevó a cabo en virtud de una citación del gran jurado.

Trump ha negado haber actuado mal y ha ofrecido una serie de razones para justificar su inocencia, incluyendo que tenía autoridad para desclasificar cualquier registro. También ha afirmado, sin pruebas, que la investigación está motivada políticamente.

En el registro del 8 de agosto, los agentes del FBI se llevaron unas 20 cajas de documentos, incluidos 11 conjuntos de registros clasificados. En enero, Trump devolvió 15 cajas de documentos confidenciales de la Casa Blanca solicitados por los Archivos Nacionales. Una revisión inicial de esos documentos encontró cientos de registros clasificados, lo que llevó a los Archivos a remitir el asunto al Departamento de Justicia para una investigación penal.

“La noción de que los registros presidenciales podrían contener información sensible nunca debería haber sido motivo de alarma”, dijeron los abogados de Trump en la presentación del miércoles.

PUBLICIDAD

El caso es Trump contra Estados Unidos de América, 22-cv-81294, Tribunal de Distrito de EE.UU., Distrito Sur de Florida (West Palm Beach).

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD