Finanzas personales

Funcionario del BCE quiere, al menos, dos alzas más de medio punto en las tasas

El momento de ralentizar el ritmo de subas está “todavía lejos”, afirmó el holandés Klaas Knot, miembro del Consejo de Gobierno.

Klaas Knot, miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo
Por Alessandro Speciale y Diederik Baazil
22 de enero, 2023 | 09:58 AM

El Banco Central Europeo (BCE) debería continuar con las subidas de tasas de interés de medio punto en las dos próximas reuniones y el momento de ralentizar el ritmo de subidas está “todavía lejos”, aseguró el economista neerlandés Klaas Knot, miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo y presidente del Banco Central de su país.

“En diciembre bajamos el ritmo de 75 a 50 puntos básicos; ese será el ritmo durante un número múltiple de reuniones”, declaró Knot al diario italiano La Stampa en una entrevista. “Así que eso significa al menos las dos de febrero y marzo”, añadió. “Creo que seguiremos en modo de endurecimiento hasta el verano”.

Knot añadió que, en algún momento del primer semestre, “los riesgos para las perspectivas de inflación se volverán más equilibrados”. Ese sería el momento en que el BCE matizaría su respuesta política.

PUBLICIDAD

Ese sería también el momento en el que podríamos bajar de 50 a 25 puntos básicos”, subrayó el neerlandés. “Pero aún estamos lejos de eso. Quiero volver a insistir en que no está a la vista para las próximas reuniones”.

El jefe del banco central neerlandés ya defendió la semana pasada la necesidad de seguir endureciendo la política monetaria del BCE, argumentando que la inflación subyacente sigue subiendo, aunque la inflación general se ralentice.

En otra entrevista concedida a la WNL el domingo, Knot reiteró ese mensaje, afirmando que “algo ocurrirá en mayo y junio”, sin especificar la magnitud de las subidas de tipos que preveía.

PUBLICIDAD

En 2022, las autoridades subieron el tipo de depósito en 250 puntos básicos, hasta el 2%, y los economistas de una encuesta de Bloomberg lo sitúan en el 3,25% para el verano. Sin embargo, algunos funcionarios consideran la posibilidad de ralentizar el ritmo de endurecimiento a medida que disminuyan las presiones sobre los precios y caigan los costes de la energía, según personas familiarizadas con su pensamiento.

En los datos de diciembre vimos un primer descenso de la inflación general, pero se debió enteramente a efectos de base y a una menor inflación de la energía”, dijo Knot. “Nos centramos en la inflación subyacente, donde, por desgracia, no hay buenas noticias. Porque sigue aumentando. Las presiones inflacionistas subyacentes aún no muestran signos de remitir”.

No es el único que se opone a levantar el pie del acelerador con demasiada rapidez. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, declaró en el Foro Económico Mundial de Davos que los responsables políticos “mantendrán el rumbo”, y los directores de los bancos centrales de Austria y Finlandia defendieron una postura similar en los últimos días.

En este momento, el riesgo que tenemos que gestionar es el de hacer demasiado poco, no demasiado”, dijo Knot.

La inflación de la zona euro vuelve a ser de un solo dígito, pero la cifra subyacente acaba de batir un nuevo récorddfd

En cuanto al endurecimiento cuantitativo, que comenzará en marzo, Knot dijo que espera que el “impacto sea limitado, lo que nos permitiría aumentar gradualmente los 15.000 millones de euros hasta, en última instancia, 26.000 millones”. Esto implicaría un cese completo de las reinversiones para el Programa de Compra de Activos del BCE, añadió.

También creo que deberíamos ir con cautela y gradualmente, porque nunca lo hemos hecho antes”, dijo el funcionario neerlandés.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD